Debemos retornar al propósito de Franklin Delano Roosevelt en 1944

28 de marzo de 2009

Lyndon LaRouche hizo las siguientes palabras introductorias, durante un almuerzo diplomático privado el 19 de marzo de 2009.

LYNDON LAROUCHE: Bueno, como muchos de ustedes saben, el 25 de julio de 2007, realicé una videoconferencia internacional en la cual alerté que nos encontrábamos al borde del comienzo de una crisis de desintegración general del sistema financiero del mundo entero. Y durante los tres días que siguieron, el proceso que yo había pronosticado, comenzó a ocurrir.

Ahora, el problema está en que este no es un suceso reciente; no es un error reciente. Ha habido errores recientes, pero fueron apilados sobre muchos otros errores de décadas. Es mas de hecho, puedo trazar esos errores desde el día en que falleció Franklin Roosevelt, y ese fue el primer error, que haya muerto. No debió haber hecho eso. Porque nos dio un sucesor terrible, Truman, quien hizo mucho para arruinar todo lo que había sido el propósito de Roosevelt.

Es importante que echemos una mirada hacia atrás ahora, porque la intensión de Roosevelt, nos recuerda lo que hemos hecho: Volteamos la situación, porque las élites financieras en los Estados Unidos, como también en Inglaterra, eran fascistas. De hecho los británicos crearon a Hitler, como también crearon a Mussolini. Ellos tenían un propósito: Este propósito por supuesto, entre otras cosas, era el de desarrollar una capacidad en Alemania, organizar a Alemania para que atacara y destruyera a la Unión Soviética. Ese era uno de sus planes. Ahora lo que sucedió, por supuesto, como me imagino que muchos de ustedes saben, es que fue otra cosa lo que sucedió. El Gobierno fascista de Francia, en ese momento, cerró un trató con los Nazis. Pero inicialmente, los mismos alemanes habían dicho que ellos no iban a atacar a la Unión Soviética hasta que el problema de Francia, en la retaguardia fuera eliminado, puesto que Francia seguía siendo una potencia militar importante en el continente. Y los alemanes no confiaban en los franceses. Así que por lo tanto, llegaron a un acuerdo con el gobierno fascista de Francia. Y de esa manera, a pesar de que la capacidad militar de las fuerzas francesas era superior a la de los alemanes en ese momento, lo que sucedió es que los fascistas en el Gobierno francés manipularon a los generales y manipularon a las tropas de manera que el Wehrmatch pudo penetrar obviamente, y así la nación se desmoronó. Y se desmoronó porque un país que elija a un gobierno fascista bajo esas circunstancias, es probable que se desmorone.

En ese momento, los británicos, que hicieron todo el trabajo para crear a Hitler —y a Mussolini, de antemano— y que al mismo tiempo tenían en los Estados Unidos a nuestra élite financiera, bajo el presidente Wilson, bajo el Presidente Coolidge, y demás; y nuestra élite financiera era tan nazi como los británicos, que estaban apoyando a los nazis.

Pero cuando sucedió lo de Pearl Harbor, el ataque de los japoneses, que había sido planeado originalmente por los británicos en los años 20. Puesto que a los británicos les asustaba que los Estados Unidos desarrollara una capacidad naval que ellos no pudieran controlar. De esa manera, en la negociación de armas de los años 20, acordaron darle a los japoneses la tarea de atacar y destruir Pearl Harbor. Y los japoneses estaban muy contentos de hacerlo, por dos razones: Primero que todo, el Príncipe de Wales había convencido a Japón de hacer la guerra contra China, cosa que continuó, como ustedes saben, desde 1894 a 1945; conflictos bélicos de tiempo en tiempo. Así que Japón, que ya estaba haciendo la guerra contra China, veía a los Estados Unidos como un enemigo que podía interferir en su guerra en China. De allí el ataque a Pearl Harbor. Pero el ataque a Pearl Harbor movilizó a los estadounidenses, de una manera que es similar a lo que sucedió recientemente en los Estados Unidos, por las estafas, por estas estafas gigantes que están llevando a los estadounidenses a odiar a la comunidad financiera, todo por esas estafas.

