Con el Wachovia, se le fue el aliento a la FDIC

1 de octubre de 2008

30 de septiembre de 2008 (LPAC).— Las quiebras de Washington Mutual (WaMu) y Wachovia, las dos quiebras bancarias más grandes en la historia de Estados Unidos, muestran que la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, en inglés) simplemente no se puede dar abasto con los problemas que enfrenta el sistema bancario de E.U. A mediados de año, la FDIC tenía $45 mil millones de dólares en su fondo de seguros de depósitos, mientras que Washington Mutual tenía $ 182 mil millones en depósitos y Wachovia tenía $ 451 mil millones. Esa es la razón de por qué los reguladores no cerraron WaMu sino hasta que se arregló su venta a J.P. Morgan Chase, y no cerraron Wachovia en lo absoluto sino que aportaron lo que la FDIC llamó asesoría con banco abierto para venderlo a Citigroup. En ambos casos, los compradores tomaron los depósitos y algunos aunque no todos, los activos. Normalmente, la FDIC interviene los bancos y los administra hasta que los liquida o los limpia y vende a otra institución, pero ese proceso solo funciona para bancos pequeños. En el caso de Wachovia, la FDIC ha invocado por primera vez en su historia una "excepción de riesgo sistémico" que le permite asumir una gran parte del riesgo de la exposición en valores relacionados con hipotecas por $ 312 mil millones de Wachovia, sin tener que cerrar el banco.

Producto de estas transacciones, los tres bancos más grandes de Estados Unidos, Citigroup, J.P. Morgan Chase y Bank of America, controlan ahora el 31 por ciento de los depósitos bancarios de E.U. y esa cifra aumentará en la medida en que los bancos se consoliden aún más debido a más quiebras y fusiones.

A pesar de su incapacidad de manejar sus responsabilidades actuales, hoy la FDIC le solicitó al Congreso que aumente el límite de $100,000 por cuenta de depósitos asegurados. La presidenta del FDIC Sheila Bair dijo que la movida estaba diseñada a hacerle frente a la "crisis de confianza" en el sistema bancario.