Concejo de la ciudad de Louisville prefiere las menudencias de Frank en vez de la HBPA

16 de julio de 2008

14 de julio de 2008 (LPAC).— En un vergonzoso acto de sabotaje, que les acarreará ignominia perenne, el liderato demócrata en el Consejo Municipal de Louisville, Kentucky, impidió la aprobación de la Ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda (HBPA por siglas en inglés) iniciada por LaRouche, la resolución que ya tenía un apoyo serio cuando fue presentada en enero en la Cámara Baja del estado de Kentucky. La resolución de Louisville, que fue presentada inicialmente en mayo por el Concejero Dan Johnson, había sido respaldada por numerosas organizaciones sindicales de Louisville, asi como también por el Senado del estado de Kentucky, y el partido demócrata del condado. Después de que fue recusada durante las audiencias del Concejo, finalmente se programó someter la resolución —que solicita al Congreso que apruebe un cortafuego de protección para los bancos autorizados y que ordene ua moratoria sobre las ejecuciones hipotecarias— a votación en la reunión del 10 de julio. El acto de traición se dió en la reunión de los comités demócratas que se dió antes del evento del Concejo. En esa reunión, se invitó a que hablaran a favor de la resolución a John Jeffries, expresidente del Local 740 de la IAM (sindicato de maquinistas) y exalcalde de la ciudad, y a Carol Smith, una representante de LPAC y activista de la UAW. Además de revisar lo que haría la resolución, y su amplia base de apoyo, Jeffries y Smith destacaron que la naturaleza acelerada de la crisis hipotecaria y bancaria, exigía que esta acción de emprendiera de inmediato.

Se movieron para sabotear la aprobación el dirigente de los comités demócratas Rick Blackwell, tambien expresidente del Consejo Municipal, y el actual presidente del Consejo Municipal, James King, ambos mostrando una incompetencia asombrosa, si no es que una corrupción total. Blackwell, quien anteriormente había presentado un proyecto de ley tomando como modelo el paquete de rescate del congresista Barney Frank, para contrarestar la HBPA, encabezó el asalto, con la linea de que el Consejo no podía apoyar un proyecto de ley que no hubiera obtenido aún el respaldo de algún congresista.

A Blackwell le siguió King, quien aunque admitió que era banquero, argumentó que no hay crisis bancaria ¡excepto por algunos bancos hipotecarios! y que la resolución estaba equivocada. De hecho, King no solo es banquero sino que es el expresidente estatal de la Asociación de Banqueros de Kentucky. Su artimaña de que se iba a abstener de votar poque era banquero, no fue más que un truco sucio. Su discurso cumplió con su propósito: parar la resolución.

Entre el momento en que los miembros de los comités salieron de la reunión y llegaron a la reunión del Concejo Municipal, convencieron al patrocinador Johnson de que retirara su patrocinio y la HBPA no se sometió a votación.

Pero, la responsabilidad de una derrota de facto de la resolución está clara. La próxima vez que haya un embargo hipotecario en Louisville, o cierre un banco local, junto con tu cuenta bancaria, los ciudadanos de Louisville deben saber exactamente a quien culpar. El dedo acusador debe apuntar directamente a esos responsables de sabotear la HBPA: Rick Blackwell y James King

Reportajes afines: 

[a:href="\/packages\/protecci-n-los-bancos-y-los-propietarios-de-viviendas\/view"]¡Salvemos a los propietarios de vivienda y a los bancos![/a]

[a:href="\/media\/2008\/03\/15\/cortafuego-en-defensa-del-estado-nacional.html"]Cortafuego: en defensa del Estado nacional[/a]