Utilizan Twitter y Facebook como amenaza estratégica en contra de los estados nacionales

21 de abril de 2009

17 de abril de 2009 (LPAC).— Las protestas recientes en Moldavia, que se tornaron violentas, perpetradas en su mayor parte por unos 10,000 jóvenes universitarios, que llegaron de varias partes del interior del país y de países vecinos, como Rumania y otros más alejados en Europa, se está calificando como la "Revolución Twitter". Evgeny Morozov, en artículo firmado en la revista Foreign Policy le dió este nombre a las turbas que se juntaron súbitamente y congregaron a 10,000 manifestantes en la plaza central de la capital de Moldavia, un día después de que el Partido Comunista gano una mayoría en las elecciones parlamentarias.

Morozov, nacido en Bielorusia, actualmente forma parte activa del Instituto Sociedad Abierta (Open Society Institute) de Nueva York, de George Soros y es miembro de la junta del Programa de Información del Instituto Sociedad Abierta, creado para estudiar cómo usar internet para facilitar "los movimientos democráticos" en las "sociedades cerradas", para derrocar "regimenes autoritarios". Nombra cuatro de estos llamados estados autoritarios en los que se está enfocando el Programa de Información del ISA: Tajiquistán, Moldavia, Siria y Tailandia, jactándose en su blog de que estos "son lugares que yo visito frecuentemente", estudiando las oportunidades que presentan la tecnología de la información y las redes de internet para derrocar estos "regimenes autoritarios". (No debe verse como mera coincidencia que las protestas violentas en Tailandia, escenificadas por el movimiento Frente Unidos por la Democracia en contra de la Dictadura, le hayan pisado los talones a los disturbios en Moldavia por solo una semana).

En su artículo en Foreign Policy, Morozov cita los disturbios recientes en Grecia, que después se extendieron por toda Europa, como otro de los ejemplos recientes de cómo se usaron los Twitter para incitar las "turbas relámpagos" o "protestas espontáneas pero enlazadas por la red", que, alega en otro artículo titulado "Alborotadores del mundo, uníos" (aparecido en The Economist), es ahora el nuevo método de protesta que reemplaza a las protestas preparadas con antelación, pasadas de moda aparte las cumbres económicas y cosas por el estilo, como las que recordamos de Génova y Seattle.

El artículo de Morozov en el FT cita estudios llevados a cabo por el Centro Berkman en la Universidad de Harvard, sobre el uso de la "tecnología" en la Revolución Naranja de hace cinco años en Ucrania, patrocinada por Soros. Al final del artículo, escribe muy sugerentemente, que estas protestas en Moldavia "presentan una caso de estudio interesante que espero que instituciones académicas como el Centro Berkman de Harvard y otros, retomen y examinen en detalle". En un blog, llamado Democracia Abierta, con base en Gran Bretaña, Morozov también menciona el Centro Berkman por Internet y Sociedad, un centro de peritos en la Universidad de Harvard, que, "está realizando modelos econométricos de gran escala para observar cómo el acceso a internet está correlacionado con la inestabilidad política". Su estudio encontró que "un aumento en la disponibilidad de teléfonos celulares aumenta la probabilidad (al menos como la percibe el publico) de que el gobierno pudiera ser derrocado por medios violentos".

El informe de Harvard cita la Teoría de Flujo en Dos Pasos de paul Lazarsfeld (socio del cibernético Kurt Lewis, el padre intelectual de los Loconómicos Conductistas actuales), que clasifica el efecto de los medios de comunicación sobre la sociedad, mediados a través de "líderes de opinión" diversos, donde cada uno posee una red de "individuos en contacto social con el líder de opinión". El folleto de LPAC "¿Está el diablo en tu computadora?" publicado en 2007, documenta la larga historia de uso de este tipo de "ingenieria social" y "sicología de grupo" para poner en jaque la estabilidad de los estados nacionales soberanos. Véase en especial "INSNA: 'sirvientas del colonialismo británico" de David Christie. Este documento ofrece material de inteligencia de fondo para los estados nacionales que quieren proteger la estabilidad de sus gobiernos de estas 'revoluciones democráticas' de las redes cibernáutas de George Soros, que ahora libran una ofensiva de destabilización a nivel mundial.