LaRouche: Los Nuevos "Ali Babás"

25 de febrero de 2009

[img:src="\/files\/pictures\/8c372af55d6919195b88b7df7d154451\/original.jpg"]

por Lyndon H. LaRouche, Jr.

23 de febrero de 2009 (LPAC).— Como el famoso grito de Alí Babá frente a la cueva, "¡Abrete Sésamo!", la asociación de más de cuarenta ladrones de Estados Unidos andan gritando "¡Nacionalicen los bancos!" En otras palabras, tumben al gobierno del Presidente Barack Obama.

La prueba sobre la cordura y moralidad de cualquier especialista en finanzas hoy día, reside en su disposición a respaldar nada más que la medida de someter al remanente de los que fueran —antes de las estafas infames de Dodd y Frank— los grandes bancos privados autorizados del páis, a una reorganización bajo condiciones de protección federal de bancarrota, como lo he propuesto en la Ley de Protección a la Banca y a los Propietarios de Vivienda (HBPA), la cual el Club de los Cuarenta Ladrones de America, Dodd y Frank manejados por Rohatyn y Soros, se la han arreglado para sabotear.

Bajo dicha protección federal por bancarrota, las cuentas, como las hipotecas, que se clasifiquen según la norma Glass-Steagall para los bancos autorizados, se les otorga protección inmediata por bancarrota, y de este modo, quedan protegidos para retornar sus funciones esenciales del día a día, y mantener sus ahorros verdaderos depositados ahí, para las operaciones aproximádamente normales que se conducen bajo la protección federal de bancarrota. Son los tahures los que deben cargar con las pérdidas que ellos, y solo ellos han incurrido.

Bajo ese acomodo, la banca federal y el Tesoro de Estados Unidos quedarán liberados de la tenaza del "rescate" de tahures y ladrones, inherentemente rateril, bajo la cual operan ahora, y las actividades de apoyo del gobierno federal se orientarán a fomentar la restauración y crecimiento de lo que tradicionalmente ha sido, el mantenimiento y la inversión en el empleo productivo y los servicios esenciales.

Cualquier medida diferente tendría el mismo efecto que la traición, o peor que la traición. Los maniáticos codiciosos que utilizaron personas como Dodd, Frank y elementos cómplices en el robo con respaldo federal a Estados Unidos, deben ser sacados del cuadro y de las ecuaciones del gobierno, a fin de que prevalezca el gran principio del bienestar general del Preámbulo de la Constitución Federal, y dejar los lamentos a los estafadores financieros de cualquier inclinación.

Defiende ese principio como si de ello dependiese la vida y el futuro de tu familia. Es así.