Paulson te vendió la sociedad tenedora AIG quebrada y se quedó con las ganancias

10 de marzo de 2009

8 de marzo de 2009 (LPAC).— En calidad de contribuyentes estadounidenses, somos ahora, todos nosotros, los propietarios de la compañía aseguradora más grande del mundo —o más bien, su compañía tenedora ahora quebrada— por unos meros $173 mil millones de dólares (y sigue la cuenta) de los contribuyentes. En quiebra, te la vendió sin tu permiso, ni siquiera el permiso del Congreso corrupto de Nancy Pelosi y Barney Frank, tu agente, el director ejecutivo de Goldman Sachs, Hank Paulson, quien posó como secretario del Tesoro de Estados Unidos por varios años. Ahora se pone al descubierto, que "Goldman Sucks" de Paulson se quedó con la mayor parte de ese dinero, que también se llevaron a carretadas dos docenas de bancos internacionales y fondos compensatorios.

Se ha sabido durante meses que el salvataje y adquisición cada vez mayor de AIG estaba evaporando billones de dólares en el notorio mercado, manejado por Londres, de los contratos con derivados por "incumplimiento crediticios". Esto estuvo acompañado de los desembolsos de AIG de —efectivamente— todo el dinero de los contribuyentes para los rescates —ahora en los $180 mil millones de dólare comprometidos— a sus "contrapartes" en estos derivados. Estos tenían que ser bancos y fondos compensatorios, y se rumora que Goldman Sucks era el cerdo más grande en el abrevadero.

Esto se ha confirmado. Solo dos días después de que un funcionario de la Reserva Federal (Fed) recibió una paliza en la Comisión Bancaria del Senado —en particular, del senador Richard Shelby— por negarse a dar los nombres de las "contrapartes" suertudas de AIG, fuentes de la Fed se las filtraron al Wall St. Journal y al New York Times. De los primeros $50 mil millones de dólares de los desembolsos de AIG con dinero del Tesoro, de los que tuvo conocimiento el Journal, $ 7mil millones se fueron directamente para Goldman Sachs de Paulson y Tim Geithner; $ 6mil millones fueron directamente al Deutsche Bank; otros beneficiarios fueron el HSBC, RBS, Morgan Stanley, Merrill Lynch, Bank of America, Societé General.

Las fuentes del Times le dijeron al periódico que estos $50 mil millones probablemente solo sean una cuarta parte de la historia de los "pases" de AIG, de los fondos de los contribuyentes para los rescates a los bancos y fondos compensatorios.

Convoquemos a una nueva Comisión Pecora. Esta es pura corrupción política del exsecretario del Tesoro, a plena luz del día, y acompañada de la estupidez del Congreso, encabezado por Nancy Pelosi y Barney "rescates" Frank. Paulson, mientras tanto, derretía el oro en Goldman Sachs.