LaRouche: El caso Weatherman para hoy

18 de octubre de 2008

LPAC sobre Ayers:

EL CASO DE LOS WEATHERMAN PARA HOY

por Lyndon LaRouche, Jr.

17 de octubre de 2008

——————————————————-

Bill Ayers de Chicago reveló recientemente lo que en sí mismo, es un recuento desquiciadamente tendencioso de su papel, e implícitamente el papel de Dohrn en las operaciones terroristas de la agrupación Weatherman al interior del SDS, en el intervalo 1968-1970 y después. Para cualquier historiador pertinente, la declaración de Ayers es su confesión implícita de todo de lo que sé sobre lo que se le ha acusado recientemente. Tengo testigos presenciales pertinentes y testigos expertos relacionados con esta materia.

——————————————————————

A fines de junio de 1968, escribí la evaluación pertinente, sustancialmente como testigo presencial, de los acontecimientos que acababan de pasar entre marzo y junio de 1968 en la Universidad de Columbia. El título de esa obra fue uno de los que circularon bastante ampliamente en ese tiempo, y se llamaba La Nueva Izquierda, Control Local y Fascismo, en donde yo comparaba los círculos asociados con Mark Rudd con un eco del dogma de "violencia purgativa" de los fascistas de Benito Mussolini y que se expresaba en la forma en la que los supuestos comunistas y nazis se inter rcambiaban enormes porciones de sus fuerzas, para uno y otro lado, durante las acciones en las calles de Berlín en el período previo a Hitler de la "huelga de masas" de los tranvías.

Para la primavera del año siguiente, se fracturó la organización oficial Estudiantes por una Sociedad Democrática (SDS, por siglas en inglés), produciendo lo que se conoció como la organización "Weatherman" de Mark Rudd en donde Bernadine Dohrn llegó a tener un papel muy publicitado. Lo más decisivo de los puntos pertinentes a destacarse en el tema de la obra actual de Bill Ayers, es que expresa hoy la misma forma sistémica de ideología fascista que manifestaban los terroristas Weatherman, como sus compañeros Rudd y Dorhn de antaño.

Sin embargo, existe una nexo más importante de pertinencia actual, a este respecto. El hecho histórico decisivo sobre el caso de Ayers y demás, es que fueron una creación del tipo de patrocinio desde el interior de la comunidad financiera como la que se asocia con la expresión "bufetes jurídicos de Wall Street" o los partidarios en Wall Street de la causa de Adolfo Hitler, como fue el abuelo del presidente George W. Bush Jr., Prescott Bush (entonces en Brown Brothers Harriman) junto con Montagu Norman del Banco de Inglaterra, por allá a principios de la década de 1930.

Por lo tanto cuando un putativo "exterrorista" como Bill Ayers, aparece en un bufete de abogados notable o instituciones afines, nos preguntamos: ¿Ha vuelto él, un terrorista, a sus raices nativas? ¿Quien es Ayers? ¿Es un pecador arrepentido, o forma parte del mismo establo que cuando sirvió en la banda terrorista de Mark Rudd, en el intervalo 1969-70?

Para responder esa pregunta, debemos comparar las "huellas" que Ayers presenta ahora en su obra putativamente justificativa, con sus acciones en la fase de surgimiento del grupo terrorista "Weatherman" entre 1968 yy 1970. Sus propias revelaciones actuales se pueden describir adecuadamente como una defensa indeleblemente sofista del terrorismo que practicó entonces, y quienquiera que esté asociado con el tipo de firma como la que él está asociado sabe esto.

Sofisterías como su construcción de la marcha de Sherman, revela más evidencia que lo que se pretende encubrir. Yo tengo el beneficio de la experiencia pertinente, que entiendo muy bien a las mentalidades como la de Dohrn y la mentalidad de la estafa que pretende Ayers.

Jeremy Bentham de la Oficina del Exterior británica y el protegido de Bentham, Lord Palmerston conspiraron para romper y subyugar a nuestro Estados Unidos mediante una andanada masiva de operaciones, entre ellas el genocidio de la nación Cherokee, con frecuencia pasado por alto, y la infusión masiva de esclavos africanos en Estados Unidos, a través del títere británico, la monarquía española del siglo 19. Los dirigentes estadounidenses de la conspiración que fue el complot de la Confederación eran agentes de la misma Oficina del Exterior británica que impuso al tirano hapsburgo sobre un México democrático mediante una combinación de fuerzas monárquicas británicas, españolas y Napoleón III, todo parte del plan del imperio británico para usar a sus títeres de la Oficina del Exterior, como Napoleón III y la monarquía tratante de esclavos de España, con el fin de conquistar tanto a México como a los Estados Unidos mismos.

Guerra es guerra, y la monarquía británica y sus instrumentos franceses, españoles y confederados fueron totalmente culpables del crimen que las acciones de Sherman ayudaron a derrotar en gran parte. Asi que, Ayers se ubica a sí mismo como un defensor de la esclavización de las personas de origen africano; no es exactamente lo que ningún candidato presidencial, incluyendo Obama, desea tener cerca de su campo.

No hay nada incongruente en sus a) ofensas pasadas, b) el tipo específico de mentalidad sofista que se muestra en su disculpa reveladora actual, y su falta de lealtad con los Estados Unidos que se expresa en su refencia a Sherman.

Por otro lado, como he presentado repetidamente el argumento concluyente pertinente, la mentalidad de los Weatherman era, como preví la tendencia en junio de 1968, fascista. Esa es la misma mentalidad que reconozco en la disculpa de Ayers hoy.

