¡Paremos la dictadura de los banqueros de Paulson!

24 de septiembre de 2008

22 de septiembre de 2008 (LPAC).— Bajo el adecuado nombre de Sección 8 de su estafa de rescate sin precedentes, el secretario del Tesoro Hank Paulson incluyó una clausula en donde decreta que ninguna agencia administrativa o corte judicial puede derogar o modificar sus acciones. Eso eliminaría cualquier recusación o apelación legal y de hecho colocaría a Paulson y su operación de rescate por encima de la ley, creando prácticamente una dictadura de los banqueros. La parte pertinente de su propuesta legislativa dice: "Sec. 8. Revisión. Las decisiones del Secretario conforme con la autoridad de esta Ley no son revisables ni están sometidas a la discreción de las agencias, y no pueden ser revisadas por corte de ley alguna o agencia administrativa alguna".

En toda la propuesta, el lenguaje refuerza la idea de que Paulson es un virtual dictador, estableciendo que "el secretario está autorizado a tomar cualquier decisión que el secretario considere necesarias para llevar a la práctica las facultades de esta Ley", como hacer contratos "sin consideración de ninguna de las estipulaciones de la ley en relación a los contratos públicos", "nombramiento de instituciones financieras como agentes financieros del gobierno, y ellos deberán llevar a cabo todos los deberes razonables relacionados con esta Ley como agentes financieros del gobierno que se pudiera requerir de ellos" y "emisión de dichas regulaciones y otras guias que pudieran ser necesarias o apropiadas para definir los términos para llevar a cabo las facultades de esta Ley".

Se han planteado objeciones al alcance de los poderes que desea Paulson. "Esto no es una monarquía" dijo Nouriel Roubini, en tanto que el exfuncionario de la S.E.C. Frank Razzano se quejó de que Paulson busca "poderes dictatoriales no revisables por la tercera rama del gobierno, el poder judicial... estamos dando un gran salto de fé".

Los banqueros están tratando de hacer que la población estadounidense se trague esta farsa esta semana, antes de que la población pueda movilizarse en contra de ella. Saben y Paulson sabe, que este es un hurto gigantesco diseñado a proteger a los parásitos que crearon este lio, a costa de la Constitución, la nación y de nosotros, el pueblo. Están volviendo a contar la Gran Mentira, alegando que no hay alternativa, que estas medidas están diseñadas a proteger a la población, cuando en realidad es el mayor hurto en la historia. Pero existe una alternativa, y ellos saben, una alternativa que pondría a estos parásitos en la quiebra a la vez que protegería la Constitución, la nación y la población. La alternativa es el plan de tres puntos de LaRouche.

Si estás enojado por lo que están haciendo los banqueros, no solo te enojes, empieza a pensar. Lee sobre el plan de LaRouche en nuestro sitio electrónico, unete a LPAC y empieza a pelear.