LaRouche: "El sistema monetario actual es la enfermedad"

5 de diciembre de 2008

4 de diciembre del 2008 (LPAC).— BFM.ru, el nuevo portal de internet de la estación de radio rusa sobre economía Negocios FM, publicó hoy una entrevista con el economista estadounidense Lyndon LaRouche, con el encabezado "El sistema monetario actual es la enfermedad". La corresponsal Natalya Bokareva, a cuyas preguntas por escrito respondió LaRouche el 27 de noviembre, hizo la presentación de LaRouche afirmando que "la única forma de salvar la economía mundial es volver al Bretton Woods. Los cambios cosméticos, propuestos por el G-8 y el G-20, no salvarán al mundo. El economista estadounidense Lyndon LaRouche presenta esta perspectiva en una entrevista con BFM.ru."

Ilustrada con una foto de LaRouche en la que se dirige al público que asistiera a su videoconferencia del 18 de noviembre en Washington, BFM.ru incluye información biográfica parcialmente correcta sobre LaRouche, incluyendo que él fue el autor de la Iniciativa de Defensa Estratégica, y que fue encarcelado pero puesto en libertad por adelantado por las gestiones en su favor de numerosos influyentes. La presentación señala también que como "antiglobalista", LaRouche propone un retorno al "Sistema Americano original", agregando que "esto se explica en parte por el hecho de que ancestros de LaRouche llegaron a las playas americanas en el Mayflower, por lo cual es parte de las instituciones estadounidenses desde su origen".

En la actualidad, subraya FM.ru, "LaRouche propone que el mundo retorne a los preceptos económicos de Roosevelt, y a un sistema de crédito, en vez de un sistema financiero global monetarista". (El día anterior a la publicación de esta entrevista, el magnate de la industria rusa del aluminio Oleg Deripaska hizo un llamado publicado en toda la nación para salvar la industria rusa siguiendo el modelo del Nuevo Trato de Franklin Delano Roosevelt). Luego se reproducen las respuestas de LaRouche a las preguntas, mismas que pueden verse en ruso en www.bfm.ru/news/2008/12/03/larush.html.

En la sección de discusión de BFM.ru, los lectores han señalado la importancia de estudiar otros escritos de LaRouche, entre ellos sus pronósticos económicos y estratégicos desde el 2001.

BFM.ru: Muchos funcionarios siguen insistiendo en que el sistema financiero global necesita reformarse. En su opinión, ¿qué significará este nuevo orden: la creación de algunas instituciones reguladoras nuevas o la reorganización de las existentes (el FMI, el Banco Mundial) cambiando su pérfil y actividades fundamentales? ¿Qué es posible y necesario llevar a la práctica en el futuro cercano?

LaRouche: Todas las reformas propuestas que se ubiquen en el contexto del actual sistema monetario serían un desastre. La enfermedad es el mismo sistema monetario actual. No puede curarse; sólo reemplazarse. Cualquier intento por reformar el sistema actual sería un paso rápido hacia un gran desastre.

Lo que se requiere es el reemplazo del sistema monetario existente con un sistema de crédito modelado en la intención de la Constitución federal de los E.U.A., tal como lo tuviera en mente el presidente Franklin D. Roosevelt en su presentación de lo que definiera como un Sistema de Bretton Woods.

La confusión en este tema se presenta porque el FMI instaurado por los británicos y los EUA de Truman fue un sistema monetarista, no uno de crédito. La fuente de la confusión fatal en potencia entre la mayor parte de los gobiernos en esta manera es consecuencia del hecho de que el Presidente Franklin Roosevelt era anticolonialista y buscaba que su reforma del FMI erradicara el colonialismo y abusos similares. Truman, un aliado derechista de Churchill, aprovechó la oportunidad generada por el fallecimiento del Presidente Roosevelt para defender los acuerdos imperialistas y coloniales británicos, establecidos con anterioridad. El Imperio Británico rige ahora el mundo, al menos, de manera temporal.

Con la flotación del dólar estadounidense decidido por el Presidente Nixon en 1971, el dólar dejó de ser una moneda soberana y se degradó, paso a paso, hasta convertirse en un objeto de juego del sistema monetarista liberal angloholandés. Ahora es ese mismo sistema monetarista irremediablemente quebrado, el que ha entrado en la fase del colapso terminal. Toda nación que sigue buscando reformas dentro del sistema monetario vigente simplemente se va a desintegrar en algún momento pronto, quizás tan pronto como los meses venideros.