Entonces, para ese momento, Roosevelt tenía el control político de la situación, por el odio en contra de este procedimiento, y muchos fascistas se fueron a la clandestinidad y se cambiaron los nombres e ingresaron a nuevas organizaciones... para reaparecer más tarde, y ese elemento es el que domina hoy a los Estados Unidos, de arriba abajo, en especial bajo los dos gobiernos de los Bush. Y la familia Bush era una de estas familias pro nazis. ¡Y todavía es una de esas familias pro nazis!

Por lo tanto, ahora tenemos esta crisis, y que fue creada por este tipo de desbarajuste. Así que tenemos, con la élite financiera británica, el Imperio Británico —que no es el pueblo británico, es el Imperio Británico— y esta fuerza imperial que hoy dirige la mayor parte del terrorismo en el mundo, y gran parte del tráfico de drogas en al mundo hoy, se ha hecho extremadamente impopular. Mientras tanto, por la manera como están manejando la operación, han destruido de manera sistemática la capacidad de la economía física de los Estados Unidos, desde el día en que Roosevelt falleció; Truman comenzó a hacer eso inmediatamente. Porque ustedes tienen que entender, que el Imperio Británico no es amigo de los Estados Unidos; y los Estados Unidos, como nación, no es amigo del Imperio Británico. Quienes somos patriotas sabemos, que el Imperio Británico es nuestro enemigo. Y los británicos saben, que nosotros, los Estados Unidos, somos su mas grande enemigo mortal, si llegamos en algún momento a organizarnos para hacer algo al respecto, así como estaba listo para hacerlo Franklin Roosevelt.

Ahora, hemos llegado al punto en el que la economía del mundo está en ruinas; fue destruida. Fue destruida en especial desde 1968, más sin embargo el proceso no comenzó allí. Hemos llegado al punto, en el que el intento por mantener a este sistema resultó en una hiperinflación, se generó una burbuja hiperinflacionaria muy grande. Lo que yo pronostiqué el 25 de julio de 2007, era simplemente que habíamos llegado al punto en el que ¡era imposible, bajo el sistema existente, impedir la explosión de esta burbuja! Ahora, el problema es que la mayoría de los gobiernos del mundo, prácticamente todos los gobiernos del mundo, no entienden eso todavía, y no han aceptado esa realidad: que esta es una crisis de desintegración inevitable del actual sistema monetario y financiero de todo el planeta.

Miren como sucede la reacción en cadena: Vieron lo que pasó en China, lo que sucedió en Rusia, como resultado de estos acontecimientos. Creyeron que ellos se salvarían de esta. Creyeron que esto pegaría a los Estados Unidos y a mas nadie. Entonces le pegó a Rusia, a China, de manera muy fuerte. Y va a pegarle a otras naciones. Vamos hacia el caos. Vamos en dirección al momento hipotético en el que si no paramos esto, vamos a tener una guerra termonuclear. No porque exista un motivo para ir a la guerra. Sino porque en una crisis de desintegración, las acciones militares van a ser inevitables. Y en ese caso, se van a usar las armas nucleares: ¡Sin ningún motivo! Por ningún motivo real, sin tener un objetivo estratégico, por pura locura, porque nos estamos acercando a este tipo de circunstancias.

El problema que yo veo, el gran problema por el que estoy preocupado, es hacer que las naciones entren en razón y reconozcan que hay una solución para este proceso. Todo lo que tenemos que hacer, es crear un sistema de crédito para reemplazar el sistema monetario existente. No podemos, bajo ninguna condición, sobrevivir bajo el actual sistema monetario mundial. No podemos sobrevivir bajo los actuales acuerdos implícitos en el sistema monetario presente. Tenemos que intervenir por bancarrota al sistema monetario, una reorganización por bancarrota, y luego reorganizar eso con las naciones más grandes y con las que se unan en esto, para reorganizar el sistema como un sistema de crédito, no un sistema monetario.

