LaRouche: "¡Están robando! ¡Párenlos, que no sigan robando!

20 de marzo de 2009

19 de marzo de 2009 (LPAC).— Lyndon LaRouche no estaba impresionado hoy con el argumento de Tim Geithner y otros de que sería "legalmente muy difícil recuperar los $165 millones de dólares en bonificaciones que la AIG le acaba de pagar a los corredores de derivados con dinero de los contribuyentes."

"Si pueden; van a tener que hacerlo", dijo. "Toda esa paja de que 'vamos a ver si podemos hacerlo'. Todo fue un fraude que se cometió en contra del Gobierno de los Estados Unidos. Por lo tanto, no me importa cuál fue el acuerdo; si el acuerdo fue un instrumento para el fraude, entonces este acuerdo se tiene que cancelar. ¡Así de simple! ¡Paren esa basura! Un fraude contra el Gobierno de los Estados Unidos, no significa que sea un acuerdo obligatorio. Si es fraudulento, si es engañoso, si viola la separación entre el Estado y los intereses privados, en esos casos se cancela, y estos tipos devuelven el dinero. ¡Quiero que nos regresen ese dinero, ya!"

"Para darle una lección al mundo de quién es el jefe", agregó.

Sobre el hecho de que más de $100 mil millones de dólares del salvataje de la AIG se uso para cubrir apuestas en derivados, LaRouche señaló: "Porqué habría que pagar eso? ¡Es una deuda de juego! No es un activo, es una deuda de juego. Tenemos que salir con una consigna única, toda la organización: '¡Están robando. Están robando! ¡Párenlos, que no sigan robando! El Presidente tiene que pararlos para que no sigan robando. Alguien tiene que ir a la cárcel. Se tienen que cancelar esos contratos tis contratos! ¡No tenemos ninguna obligación de respetarlos! ¡Es una deuda de juego. No pagamos deudas de juego! [font:face="Times New Roman";size=3][font:color=red]¡Estos tipos tienen que ir a la cárcel!' [/font][/font][font:face="Times New Roman";size=3]¡Se tienen que cancelar esos contratos![/font]

"Pongan en bancarrota al crimen organizado", añadió.

"¡Que se invaliden" esos acuerdos, insistió. "No se le puede gravar implícitamente al gobierno de Estados Unidos con deudas de juego. La gente que pierde en las apuestas debe tragarse sus pérdidas, ¡o correr y esconderse!"

"Eso de que tenían una obligación moral, o lo que sea, sobre esas bonificaciones, eso es pura basura", continuó. "No es legal; no se pueden hacer arreglos con el gobierno, a espaldas del gobierno".

"¡Esto fue una operación de favoritismo!, dijo LaRouche, refiriéndose al hecho, entre otros, de que Goldman Sachs ha sido el mayor beneficiario del salvataje a AIG, recibiendo en secreto por lo menos $12.900 millones de dólares del dinero de los contribuyentes a cambio de los derivados financieros que no valen nada, que no son sino trampas de juego de azar. "Esto no es más que el favoritismo desatado. Todos estos tipos eran compinches. ¡Un par de estos tipos de Wall Street deberían estar en prisión ahorita mismo! Allí sentados esperando el juicio, pero bajo custodia, de manera que no puedan escaparse. Goldman Sach es el primero. Los ejecutivos de Goldman Sachs deberían estar ahorita mismo en prisión, detenidos como medida de precaución, de manera que no puedan darse a la fuga, y que no puedan adueñarse de ningún activo. Este sería el procedimiento correcto; esto es un fraude contra el Gobierno".

Eliot Spitzer, ex gobernador de Nueva York, acaba de señalar que el salvataje de AIG fue acordado el pasado otoño en una reunión de los funcionarios gubernamentales Hank Paulson, Tim Geithner y Ben Bernanke, acompañados del "ciudadano" Lloyd Blankfein presidente ejecutivo de Goldman Sachs.

"Y tienen miedo de que alguien vaya a decir que esto es un ataque al sistema capitalista", agregó LaRouche.

"Lo que se tiene que hacer exactamente es una reorganización por bancarrota", concluyó. "El sistema mundial enterito está en bancarrota, por lo tanto todo el sistema mundial tiene que ponerse bajo una reorganización de bancarrota. Eso solo se puede hacer por un gobiernos individualmente o por un grupo de gobiernos. Así que la cuestión es, ¡anulemos todo eso! ¡Se acabó el salvataje! Nos fuimos a la quiebra; vamos a poner todo bajo una reorganización por bancarrota!"