Rusia sería una primera alternativa de un posible iniciador de semejante reforma, si se uniera Estados Unidos en una acción así. Luego, China, que necesita desesperadamente dicha solución, e India, cuya situación es algo menos crítica por el momento, formarían un grupo de cuatro que sería el núcleo en torno al cual se aglutinarían otras naciones como miembros. Una acción así sería casi un éxito seguro; ninguna alternativa a eso es viable.

BFM.ru: En su opinión, ¿qué tan relevante es la necesidad de una supervisión más estricta de las corporaciones mundiales y, en particular, del control sobre los movimientos del capital especulativo?

LaRouche: Es necesario el castigo despiadado a la libertad de las formas especulativas del movimiento del capital financiero, si las naciones pretenden sobrevivir a la desintegración general de todos los sistemas monetaristas existentes, que rápidamente se aproxima.

El dinero no tiene valor intrínsico. Ésa es la razón de que todos los economistas convencionales hayan sido un fracaso total en sus intentos de pronósticos económicos estadísticos de largo alcance. No existe manera de que el valor del dinero pueda llegar cinemáticamente a una correspondencia funcional con los valores humanos. La prognosis, en lo cual tengo el mejor récord de cualquiera en la materia, debe abordarse desde la perspectiva de los factores físicos y de capital, y de los factores de la ciencia y la tecnología, no de las teorías estadísticas.

Los valores monetarios deben regularse dentro de rangos de cálculo razonables; tales sistemas se les conoce como sistemas proteccionistas. La gente que piense sólo desde la perspectiva de comprar y vender hoy día, ignoran el papel decisivo de las mejoras en la producción y la infraestructura económica básica del capital a largo plazo.

Las medidas proteccionistas no sólo deben defender los requerimientos de capital a largo plazo, sino deben abarcar de manera creciente ritmos altos de mejoras tecnológicas en la productividad efectiva del capital físico, al medirse per cápita y por kilómetro cuadrado. Estas formaciones de capital abarcan períodos de un cuarto a medio siglo o más prolongados. La garantía de la formación del capital físico necesario a largo plazo y del incremento de la densidad del flujo energético de la energía per cápita y por kilómetro cuadrado de territorio, debe tomar forma en el proceso de planeación. Por ejemplo, el incremento de la densidad de flujo energético de las fuentes de energía (que quiere decir densidades de fisión nuclear y fusión nuclear) es indispensable para alcanzar las condiciones de vida requeridas para el nivel actual de población del planeta. Sin un tipo de cambios fijo, podría ser imposible el éxito de largo plazo de cualquier economía moderna.

BFM.ru: El G7 hoy día es una especie de club representativo de un organismo falto de decisiones. En su opinión, ¿es necesario ampliar la membresía de este club de élite y cambiar sus principios de funcionamiento? ¿Debiera incluir esto la creación de un nuevo organismo global regulatorio competente en la toma de decisiones que sean obligatorias para sus miembros?

LaRouche: Olvídense del G-7 y arreglos semejantes. Ellos sólo son féretros dentro de los cuales pronto se enterrará la memoria de los sistemas nacionales desintegrados que se les unan. Es necesario crear un sistema nuevo. El único primer paso que funcionaría, sería crear un núcleo de un nuevo sistema de crédito mundial (no un sistema monetario) de la forma que realmente tenía en mente el presidente Franklin D. Roosevelt. Debe ser un sistema crediticio de tipos de cambio fijos, no un sistema monetario.

BFM.ru: Actualmente, las ideas para reorganizar el sistema financiero global son impulsadas por diversos funcionarios de países diferentes. ¿Ve usted un líder político con autoridad y poder suficiente para comprender y unificar todos los puntos de visita y conducir esta revolución?

LaRouche: En estos momentos, todos los gobiernos se comportan de manera muy tonta ante estos problemas. Uno debe esperar que el terror mejore sus intenciones. El terror será la hiperinflación descontrolada que será comparable, a escala mundial, a la que viviera Alemania de octubre a noviembre de 1923. Ese acontecimiento ya está en marcha, globalmente, en este momento. Los sistemas bancarios del mundo están acelerando su inflación hacia perspectivas de una pronta desintegración. Yo presento el diseño para el remedio. Si se adopta mi diseño, la civilización va a sobrevivir los meses adelante. Si no, debemos esperar que algunas naciones del futuro distante, después de una nueva Era de Tinieblas planetaria prolongada, sean más sabias que las actuales.