Los británicos prueban un Bombay II en Bangladesh

28 de febrero de 2009

26 de febrero de 2009 (LPAC).— La inteligencia británica está enmedio de la situación tipo guerra civil que se está desenvolviendo en Bangladesh. La agencia de noticias TNN reporta desde Dhaka que se vió que algunos rebeldes de Bangladesh Rifles (BDR) portaban pañoletas distintivas con colores naranja, colores que distinguen a la organización islamica con sede en el Reino Unido, Hizb-ut-Tahrir. Según los analistas sobre terrorismo, Tahrir se ha enfocado en los últimos dos años en convertir a Bangladesh en un califato islámico.

Mientras tanto, se han empezado a conocer más detalles sobre la masacre de los oficiales del ejército de Bangladesh. Existen reportes sobre una fosa común en donde encontraron los cadáveres de por lo menos 38 oficiales del Ejército. Los últimos informes indican que han sido identifcados 100 de los muertos, algunos de ellos esposas e hijos de los oficiales del Ejército.

Según Nueva Delhi, las amenazas permanentes en contra del primer ministro de Bangladesh, Sheikh Hasina, hacen de la situación de amotinamiento algo potencialmente explosivo. Según el general de División Muniruzzaman del Instituto Bangladesh de Estudios sobre la Paz y Seguridad, esta operación tuvo que haberse planeado durante meses. "Es una enorme falla de la inteligencia y tiene implicaciones de seguridad de una naturaleza grave para Bangladesh e India". Agregó que para India, este acontecimiento aumenta la amenaza de movimientos de "terroristas transnacionales hacia India".

Funcionarios indios, que han seguido de cerca los acontecimientos en Dhaka, dijeron que sin importar que los rebeldes del BDR se hayan rendido, la situación era "seria" porque continuan siendo poco claras las causas y los verdaderos planificadores. Mientras tanto, el embajador estadounidense en Bangladesh le manifestó el apoyo total de Washington al primer ministro de Bangladesh.

Los peligros inmediatos que enfrenta el primer ministro Sheik Hasina Wazed son varios: primero, su gobierno inexperto tendrá que enfrentar la inestabilidad en el corto plazo si se hace un esfuerzo concertado por desarraigar a los elementos rebeldes. Segundo, hay un desplome total en la estructura de comando en el BDR, dado que quedó claro que por lo menos 12 comandantes de alto rango (entre ellos el Director General y su subdirector General) fueron asesinados y sus cuerpos arrojados al drenaje.

Una nota positiva es que el Ejército bajo el mando del general Moeen Ahmed ha respaldado totalmente el gobierno de Sheikh Hasina.