Tenemos una situación de imperialismo y la mayor parte de la gente no sabe que cosa es el imperialismo; creen que los Estados Unidos son imperialistas. Los Estados Unidos no son imperialistas. El Imperio Británico es imperialista, eso es un imperio real. Si deseas entender que es un imperio, échale una mirada al Medio Oriente. El Medio Oriente es creación de Sykes-Picot por el Imperio Británico. Los británicos en el Medio Oriente ponen a los árabes en contra de los israelitas; ¡ellos organizan eso! ¡Eso está dirigido por los británicos! Los británicos dirigen todos los bandos. Excepto cuando las naciones entran en razón y no les siguen el juego. Y esa es, hoy, la situación en casi todo el mundo.

De manera que lo que se necesita es entender que el imperio es el actual sistema monetario y financiero, y los banqueros y los intereses bancarios, los intereses financieros que controlan eso. Este es el problema.

La solución al problema es como cortar la daga: Si someten al sistema, reconociendo que está en bancarrota: La suma total de la deuda existente, de los gobiernos, existente en el mundo hoy, es en demasía mucho mas que cualquier valor, que cualquier valor económico real, no existe modo alguno de que se puedan reorganizar las deudas del actual sistema monetario con algún tipo normal de reorganización, y salir de esta bien parado. Mientras no eliminemos el sistema monetario actual no hay esperanza para la humanidad. Caeremos en una era de tinieblas, como la del siglo 14 en Europa. Hacia allá es que nos dirigimos.

Ahora, el problema de los gobiernos, es que no entienden esto. No entienden que tienes que cambiar la naturaleza del sistema. Todos están entregados a la idea de los sistemas financieros, o los sistemas monetarios. Y esos no funcionan, bajo estas condiciones. Si tratas de defender y de mantener y reorganizar el sistema monetario, te vas a caer en un abismo: No habrá chance para ti.

La única solución es lo que yo he propuesto y es lo siguiente, y lo he propuesto en forma general: En Europa Occidental y Central no hay nada, allí no hay nada que hacer. Hay algunas personas que son interesantes y que es posible que hagan algo. Pero mientras el Sistema Monetario Europeo actual exista, no hay nada que pueda hacer nación alguna de Europa Occidental y Central. ¡Porque todas se vendieron al sistema! Al sistema de Maastricht, el sistema británico. Por lo tanto, no puedes acudir a ellos. Acudes a estos gobiernos, les hablas, pero no van a hacer nada. Alemania no va a hacer nada. En Italia tienes algunas personas que son personas interesantes. Ellos van a pensar que hacer, pero no van a poder llevarlo a cabo. Probablemente Francia es el país que tiene más posibilidades de romper con esto, desde el punto de vista de la situación de Europa Occidental y Continental. Pero tampoco va a hacer nada, no para cambiar el sistema. Van a resistir. Van a salir con buenas ideas. Pero no van a llegar al corazón del problema.

En este planeta hay cuatro naciones que podrían ser líderes, juntas, para forzar el cambio que se tiene que hacer. Estas son los Estados Unidos, Rusia, China y la India. Estas, en conjunto, representan el poder necesario para que la reorganización se lleve a cabo. Y la reorganización sería retornar a los días de Franklin Roosevelt. El objetivo de Roosevelt era, en la Conferencia de Bretton Woods de 1944, no era irse con Keynes. Roosevelt era enemigo de Keynes. Truman era amigo de Keynes. Roosevelt era enemigo del colonialismo y del imperialismo. Truman era amigo del imperialismo. Y él, innecesariamente, comenzó una guerra con la Unión Soviética, o una medio guerra, de manera de tratar de controlar este proceso.

