El fascista Soros pide una 'reasignación global' de activos según el modelo de Keynes

28 de marzo de 2009

27 de marzo, 2009 (LPAC)— El agente británico George Soros dijo hoy en una conferencia que se realizó en la New America Foundation, en Washington: "He estado impulsando la idea de los DEG [Derechos Especiales de Giro del FMI—ed] a muy gran escala, para el G-20 y mas allá. Los DEG son en efecto una creación internacional de dinero". Soros terminó la conferencia alabando a John Maynard Keynes, principal adversario británico de Franklin Delano Roosevelt. El corresponsal del Finantial Times, Martin Wolf, comenzó la conferencia del mismo modo, y tanto Keynes, como Wolf, una moneda global y también Soros, fueron alabados por más o menos una docena de economistas a lo largo de todo el evento.

El mas directo fue Clyde Prestowitz, quien fue asesor del Departamento de Comercio en la Presidencia de Ronald Reagan, y que promovió "lo que Keynes propuso en Bretton Woods... ponerle un impuesto a las naciones con superávit crónico mediante aranceles" y DEGs. Cuando un representante de la EIR desde el público lo desafió con una pregunta sobre las batallas entre FDR y su enemigo Keynes, Prestowitz respondió: "Si, FDR ganó y Keynes perdió, y eso nos ha dado lo que tenemos hoy [!]", para continuar impulsando las mentiras de la City de Londres.

A pesar de la objeción de algunos economistas presentes y de Bernard Schwartz, financista de la conferencia y ex presidente ejecutivo de la Loral Corp., la conferencia dominada por Wolf, Soros y los británicos giró enteramente alrededor de llamados para una "reasignación global de activos" —volver a "equilibrar" las carteras de las instituciones financieras, entre activos tóxicos y otros, si es que hay— y la transferencia del ingresos entre naciones, en base a los planes keynesianos, mientras que al salvataje a los bancos que se lleva a acabo en los Estados Unidos, no le daban importancia y la consideraban como un hecho consumado. Tanto Soros, como Wolf y Prestowitz apoyaron de manera "absoluta" la creación de una nueva moneda global de reserva, confiando en que la reciente publicación del Banco de China"llevara a los Estados Unidos a apoyar esto". Otro orador apoyó el llamado que hiciera Joseph Stiglitz el 24 de marzo para dale poder al "concejo económico de las Naciones Unidas".

No hay ningún duda de porqué en días recientes Lyndon LaRouche dijo que en la próxima reunión de G-20 el 2 de abril en Londres no se llegaría a nada, en tanto que Gordon Brown, Primer Ministro británico, y los agentes británicos como Soros andan como locos promoviendo "el retorno de Keynes" por todo el mundo, en la víspera de esa reunión.