Soros elogia el "liderato" de Brown en conducir al mundo derecho al infierno hiperinflacionario

22 de marzo de 2009

20 de marzo de 2009 (LPAC).— El nazi promotor del narcotráfico George Soros fue entrevistado por la sección de negocios del The Australian el 19 de marzo, a quien presentó como "uno de los filántropos más efectivos" en el mundo. Cuando describe sus propuestas ante la crisis económica, Soros dicei: "En realidad estoy bastante optimista porque se reconocen los problemas y ciertamente el equipo nuevo en Estados Unidos entiende las cosas de una manera bastante similar a como las entiendo yo. Y yo creo que Gordon Brown también y él está aportando el liderato. Está trabajando sobre la reunión del G-20 en abril como una especie de punto culminante de algunas acciones, asi que creo que se van a emprender acciones".

Según Soros, más vale que el mundo se acostumbre a la idea de la crisis económica, porque seguirá "por lo menos por una década" antes de que vuelva a crecer de nuevo. En el interín, su plan consiste en la hiperinflación: "También, los gobiernos deben de crear más dinero, tanto interna como internacionalmente, por medio de una expansión masiva de los esquemas de Derechos Especiales de Giro del FMI, llegando hasta los billones de dólares". La única manera de evitar la deflación y depresión mundial, según Soros, es inducir primero su opuesto, la inflación, y después " reducirla cuidadosamente".

Soros está profundamente decepcionado por la caída en los precios del petróleo, ya que perjudica el plan a favor de la estafa de la energía verde: "Hubiera sido la copla perfecta. Se hubiera podido introducir efectivamente el impuesto al carbono y un piso al (precio del) petróleo, y evitado su caída, pero ahora que ha caído se va a tener que imponer un arancel a la importación para elevarlo".

Soros dice que el plan del "banco malo", para que los gobiernos compren basura tóxica, es necesario pero no adecuado. "Soros aboga por un esquema de nacionalización parcial, mediante la creación de un 'banco bueno' así como también un 'banco malo', aunque desviar activos sólidos de los bancos comerciales existentes hacia tal banco bueno, erosionara la riqueza de los accionistas". Esto es parte del plan que Gordon Brown intentó imponerle a Obama, para que nacionalizara los bancos angloamericanos como la base de un imperio global.

Soros alega que después "de tener una pequeña influencia" sobre Bill Clinton, ahora tiene confianza en que bajo Obama "por lo menos obtendré una audiencia". Sin embargo se queja de que "es difícil generar la voluntad política" para el esquema nacionalizador.