Hay una completa pérdida de confianza en Washington

18 de julio de 2008

17 de julio de 2008 (LPAC).— El sistema bancario y financiero internacional está en una espiral hacia su destrucción a una tasa cada vez más acelerada, y las principales instituciones de Washington no tienen confianza en lo absoluto en lo que tienen que hacer. "No hay confianza, eso lo he detectado, en el gobierno" aseveró categóricamente ayer Lyndon LaRouche. "Hay una completa pérdida, no existen señales de confianza en el gobierno, ¡ninguna! Se les acabaron las opciones visibles. Es así de simple. No tienen soluciones, ni idea de que diablos hacer. Ni siquiera tienen esperanzas".

LaRouche descartó totalmente los informes de prensa de que se estaban tomando "medidas para recuperar la confianza". "Quizá algunos estén tratando de darle cuerda, pero no existe. Pudiera ser que algunos de los directores de la prensa estén tratando de hablar sobre la "confianza", pero no le están prestando atención a lo que realmente dice la gente. Las instituciones no están confiadas; no existe todo este exaltación acelerada. ¡No existe! La prensa simplemente está mintiendo con todos sus dientes tratando de jalar aire".

La realidad, reiteró LaRouche, es que "las instituciones no tienen una solución, no tienen confianza, no creen que la dulzura está a la vuelta de la esquina".

Con la quiebra de IndyMac, y el derretimiento de los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac, se empieca a extender el pánico por todo el sistema bancario. Y Europa se está desintegrando aún más rápidamente que Estados Unidos, advirtió LaRouche. La presidenta del FDIC, Sheila Baer trató de convencer ayer al público de que "no tienen que preocuparse por la seguridad de sus cuentas" si son menos al máximo de $100,000 que asegura la FDIC, pero hasta las estadísticas del gobierno indican que un total de una tercera parte de los depósitos en el sistema bancario no están asegurado —eso es, $ 2.6 billones.

"Obviamente la FDIC no puede manejar esta situación" dijo LaRouche."La mayor parte de lo que anda por ahí no se puede asegurar. La FDIC funcionó cuando el sistema era de una naturaleza diferente. Si el sistema va hacia arriba, y se tienen precipitaciones, siempre se puede encontrar la manera de darle la vuelta a la situación. Pero, si el sistema se está desplomando, sistémicamente, entonces no funciona. Ese a sido siempre el problema. El problema es que, en el pasado cuando uno se encontraba en una situación como ésta, antes de que llegara a este punto, había un cambio de política. ¡Esta vez no cambiaron de política!

"El hecho sigue siendo" concluyó LaRouche, "que no hay confianza. De estos tipos no sale ninguna solución. No hay ni una pizca de esperanza en nada de eso, de ninguno de ellos".