Llamado por un nuevo Bretton Woods: ¡Necesitamos un Nuevo Orden Económico Mundial, ahora!

19 de julio de 2008

por Helga Zepp-LaRouche La autora es fundadora del Instituto Schiller, que tiene representaciones en varios países, y es su presidenta en Alemania. El 17 de julio emitió este llamado público, titulado "El sistema financiero mundial enfrenta su desintegración. Llamado por un Nuevo Sistema de Bretton Woods. ¡Necesitamos un Nuevo Orden Económico Mundial!". Se está distribuyendo como volante en Alemania y se tradujo del alemán para EIR.

La inflación se está tragando el ingreso de los más desposeídos: el 56% de los ciudadanos alemanes no ganan lo suficiente como para poder ahorrar algo. Y ahora, producto de la especulación, están estallando los precios de los alimentos, gasolina, combustible para calefacción, electricidad, y las materias primas. Pero la gente se da cuenta de que nos está golpeando una catástrofe aún mayor.

El hecho es que, el sistema financiero se ha derrumbado. La llamada crisis en el mercado de las hipotecas de alto riesgo en EU, que hizo erupción hace un año, ahora está explotando con la insolvencia de las instituciones de préstamos hipotecarios, Freddie Mac y Fannie Mae, que según informan controlan o respaldan $5.3 billones de dólares en hipotecas —es decir, 5.3 millones de millones de dólares— que representa el 70% del mercado estadounidense de bienes raíces! Pero estos dos gigantes estaban en el centro de los "instrumentos de financiamiento creativo" que el exjefe de la Reserva Federal Alan Greenspan le heredó al mundo, mediante el cual, las deudas milagrosamente se transformaron en activos, y se vendieron por el planeta entero en los mentados "paquetes financieros estructurados", sin el más mínimo control de los gobiernos o bancos centrales.

El intento de la Reserva Federal por poner a la disposición de estos gigantes infusiones financieras prácticamente ilimitadas, solo acelerará la explosión hiperinflacionaria del sistema. El paciente, el sistema financiero mundial, ya está muerto; sucede que no se ha celebrado el entierro. El baile en torno al Becerro de Oro que volvió ofensivamente ricos a los especuladores, pero que empobreció cada vez más y más a la mayoría de la población mundial, ha llegado a su fin.

Es deplorable que la cumbre de los paises del G-8 -es decir, las siete naciones industrializadas más poderosas del hemisferio occidental, más Rusia, que se celebró recientemente en Japón- haya probado desafortunadamente ser incapaz de encontrar una solución, como se esperaba, para el desplome sistémico que se está desenvolviendo tan dramáticamente a ojos vista de la población mundial. Los jefes de estado del G-5 -China, India, Brasil, México y Sudáfrica- que tambien asistieron, no fueron incorporados seriamente en la búsqueda de una solución. Varios de los gobiernos pronto van a ser botados del poder dado que durante su ejercicio, no cumplieron con sus obligaciones de velar por el bien común de sus poblaciones.

La desintegración hiperinflacionaria del sistema financiero mundial ya ha llevado a disturbios por hambre en 40 naciones, en la medida en que más y más poblaciones se ven amenazadas con la pérdida de sus medios de vida. Si ha de evitarse un daño aún mayor, imprevisible, a la población mundial, debe convocarse a una conferencia de emergencia, a nivel de jefes de estado, para establecer una nueva arquitectura financiera, en la tradición del sistema de Bretton Woods, iniciado por Franklin D. Roosevelt.

Lyndon LaRouche ha reiterado en los últimos meses, que solo la combinación de las cuatro naciones más poderosas —Estados Unidos, donde está por definirse la elección, así como tambien Rusia, China e India— es lo suficientemente fuerte como para hacerle frente a la oligarquía financiera internacional. Otras naciones deben unirse luego a estas cuatro para originar una solución.

Esta conferencia de emergencia por un Nuevo Sistema de Bretton Woods debe resolver que:

1.- El actual sistema financiero mundial tiene que ser declarado irremediablemente en quiebra y ser reeemplazado por uno nuevo

2.- Tiene que establecerse prontamente un sistema monetario de tasas de cambio fijas, de forma tal que sean posibles las inversiones de largo plazo en los proyectos de infraestructura internacionales, bajo condiciones predecibles.

3.- Los gobiernos tienen que prohibir, mediante un tratado, la especulación con derivados y la especulación con los alimentos, energia y materias primas

4.- Tiene que haber una inmediata reorganización, incluyendo por ejemplo, la cancelación de las deudas.

5.- En un Nuevo Trato para la economía mundial, en la tradición de Alexander Hamilton, Friedrich List, Henry Carey y FDR, se tiene que poner a disposición nuevas líneas de crédito para las inversiones en infraestructura básica e renovacioens tecnológicas.

6.- La construcción del Puente Terrestre Euroasiático, como el proyecto núcleo de la reconstrucción de la economía mundial, es, por lo tanto, la perspectiva que no solo puede acarrear un nuevo milagro económico, sino que tambien le traerá paz al siglo XXI.

7.- La producción mundial de alimentos a nivel mundial tiene que duplicarse en los próximos años

8.- Una nueva "Paz de Westfalia" tiene que asegurar por lo menos durante 50 año, la disponibilidad y desarrollo de materias primas para todas las naciones sobre este planeta.

Los abajo firmantes, sostenemos que el sistema de "globalización" con su capitalismo brutal y depredador, está arruinado económica, financiera y moralmente. En vez de esto, el ser humano debe ser de nuevo el centro y la economía debe servir al bien común. El Nuevo Orden Económico Mundial tiene que garantizar los derechos inalienables de todos los seres humanos sobre este planeta.