La liga de Bush le bota la devastadora crisis al siguiente gobierno

12 de noviembre de 2008

La liga de Bush le bota la devastadora crisis al siguiente gobierno

12 de noviembre de 2008 (LPAC).— La última versión del plan de rescate financiero del secretario del Tesoro, Henry Paulson, anunciada hoy en un discurso en Washington, es que no es un intento por resolver la crisis sino de darle largas, de comprar el tiempo necesario para que el gobierno de Bush le bote el problema al proximo gobierno de Obama. Asumiendo por supuesto, que el sistema financiero no se desintegre totalmente antes de la toma de posesión.

"Lo que Paulson está haciendo forma parte de un timo mayor para descabezar cualquier cosa competente que se emprenda" observó Lyndon LaRouche. "El no está salvando nada, sino dándole largas para crearle un problema mucho mayor al próximo gobierno, para sabotear cualquier cosa que pueda funcionar".

"Bush es deshonesto pero estúpido" dijo LaRouche. "Paulson es un condenado idiota o algo parecido, un farsante que no es serio, intelectualmente. No es algo que uno deba interpretar, sino algo que debe echarse a la basura".

En su discurso, Paulson dijo que el dinero del rescate en el Plan de Recuperación de Activos en Problemas (TARP por siglas en inglés), que tenía la intención original de comprar activos relacionados con las hipotecas, se iba a cambiar aún más para inyectarle capital directamente a los bancos, así como también a ciertas instituciones no bancarias, y que también se iba a destinar dinero para comprar valores respaldados con préstamos para carros, préstamos estudiantiles y tarjetas de créditos, con el fin de echar a andar el gasto de los comsumidores. El hacer que el gobierno compre valores respaldados con activos pudiera espolear unos cuantos créditos automovilísticos más para ayudarle a Detroit, y elevar un poco el gasto de los comsumidores en el período navideño para ayudarle a los detallistas, pero esencialmente es una táctica dilatoria que no resuelve nada a la vez que aumenta la carga de la deuda, que ya está aplastando a la economía, y se está agregándo a la hiperinflación. Bush y Paulson están abdicando, corrupta y mezquina, de todas sus responsabilidades.