El candidato presidencial Obama tiene que repudiar esa asociación públicamente ahora, eso por el bien de nuestra nación en este tiempo presente, peligrosamente difícil.

——————————————————-

La versión de Ayers

Notoriedad episódica, hechos y fantasía

6 de abril de 2008

Dia tras dia sigo adelante con mis negocios, paseo con mis hijos y mis nietos, cuido a los ancianos, voy al trabajo, enseño y escribo, organizo y participo en el esfuerzo sinfin por construir un movimiento poderoso por la paz y la justicia social; de vez en cuando (e impredeciblemente) aparezco en los periódicos o en la televisión por una referencia a mi libro Fugitive Days, una memoria de las acciones revolucionarias y la resistencia militante a la guerra de Viet Nam, los años de milagros y maravillas y algunas aseveraciones fantásticas sobre lo que hice, lo que dije y en lo que creía. La otra noche, por ejemplo, escuche a Sean Hannity decirle al senador John McCain que era un terrorista impenitente que había escrito un artículo el 11 de septiembre del 2001, elogiando los bombazos en contra de Estados Unidos e incluso promoviendo más actos terroristas. El senador McCain no podía creerlo y yo tampoco.

Mi correo electrónico y mi contestadora se llenaron con mensajes de odio, como sucede, la mayoría de ellos de hombres con demasiado tiempo a su disposición me imagino, todos ellos desfogándose, sudando y respirando fuerte, unas cuantas amenazas de "¡Cuidate!"; "¡Mereces que te maten!"; y de [email protected], "¡Voy por ti y cuando lo haga, te voy a torturar", todos ellos desquiciadamente desinformados. He escrito mucho sobre el período de Viet Nam, sobre política, sobre las escuelas y la justicia social, y leo y hablo sobre todo esto. Promuevo que la gente discuta, que esté de acuerdo o en desacuerdo, que discuta y pelee, que se involucre en la conversación. Creo profundamente en las posibilidades pedagógicas del dialogo de escuchar con la posibilidad de ser cambiado, y de hablar con la posibilidad de ser escuchado y creo en la revitalización de la plaza pública, resistiéndose al eclipse del público y expandiendo el espacio público, buscando una democracia más robusta y participativa. El hablar unos con otros puede ayudar.

Asi que con este espíritu aqui está otro intento de claridad:

1. Arrepentimientos. Con frecuencia me citan diciendo que yo "no tengo arrepentimientos". Eso no es cierto. Para cualquiera que preste atención y yo he tratado de permanecer totalmente receptivo al mundo a mi alrededor la vida siempre, acarrea desconfianza, dudas, incertidumbre, pérdidas, arrepentimientos. Algunas veces me preguntan si me arrepiento de algo de lo que hice al oponerme a la guerra de Viet Nam, y yo digo "no, no me arrepiento de nada de lo que hice tratando de parar la masacre de millones de seres humanos por parte de mi propio gobierno". Algunas veces agrego "no creo haber hecho suficiente". Esto se suprime después: no se arrepiente de poner bombar y piensa que debe haber más bombas.

La guerra imperialista, ilegal y asessina en contra de Viet Nam fue una catástrofe para los vietnamitas, un desastre para los estadounidenses y una tragedia mundial. Muchos de nosotros entendimos esto, y muchos tratamos de parar la guerra. Quienes tratamos, reconocemos que nuestros esfuerzos eran inadecuados: la guerra se prolongó por una década, miles eran masacrados cada semana y no la podíamos parar. Al final las fuerzas armadas de EU fueron derrotadas y la guerra terminó, pero con certeza no hicimos lo suficiente.

2. Terror. El terrorismo de acuerdo tanto con la política oficial de Estados Unidos como de la ONU, es el uso o la amenaza de violencia aleatoria para intimidar, asustar, o constreñir a la población hacia cierto fin político. Esto significa, por supuesto, que el terrorismo no es la provincia exclusiva de un culto, una secta religiosa, o un grupo de fanáticos. Puede ser cualquiera de estos, pero tambien puede ser y con frecuencia es llevado a cabo por los gobiernos y los Estados. Un bombazo en un café en Israel es terrorismo, y un asalto israelí en contra de un vecindario en Gaza es terrorismo; los ataques del 11 de septiembre fueron actos de terrorismo, y los bombazos de EU en Viet Nam por una década fueron actos de terrorismo. El terrorismo no se justifica nunca, ni en una causa justa como era justa la pelea de la Unión en los 1860, por ejemplo, pero la marcha de Sherman al mar fue un terror indefensible. Nunca he abogado a favor del terrorismo, nunca he participado en él, nunca lo he defendido. El gobierno de Estados Unidos por el contrario, lo hace rutinariamente y defiende su uso para su propia causa de manera consistente.

3. Imperialismo. Estoy en contra de él, y si Sean Hannity y otros fueran honestos, discutirían conmigo sobre estas bases. El capitalismo tuvo su papel histórico y se ha agotado como fuerza de progreso: construido en base a la explotación, el hurto, conquista, guerra y racismo, el capitalismo y el imperialismo tienen que ser derrotados y una revolución mundial, una revolución en contra de la guerra y el racismo y el materialismo, una revolución con base en la sociedad humana y el amor, en cooperación y por el bien común, tiene que ganar. Empezamos dando a conocer nuestros sueños esperanzadores y nuestras imaginaciones más radicales: un mundo mejor es tanto posible como necesario. Necesitamos juntar nuestras imaginaciones y forjar una alianza humana inquebrantable. Necesitamos unirnos para transformarnos y salvarnos a nosotros mismos en la medida en que luchamos por cambiar el mundo y salvar a la humanidad.