A.I.G. reconoce lo que ha venido sosteniendo LaRouche hace tiempo: ¡el riesgo es sistémico!

7 de marzo de 2009

4 de marzo de 2009 (LPAC).— Un ex funcionario de las entidades reguladores del sector de seguros le confió a LPAC que Lyndon LaRouche ha estado correcto en su análisis sobre el sector asegurador. Se refiró en particular al documento confidencial de 21 páginas dado a conocer el martes por la A.I.G., con el título de "A.I.G.: ¿es sistémico el riesgo?" El documento se filtró después al New York Times. Según esta fuente, el informe eleva la percepción de urgencia en el gobierno de Obama para proceder a entregarle otro rescate a la A.I.G. por $30 mil millones de dólares, a fin de evitar lo que el NYT describe como un "apocalipsis económico" y un "huracán financiero".

El informe muestra que la exposición de los canjes por incumplimientos crediticios (CDS, en inglés), que se usaron para asegurar otras apuestas con derivados financieros, ponen en peligro tanto a los bancos como a las compañías aseguradoras. La fuente dijo que él estaba consciente, desde hace cuatro años, de que las compañías aseguradoras estaban "cargadas" con transacciones con derivados, como una forma de "extender los riesgos". Pero la forma en que se extendieron, agregó, mediante la emisión de grandes volúmenes de CDS, arrojó a la basura todas las viejas reglas y prácticas para asumir los riesgos en la suscripción garantizadora. "Estas compañías se convirtieron en nada más que una casa de naipes". Lo que está golpeando ahora no son solo los papeles malos con relación a las hipotecas, sino el desenmarañiento de billones de dólares de obligaciones de deuda con respaldo prendario (CDO) que están aseguradas con las transacciones con los CDS. "No creo que haya alguna forma en que se pueda desenredar esto" dijo, refiriendose a las promesas de influyentes funcionarios del departamento del Tesoro, que defendieron el último rescate diciendo que el rescate era necesario para ganar tiempo, con el fin de arreglar la venta de los componentes de las compañias de seguro de vida y otros seguros de la A.I.G., que alegan se pueden separar con ganancias. "Es una ilusión peligrosa. Podría haber una fuga de depósitos de los bancos, debida a las compañías aseguradoras, y no hay forma de que los puedan rescatar". Se refirió al informe confidencial de la A.I.G. que dice que la compañía tiene suscritas más de 375 millones de pólizas, con un valor nominal de $19 billones de dólares. "¿Cómo se puede rescatar eso?".

Lyndon LaRouche dijo que él cree que el funcionario hizo una evaluación acertada. "He estado advirtiendo que siguen las compañías aseguradoras". Dijo que él había advertido hace algunos años que el exdirector ejecutivo de A.I.G., Maurice "Hank" Greenberg, hace mucho que estaba metido en malos manejos delictivos. Es tiempo de dejar de intentar rescatar estas cosas e irnos hacia una reorganización por quiebra, concluyó. Agregó: "ha llegado el momento de cambiar al bebé; ya huele demasiado".