La 'Comisión Stiglitz' de la ONU pide un sistema de monedas globalizado

30 de marzo de 2009

30 de marzo de 2009 (LPAC).— Una Comisión de Expertos de las Naciones Unidas pidió un nuevo sistema globalizado para regular las monedas. La propuesta de una moneda globalizada, promovida como una forma de ayudar a las naciones en desarrollo, es en realidad un ataque en contra de Estados Unidos, la soberanía nacional y el desarrollo económico mundial.

La propuesta está contenida en un informe preliminar de un organismo de la ONU que preside Joseph Stiglitz, conocido como Comisión de Expertos sobre Reformas a las Finanzas Internacionales y las Estructuras Económicas. Su llamado por un nuevo sistema de reserva global se formula con on retórica sobre la necesidad de más estímulos, nuevas facilidades de crédito especialmente para los paises en desarrollo fuertemente golpeados, y un "Nuevo Trato global", pero hecho a la medida de las necesidades y capacidades individuales de cada país.

El informe Stiglitz le echa combustible a la campaña inspirada por los británicos de alejar a China, Rusia e India de la propuesta de LaRouche para un Acuerdo de las Cuatro Potencias, e inducirlos en una artimaña globalizada de las finanzas angloholandesas.

La semana pasada, el gobernador del Banco Popular de China, pidió reemplazar el sistema actual por una moneda de reserva "supersoberana", basándose en la propuesta de John Maynard Keynes de 1944 de una moneda, conocida como el Bancor, con base en el valor de 30 bienes representativos. El directivo del banco propuso llevar a cabo ésto, mediante la expansión del uso de los Derechos Especiales de Giro (DEGs), una divisa substituta creada por el FMI en 1969.

Unos días antes de las sensacionales declaraciones del gobernador del banco chino, Stiglitz había sido el orador huésped en el Instituto Hanqing de la Universidad Renmin —un instituto que él ayudó a crear y del cual es decano honorario— donde habló sobre "China y la globalización" en la que le urgía a China a "compensar las deficiencias de los Estados Unidos". El 16 de marzo, Stiglitz había estado en Shanghai, en donde criticó la noción de que una sola moneda única pudiera servir como moneda de reserva. "El sistema de reserva del dólar es parte del problema" le dijo a su público. En vez de esto planteó el establecimiento de un "sistema global de reservas" que le permita a un país usar la moneda de otro país, refiriendo como modelo al acuerdo de canje regional Chiang Mai entre los países del Este Asiático.

A fines de mayo se va a dar a conocer la versión final de las recomendaciones de la comisión de la ONU, justo días antes de una importante conferencia de la ONU sobre reformas financieras, a celebrarse del 1 al 3 de junio en Nueva York.

Cuando un diplomático asiático le preguntó esta semana sobre este plan, Lyndon LaRouche respondió: "Es una locura. China está asustada. El desplome de la economía de exportación está arrojando a sus pobres de regreso a las zonas rurales, y ahí no hay nada para ellos. Están buscando desesperadamente algo, pero esto es una locura y empeoraría las cosas".