Volvamos al propósito que tenía Franklin Roosevelt en 1944. Claro, el falleció en abril de 1945, pero volvamos a su conferencia de Bretton Woods. ¿Cuál era su objetivo? Ese del cual habló en numerosas ocasiones. El propósito que tenía cuando le dijo a Winston Churchill: "Winston, cuando acabe esta Guerra, ¡ya no va a existir el Imperio Británico! El imperio va a terminar. Vamos a tomar esta máquina enorme, esta máquina de guerra que construimos para la guerra, y vamos a dedicarla a la producción de riqueza. Y vamos a tomar esa producción de riqueza reconvirtiendo esa maquina de guerra, nuestra máquina económica de guerra, para echar a andar la reconstrucción de naciones que fueron desbaratadas por la guerra, y naciones que fueron colonias o medio colonias. Y vamos a liberar a estas naciones de su condición de medio colonias, con el poder enorme que tenemos gracias a esta máquina de guerra, si la transformamos de tal forma que sirva a las necesidades del desarrollo industrial". Esa era la política de Roosevelt: Roosevelt peleó contra Keynes, porque sabía que Keynes era un fascista. John Maynard Keynes era un fascista; le decían liberal, ¡era liberalmente fascista! Está muerto, pero a pesar de que está muerto todavía apesta.

Entonces lo que pasó fue que nos metimos en este sistema, este sistema monetario que en realidad era dirigido por los británicos, en un momento en el que los Estados Unidos eran la potencia superior en el mundo. De manera que los Estados Unidos, en cierto sentido, bajo Truman, hizo una especie de revolución con la ayuda de los británicos, como Bertrand Russell. Las ideas de Bertrand Russell de un ataque nuclear preventivo sobre la Unión Soviética, era una parte fundamental de esta operación.

Así que nos metimos en este sistema, paso a paso: Por ejemplo, el asesinato de Kennedy. ¿Quién piensan ustedes que asesinó a Kennedy? ¿Creen ustedes que fue un asesino solitario? ¡No! Fueron algunas personas de España, con patrocinio francés, que estaban trabajando en contra de De Gaulle; y la misma gente que asesinó a Kennedy ¡era gente a la que se le había asignado asesinar a De Gaulle! Y entraron por México, llegaron a Texas y asesinaron al Presidente de los Estados Unidos. Y ello significó un cambio en la política de los Estados Unidos, porque Johnson estaba aterrado de que el podía ser el próximo.

Luego pasamos por un proceso de cambio: Pasamos por el cambio de la guerra de Vietnam, la guerra de Indochina. La Guerra de Indochina fue un acto de locura, que fue orquestado con un fraude. Así que nos hundimos allí. Comenzamos a degenerarnos. Nuestra economía comenzó a degenerarse. Para 1968, ni siquiera llegábamos al equilibrio en términos del mantenimiento de la infraestructura económica básica: O sea, que estábamos perdiendo más infraestructura por desgaste, que la nueva que estábamos creando. Así que desde el 68 entramos en crisis.

Los británicos dirigieron una operación en 1967: Hundieron la libra esterlina, a fin de crearle una crisis al dólar.

Desde el 68 en adelante, nos volvimos locos. Enloquecimos en contra de De Gaulle, enloquecimos en contra de cada institución; se introdujeron políticas dementes. Y luego, el mismo elemento fascista, los mismos elementos, las mismas familias, el mismo grupo de intereses, que habían sido los financistas de Mussolini y de Hitler en los Estados Unidos, durante los años 20 y 30 se hicieron del poder. E impusieron una política por medio de la cual arruinamos la economía de los Estados Unidos. La destruímos a finales de los 1970. Anduvimos dando bandazos hasta 1987: Hubo un colapso de Wall Street que fue tan grande como el ocurrido en Wall Street en 1929.

