El crimen de Marielle (Molly) Kronberg derrota la HBPA de LaRouche en Dakota del sur

21 de febrero de 2009

20 de febrero de 2009 (LPAC).— El 18 de febrero, el congresista estatal demócrata de Dakota del Sur, Richard Engels, sacó a colación la fraudulenta condena penal en contra de Lyndon LaRouche en 1988 como la razón por la cual los legisladores de Dakota del sur deben votar en contra de la Resolución Concurrente 1009 de la Cámara de Representantes, que hace suya la Ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda (HBPA por siglas en inglés) de LaRouche. Engels, un abogado demócrata de Sioux Falls, ni siquiera quiso discutir el contenido del proyecto de ley, único enfoque que puede salvar a Estados Unidos de la devastación que está ocasionando la crisis de desintegración global en proceso, que solo LaRouche había pronosticado correctamente.

Dado el hecho de que la civilización depende de poner en ejecución rápidamente la HBPA de LaRouche, en donde han fracasado, y fracasarán, todas las otras medidas, se da a conocer para su circulación internacional la siguiente declaración en donde se pone al descubierto la responsabilidad de Molly Kronberg en la incriminación fraudulenta de Lyndon LaRouche.

Aunque cualquiera que haya hecho el esfuerzo de averiguarlo sabe bien que la condena penal en contra de LaRouche fue un fraude, es necesario ahora reiterar los hechos fundamentales:

1.- Círculos asociados con George H. W. Bush en el gobierno de Estados Unidos montaron una ofensiva propagandística a fondo, judicial y encubierta, entre 1983 y 1988 con el objetivo de erradicar la influencia político, científica y económica de Lyndon LaRouche y su movimiento político.

2.- El primer juicio de LaRouche y sus coacusados, bajo cargos de fraude financiero falsos, se presentó en 1987-1988 en el Tribunal de Distrito Federal del Distrito de Massachusetts. Ese caso concluyó en anulación del juicio, por lo que el juez federal Robert Keeton calificó de "mala conducta sistémica del gobierno". Algunos miembros del jurado, entrevistados después de escuchar el testimonio del gobierno sobre fraude financiero, le declararon a los periodistas del Boston Herald que ellos hubieran declarado inocentes a LaRouche y sus coacusados si no se hubiera anulado el juicio, debido al papel del gobierno en cualquier acusación de mala conducta financiera. El caso de Boston se programó para un nuevo juicio después de ser declarado juicio nulo.

3.- Luego de los acontecimientos de Boston, los fiscales federales se apresuraron a procesar y enjuiciar a LaRouche y seis coacusados más en el Distrito Este de Virginia, buscando deliberadamente evitar un nuevo juicio en Boston y una segura exoneración. El único cargo nuevo señalaba específicamente a LaRouche, alegando que había conspirado para ocultar sus obligaciones fiscales con el Internal Revenue Service (IRS)

4.- Marielle Kronberg fue la encargada de aportar la evidencia decisiva que llevó a la condena de LaRouche por ese cargo. En 1979 y 1980, Kronberg participó en un ardid fraguado para imputarle arbitrariamente ingresos a LaRouche con el propósito de cubrir apariencias durante la campaña presidencial de LaRouche en 1980. Kronberg giró cheques a nombre de LaRouche por regalías de la compañía editora de los libros de LaRouche. Se elaboró una declaración de impuestos que mostraba este supuesto ingreso de LaRouche, pero nunca se presentó porque cuando se le informó a LaRouche, rechazó todo el ardid por ser fraudulento. Cuando se giraron los supuestos cheques por regalías, la cuenta bancaria de la compañía editorial no tenía fondos suficientes para respaldarlos, lo que ponía en riesgo penal a Kronberg por emitir estos cheques y otros similares. En el testimonio de Kronberg durante el juicio, se dejó totalmente por fuera el hecho de que LaRouche había denunciaro y repudiado la artimaña, y el hecho de que ella había cooperado con el gobierno por miedo a un proceso judicial.

5.- Sin esta prueba falsa sobre las "intenciones" de LaRouche en este cargo fiscal, el caso de Alexandria nunca hubiera llegado a juicio, dado que el mismo gobierno había creado las bases para que no se pudieran pagar los préstamos hechos por partidarios políticos, que constituían los otros cargos de fraude financiero en Alexandria. El gobierno de E.U, en una acción que posteriormente declaró fraudulenta la Corte Federal de Quiebras en el Distrito Este de Virginia, sometió a la quiebra a las entidades políticas que habían recibido los préstamos, evitando así que se hicieran los pagos de los préstamos.

El caso "LaRouche" hubiera entonces tenido que regresar a Boston, en donde LaRouche y sus coacusados hubieran ganado.

LaRouche no había cometido ningún delito. Ni él ni sus coacusados hubieran ido a prisión, si no hubiera sido por el hecho de que el FBI empleó el delito que cometió Molly Kronberg para chantajearla para que presentara falso testimonio.