¿Estuvo a punto de disolverse el sistema bancario de EU la semana pasada?

21 de julio de 2008

20 de julio de 2008 (LPAC).=- ¿Estuvo a punto del desplome el sistema bancario de EU la semana pasada? El lunes, 14 de julio, espoleada por una corrida sin control de los depositantes tratando de sacar sus fondos del quebrado Banco IndyMac (reabierto despues por la FDIC), la crisis bancaria volvió a ocupar las ocho columnas de los medios. En el transcurso del dia, las acciones de los bancos se desplomaron en la medida en que los accionistas se apresuraban a vender, y hubo indicios de que las corridas no se restringían al IndyMac. Dos bancos, Washington Mutual y National City, tomaron la decisión inusual de emitir comunicados de prensa diciendo que estaban bien. Washington Mutual (WaMu), un Banco de Ahorro y Préstamos de $320 mil millones con sede en Seattle, dió a conocer una declaración diciendo que tenía "liquidez en exceso" y que "sobrepasaba todos los mínimos 'bien capitalizados' para las instituciones de depósitos" regulados. National Bank con sede en Cleveland, y con $155 mil millones, el 12avo banco de sociedades inversionistas más grande de la nación, dijo que no estaba "experimentando ninguna actividad inusual en los depositantes o acreedores" y dió información sobre sus propios niveles de capital. Al dia siguiente, la SEC emitió un decreto de emergencia que bloqueaba las ventas en descubierto "desnudas" de los valores de Fannie Mae y Freddie Mac y otras 17 instituciones financieras grandes, entre ellas el Citigroup, J.P. Morgan Chase, Bank of America, Merrill Lynch, Lehman Brothers, Morgan Stanley, y Goldman Sachs. Dicha actividad "amenaza la estabilidad de las instituciones financieras. Producto de esto y lo que pareciera haber sido una de las mayores intervenciones del Equipo de Protección contra Hundimientos y la Fed, las acciones de los bancos de E.U. tuvieron su mejor dia en 16 años.

Informes que llegaron a LaRouchePAC indican que hay un alto grado de nerviosismo entre la población y entre los empleados bancarios, por el estado del sistema bancario, con miedo de que dicha ansiedad se transforme rápidamente en pánico. Para los ciudadanos, cada vez se vuelve más obvio que la situación se está deteriorando rápidamente, y las garantía de los banqueros y los reguladores cada vez suenan más huecas. Puede tomar muy poco para que la situación se convierta en un pánico bancario hecho y derecho.