Ellos no se rindieron: Siguieron con un sistema mucho más demente, bajo Alan Greenspan. Y continuamos destruyendo nuestra economía, destruyendo la economía del mundo. Y ahora hemos llegado al punto en que llega a su fin, con una enorme explosión hiperinflacionaria, que está creciendo en estos momentos en todo el mundo. Y lo que ustedes ven en estos números del salvataje es una explosión hiperinflacionaria que ya está en proceso.

Y ahora, ¿que vamos a hacer? Estados Unidos debe acudir a Rusia, y se que hay círculos en Rusia que realmente no entienden esto plenamente, pero están abiertos a la discusión. Tenemos un problema en China. China necesita un acuerdo, bajo el cual pueda estabilizarse. Si Estados Unidos y Rusia llegan a un acuerdo sobre una plan, éste puede llevarse a efecto. Y si China y Rusia y Estados Unidos se unen, India también lo hará. Y si ellos se unen, muchas otras naciones en Asia se unirán.

Simplemente, lo que vamos a hacer es lo siguiente: Vamos a alentar un sistema de crédito estatal, que está contemplado en la Constitución de los Estados Unidos. En la Constitución de los Estados Unidos se establece que no se puede legalmente emitir moneda, sino solo con la aprobación del Congreso, la Cámara de Representantes y la Presidencia. No se puede llevar a cabo ningún tratado o acuerdo entre los Estados Unidos y cualquier otra nación sino bajo el mismo tipo de arreglo. Haces una negociación para un tratado, te diriges al Congreso para tener su aprobación, y en particular a la Cámara de Representantes. Si eso es aceptado entonces se lleva a efecto. Para emitir moneda se hace la misma cosa. Ahora eso lo que quiere decir es crédito estatal: un sistema de crédito que es controlado por el Gobierno, por el Gobierno nacional. Lo que tienes que hacer es lo que ya hizo Roosevelt, establecer un sistema de tipos de cambio fijo. Tienes que congelar los valores relativos de las monedas de varias naciones, de manera de no tener una fluctuación de las tasas de interés que causan tendencias inflacionarias. Luego tienes que llegar a un acuerdo, a un tratado de común acuerdo, sobre proyectos de desarrollo de largo plazo que son necesarios para la humanidad, y tienes que llegar al objetivo de Roosevelt para convertir a las Naciones Unidas en lo que él se empeño que fueran, un grupo de Estados nacionales soberanos, Estados nacionales soberanos de modo independiente, que estuviesen unidos por un sistema de crédito, no por un sistema monetario, en el cual las gobiernos votaran a favor de su participación; en donde los gobiernos se reunirían para juntos mantener en equilibrio la creación del crédito, de manera de no tener un desbocamiento de la deuda en esta situación.

Eso quiere decir, que para reconstruir este planeta, no solo es suficiente construir industrias, tenemos que construir mucha infraestructura. Por ejemplo, un sistema ferroviario moderno, a diferencia del que tenemos hoy. Además quiere decir, sistemas de levitación magnética. También, sistemas de electricidad, quiere decir muchas plantas nucleares, porque hay muchos problemas en este planeta que no puedes resolver sin energía nuclear. Porque las otras formas de energía no son adecuadas para nuestras necesidades. También tendrán que construir sistemas de gestión de agua, así como sistemas de transporte masivo. Debemos unir los continentes: Eurasia, Africa y las Américas deben unirse a través de vías ferroviarias, lo cual sería un factor muy importante en todo esto, de manera que podamos desarrollar todas las partes de este planeta. Y si tomamos la decisión de hacer esto, y si por ejemplo tomamos hoy esa decisión, en cierto sentido estaríamos saliendo de este desastre que amenaza hoy la existencia de las naciones.

