¡Sorpresa! No funcionó el salvataje global

17 de octubre de 2008
15 de octubre de 2008 (LPAC).— Los gigantescos salvatajes europeos y estadounidenses de las últimas 48 horas, de unos $2.6 billones de dólares, han tenido un efecto nulo sobre el cadáver que se suponía iba a resucitar, es decir, el sistema de préstamos interbancario mundial, le dijo hoy a EIR una fuente bancaria europea de alto nivel. Esto, a pesar del hecho de que una gran parte de las garantías emitidas en ambos lados del Atlántico fue del 100% de los préstamos interbancarios.

Lo que informan los medios de comunicación y los políticos, dijo la fuente, no tiene nada que ver con lo que está sucediendo en los salones de las bolsas. En cualquier momento vamos a ver la quiebra de compañías gigantescas por la falta de crédito. Los banqueros están sentados alrededor de la mesa tratando de descrifrar la forma de no cortar líneas de crédito a instituciones esenciales. En las últimas 48 horas, el crédito se ha aflojado un poquito pero nada cercano a lo suficiente. Los bancos tendrán que empezar a demandar el pago de sus préstamos y líneas de crédito hasta de los tenderos.

El informe de la fuente se confirmó con otros informes hechos públicos hoy. "Fracasa el salvataje en liberar los préstamos interbancarios" encabeza el Financial Times su artículo en donde informa que "el Libor a tres meses, la tasa de préstamos interbancarios más importante, que se usa para ponerle precio a los préstamos, derivados y muchos otros tipos de productos financieros, casi ni se ha movido en los mercados de la libra esterlina". De igual manera, "el Libor euro a tres meses, que cayó 7.37 libras esterlinas británicas, un 5.225 por ciento ayer, sigue siendo alto".

Otro ejemplo del fracaso del salvataje global es que ninguno de los bancos franceses se ha atrevido hasta ahora a acercarse siquiera a las nuevas facilidades de préstamos por 40 mil millones creadas por el estado; por temor a que los rumores pudieran derivar en ataques masivos en contra de sus acciones. Las acciones de Credit Agricole fueron puestas de blanco después de que el director ejecutivo del banco anunció que él no excluía recurrir al fondo nuevo; y subieron de nuevo cuando el director ejecutivo negó tener ningun problema. Lo mismo sucede con otros bancos, en particular con Societé Genéralé.