El gobierno de Obama continúa con el rescate de la "Gran Estafa" de Paulson

26 de marzo de 2009

24 de marzo de 2009 (LPAC).— EL "Public Private Partnership Investment Program" (PPPIP) que presentó el Secretario del Tesoro, Tim Geithner, no es más que una continuación de la estafa más grande en la historia del mundo, en la que se están robando el dinero de los contribuyentes estadounidenses para rescatar al sistema bancario en bancarrota. Bajo el PPPIP, el gobierno le prestará dinero a los fondos compensatorios y a otros especuladores para que le compren la basura tóxica a los bancos, con la cláusula de que no tienen que pagar los préstamos si los negocios no resultan redituables.

El problema del gobierno es simple: para rescatar a los bancos, tiene que pagarles muchísimo más de lo que se asienta en sus libros de contabilidad por esos activos y préstamos sin valor alguno. Al mismo tiempo, por razones políticas, tiene que pretender que está protegiendo a los contribuyentes, a los que en realidad les están robando en despoblado. Por lo tanto, el gobierno va a establecer mecanismos falsos que le permitan pretender que es el "mercado" el que está estableciendo el precio, cuando de hecho toda esto es una operación del gobierno.

A los bancos les encanta el plan porque van a poder echarle a los contribuyentes sus activos inservibles. Al gobierno le gusta el plan porque le da una pizca de pretexto político a su complicidad en este robo. Lo que queda por definirse en este punto, es quién va a querer comprar esta basura tóxica, y por qué. No importa lo que aleguen las partes, los compradores tienen que pagar un sobreprecio significativo sobre lo que están comprando, y aunque el gobierno va a cubrir la mayor parte del costo, aún así los compradores privados van a tener que poner unos cuantos centavos por cada dólar, que es de suponer que van a perder, a menos que se haga otro arreglo como serían honorarios por manejo de activos.

La nueva artimaña consiste de dos partes, una para comprar préstamos y la segunda para comprar valores. El programa de préstamos se administrará mediante la coporación federal que garantiza los depósitos de los bancos (FDIC), que sostendrá remates de paquetes de préstamos de los que se quieran deshacer los bancos. En el ejemplo que da el comunicado del Tesoro, un comprador privado podría pagar $84 para compra préstamos por un valor nominal de $100, pero el gobierno cubriría $78 dólares de esos, así que el comprador solo pagaría $6. Los préstamos se colocarían en un documento especial, que manejaría el comprador. El programa de valores operaría a través del mecanismo conocido como Term Asset-Backed Securities Loan Program (TALP), que financiaría a los gerentes de fondos profesionales para que compren y manejan los valores.

Según el Departamento del Tesoro, "el programa alentará en especial la participación de individuos, fondos mutuales, planes de pensiones, compañías aseguradoras y otros inversionistas de largo plazo".