Lo que tenemos que hacer, es llegar a este tipo de acuerdos, y tener buena fe. Si esto lo inician las cuatro potencias que he indicado Estados Unidos, Rusia, China y la India, con un acuerdo de equidad, otras naciones inmediatamente se unirían. Estarían deseosas de unirse. Las naciones africanas dirán "saquemos a patadas a los británicos"; los africanos lo van a aplaudir. Porque Africa lo que necesita son proyectos de infraestructura que le permita comenzar a desarrollarse. China dio un paso en esta dirección con algunos de estos contratos, poniendo infraestructura a cambio de materias primas. Esa es una política cuerda, es una política justa. Con eso podemos ir más allá, pero lo que necesita Africa primordialmente es infraestructura: necesita energía. Agarren uno de estos estudios del continente africano hechos desde un helicoptero. Esto se hizo mapeando cada sección de Africa, para un estudio especial que hoy está disponible al público: ¡Miren a Africa, desde el cielo, a nivel de un helicoptero! ¿Cuántos sistemas ferroviarios pueden ver? ¿Cuántos sistemas de alta tecnología ven ustedes? ¡A Africa la están explotando y saqueando y ella no tiene medios propios para poder defenderse! Tiene agricultores y un área agrícola muy grande. Pero no tiene medios para proteger a los agricultores de los insectos, de las enfermedades, y de otras cosas. Así que si ayudamos a Africa, con un sistema masivo de transporte y energía, entonces tendrá los medios para poder desarrollarse por sí misma.

Y esa es la misión emblemática. Nos tenemos que encargar de la parte de la infraestructura, y construir el tipo de infraestructura que fue la base para lo que Roosevelt se proponía: Un planeta sin colonias, un planeta que se fundamenta en Estados nacionales soberanos, como quería Roosevelt que fuesen las Naciones Unidas; un planeta que usa alta tecnología para darle la posibilidad a las naciones de que desarrollen su territorio y a su población; para construir infraestructura económica básica con la cual podamos desarrollar las tecnologías de las industrias locales y la agricultura. Eso lo podemos hacer. Y si decidimos hacer eso, entonces, en cierto sentido, la crisis que amenaza a nuestro planeta en estos momentos llegaría a su fin. No va a eliminar los problemas, pero va a parar la degeneración, y nos pondrá de regreso en el camino del crecimiento.

Y Roosevelt tenía el propósito correcto, la vision correcta. Desafortunadamente cometió un error muy grade: falleció. Y Truman tomó el poder. Truman era un agente británico. Y lo que ven ahora en Estados Unidos, lo que ven de estos enormes salvatajes, esas estafas, ven a las mismas organizaciones, que ya conocemos de los años 20 y 30, las organizaciones que en los Estados Unidos, las organizaciones de mucho dinero que apoyaron a Mussolini y luego a Hitler, del mismo modo que los británicos apoyaron a Mussolini y a Hitler, estas organizaciones manejan a los Estados Unidos ahora mismo, y lo estuvieron haciendo bajo el Gobierno de Bush. Los estadounidenses se están enfureciendo: ¡Quieren matar a estos tipos que recibieron el dinero del salvataje! Cuando un pueblo es incitado, como se está incitando al pueblo estadounidense, y otros pueblos en el mundo son incitados, los que son son optimistas se espabilan más rápido.

Ahora nos encontramos en una situación en la llegó el momento para el cambio: No les puedo decir la fecha en que ese cambio se sucederá, pero creo que nosotros, como naciones, como representantes de naciones, como patriotas de esas naciones, si acordamos que este es el paso que debemos dar, el tipo de paso que tenemos que dar, entonces creo que si va a suceder. Pero tenemos lograr que esas naciones claves que juntas representan un gran poder, concuerden en una política, la de impulsar lo que fue el objetivo trazado por Franklin Delano Roosevelt, en especial en 1944. En ese momento, ese propósito fue algo sobre lo cual, en principio, la gente estuvo de acuerdo. Y si echamos eso a andar, yo no creo que nada pueda pararnos.

Gracias.