Parar los servicios de salud estilo nazi, es una cuestión existencial

9 de may de 2009

9 de mayo de 2009 (LPAC).— Lyndon LaRouche lanzó hoy una campaña total en contra de las propuestas de servicio de salud estilo nazi que están presentado miembros del gobierno de Obama. "Esta no es una campaña política ordinaria" dijo LaRouche. "Este es un problema existencial para los Estados Unidos, y el estado de la humanidad exige que sea derrotada esta maldad. Cualquier cosa que esté orientada hacia estas propuestas de recortes en el presupuesto, que miden las vidas humanas en términos de dólares y centavos, y declaran a sectores enteros de enfermos y ancianos como 'comensales inútiles', es una violación a los derechos humanos".

El bando de Obama está disgustado conmigo, comentó LaRouche, debido a mis ataques. Pero están equivocados. Deberían estar agradecidos. Pero, asi es la vida.

LaRouche respondió así a una serie de propuestas que está haciendo el director de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB, en inglés) Peter Orszag, en particular, que tienen el objetivo de aplicar nuevas medidas de "eficiencia de costos" en el servicio de salud, con el fin de recortar $700 mil millones de dólares en los costos de los servicios de salud en Estados Unidos. En sincronía con esta campaña, sectores prominentes del Partido Demócrata, y hasta el mismo Presidente, están sacando a flote la idea de crear una "comisión independiente" que decida sobre las medidas para recortar los costos en los servicios de salud, Medicare, y Medicaid, a nombre de la responsabilidad fiscal y de pagar solo por una atención "efectiva".

Esta forma de considerar la salud fue denunciada muy claramente por el finado doctor Leo Alexander, un siquiatra que fue el principal asesor médico del equipo de la fiscalía de E.U. en el juicio en contra de los doctores nazis en los Juicios de Nuremberg. En 1949, el doctor escribio en la revista New England Journal of Medicine que "los pequeños inicios" de los crimenes monstruosos que se cometieron en contra de los enfermos en la Alemania nazi, fueron un "cambio sutil en" en las prioridades, "aceptar la actitud... de que haya tal cosa como una vida que no vale la pena vivir". Una "filosofía utilitarista", continuó, "nos pone en la senda de estos crimenes monstruosos".

En las últimas décadas este enfoque "utilitarista" ha invadido crecientemente la práctica médica en E.U., en especial desde que se introdujeron en 1973 las Organizaciones de Mantenimiento de la Salud (HMO, por sus siglas en inglés). Pero ahora, con el argumento de que se necesita "ahorrar dinero" enmedio de la crisis de desintegración económica y financiera, este enfoque está cobrando fuerza. ¿De qué otra manera se le puede llamar a un análisis que mide la vida como "Años de Vida con Ajuste de Calidad", que se calcula en $100,000 dólares al año?

De hecho, LaRouche argumenta, el problema básico con el cuidado médico en Estados Unidos es el costo de reglamentar y manipular a los doctores y las instalaciones médicas. Los costos administrativos, impuestos por las compañías aseguradoras, y en particular por las HMO, de manera conservadora representan más del 25% de los costos de los servicios de salud. Sin embargo, el gobierno de Obama no planea hacer casi nada para reducir estos costos.

"Es tiempo de eliminar todas las HMO, y regresar a las normas de la [antigua ley de atención médica] Hill-Burton de proporcionar instalaciones médicas adecuadas para atender a la población", insistió LaRouche. "Podemos ahorrar dinero eliminando las HMO, que no son más que parásitos que se alimentan del sistema".

"Si establecemos un sistema de Medicare para todos, podremos atender a nuestra gente", agregó LaRouche. "No se pude tolerar la medicina estilo nazi".