"Londres impulsa la Tercera Guerra Mundial": LaRouche

9 de agosto de 2008

9 de agosto de 2008 (LPAC).— En las últimas 36 horas, ha irrumpido de repente otra guerra en Europa. Como le dijo el experto británico Jonathan Eyal al diario londinense Guardian ayer, si no se para muy pronto, se convertirá en el conflicto internacional más serio desde el derrumbe del Pacto de Varsovia entre 1989 y 1991: mucho más serio que las guerras en los Balcanes en la década de 1990, debido a la participación directa de Rusia en una de las partes, y probablemente de Europa y posiblemente hasta de Estados Unidos en la otra parte. Lo que no dijo Eyal, es que en realidad, será la Tercera Guerra Mundial, detonada por Londres y sus confederados del Tratado de Lisboa y sus peleles en Bruselas. Luego de semanas de ataques cada vez mayores con cohetes y morteros sobre el enclave autónomo de Georgia, Osetia del Sur, el Presidente de Georgia Mikheil Saakashvili dio un mensaje por televión el jueves por la noche, en que ofreció un cese al fuego inmediato y garantizó la autonomía plena del enclave, donde las tropas de Rusia y de otros países vecinos han conducido una misión de paz de las Naciones Unidas desde 1992. Pero luego, como lo reconoció Georgia el viernes siguiente, sus tropas iniciaron una invasión para tomar el enclave minutos después de que Saakashvili concluyó su mensaje. Entre muchas otras bajas, los georgianos mataron a diez de los miembros del cuerpo de paz ruso e hirieron a unos 40.

El Consejo de Seguridad de la ONU convocó una reunión de emergencia a primera hora del viernes, a instancias de Rusia, pero llegó a punto muerto cuando Estados Unidos, Gran Bretaña y otros se opusieron a la breve resolución propuesta por Rusia llamando a todas las partes a renunciar al uso de la fuerza.

El viernes en la mañana, el Presidente Medvedev dio un mensaje por la televisión nacional para convocar a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Ruso. Dijo que Rusia ha sido desde hace mucho tiempo un garante de la estabilidad en el Caúcaso; que las tropas rusas en Osetia del Sur era parte de una misión internacional completamente legítima, pero sus colegas georgianos en la fuerza de paz traicioneramente, de repente, se volvieron en su contra y los asesinaron. Dijo que hombres, mujeres y niños habían muerto a consecuencia del ataque georgiano a Osetia del Sur, y que el Presidente de Rusia, constitucionalmente, es responsable por la seguridad y dignidad de los ciudadanos rusos, donde quiera que estén (muchos sudosetianos tienen ciudadanía rusa). Medvedev declaró también que esos asesinatos serían castigados, y el Primer Ministro Putin externó declaraciones similares desde Beijing.

Rusia anunció el envío de tropas para reforzar a sus cuerpos de paz, y una columna de 50 a 100 tanques se introdujo a Osetia del Sur desde la Osetia del Norte rusa el viernes. Irónicamente, el mismo viernes Georgia había aceptado previamente a entablar pláticas de paz, largamente demoradas, todo como parte de la operación de distracción que rodeó a la invasión.

¿Ahora qué?

Como lo destaca Helga Zepp-LaRouche en la declaración que emitió ese mismo día, esta guerra es producto de de los británicos y de la pandilla del Tratado de Lisboa dirigida por los británicos, que pretenden instumentar el Tratado de Lisboa a pesar de la oposición de los irlandeses o de quien sea. Algunas personas en Europa piensan: "Si Europa se une realmente como fuerza militar, ¡entonces vamos a tener influencia!" Como lo señaló Lyndon LaRouche, "algunos en Europa, bajo el impulso británico, ¡están empezando a pensar como Hitler!"

"Esto no es una mera provocación para molestar a los rusos, o para llevarlos a una trampa. Es un plan para desmembrar a Rusia. En esencia, esto es la Tercera Guerra Mundial. Vean a Cheney, y vean lo que Cheney representa —el es británico, no estadounidense realmente, en términos de cuales son sus planes— y ¡entonces lo van a ver! Que esto es lo mismo que el ataque a Irán. Exactamente la misma operación. Y tenemos que decirlo: 'Londres empuja la Tercera Guerra Mundial'. Y eso es lo que debemos decir. 'Londres empuja la Tercera Guerra Mundial' ".