LaRouche exige justicia para David Kellerman

11 de may de 2009

11 de mayo de 2009 (LPAC).— El pasado miércoles 6 del presente, Lyndon LaRouche emitió una declaración para exigir justicia para el ex presidente ejecutivo en funciones de Freddie Mac (como se conoce a la Corporación Federal de Préstamos Hipotecarios), David Kellerman. Como lo subrayó LaRouche, las cuestiones políticas con relación al caso se debaten públicamente en los medios relacionados al caso. No hay motivo evidente para un suicidio en este caso, pero si hay motivo para impedir que se conozcan las opiniones de Kellerman. El sujeto está muerto, probablemente asesinado. Merece justicia. Su derecho a la justicia es prioritario. Porque hemos tenido la experiencia de la injusticia, tenemos especial idoneidad para expresar nuestras concepciones en esta materia.

Lo que dio pie a la declaración de LaRouche fue la cobertura de prensa sobre el caso en los medios informativos nacionales, como los artículos del Washington Post y el Wall Street Journal ese mismo día. El Post informa que Kellerman no dejó ninguna nota y que no se ha revelado ninguna motivación, por lo cual el diario califica su muerte como "suicidio aparente".

EIR contactó a Lucy Caldwell, vocera de la Oficina de Información Pública de la Policía del Condado de Fairfax, quien dijo que la "investigación continúa". Nancy Bull, de la oficina forense, dijo que la autopsia ya se realizó, pero pero que esperan aún los resultados de las pruebas de laboratorio, lo cual podría tomar varias semanas. En tal sentido, dijo, "la causa y la manera [de la muerte de Kellerman] están pendientes" aun.

Mientras tanto, las cuestiones políticas en torno al caso siguen saliendo a la superficie. El Washington Post informó que el contralor de Freddie Mac presionó a la compañía para que no escondiera información en un caso judicial federal, debido que ello podría agregar unos $30,000 millones de dólares al costo del prgrama de vivienda del gobierno de Obama. Una fuente dice que Kellermann se "sentía presionado" para que no diera esa información, que él sentía como su deber aportar. Varias personas dijeron que tomó el enfrentamiento con los contralores de modo personal.

Posteriormente, Freddie Mac concluyó que no tendría que asumir pérdidas, pero quería una confirmación de parte de la Comisión de Valores (SEC) de que su contabilidad estaba correcta. Kellermann preparó un memo a la SEC para introducirlo en el proceso, en el cual Freddie Mac presentaría su interpretación y revisaría otras posibles interpretaciones de contabilidad.

La Agencia Financiera Federal de Vivienda (FHFA, por sus siglas en inglés), que supervisa la relación de Freddie Mac con la SEC, tomó interés porque uno de los métodos alternativos de contabilidad que Kellerman contemplaba revisar, era el que actualmente se emplea en Fannie Mae (como se conoce a la Asociación Federal Nacional Hipotecaria). Freddie Mac se preparaba para argumentar que no podía emplear ese método de contabilidad. Algunos funcionarios de la FHFA y de Fannie Mae se preocuparon de que una declaración tal por parte de Freddie Mac, podría llevar a la SEC a dudar que Fannie Mae estuviese llevando una contabilidad apropiada. Fannie Mae también participó en la elaboración del plan de ivienda del gobierno de Obama y utilizando razonamientos separados, había concluido que no tendría que asumir pérdidas. Si Fannie Mae tuviese que reportar las pérdidas, éstas sumarían miles de millones de dólares.

La FHFA le pidió a Freddie Mac que se brincara las regulaciones de la SEC, presentándo un "informe preliminar" a la SEC que no contemplara otros métodos alternativos de contabilidad, sino únicamente el propio. Kellermann y el equipo de contadores de Freddie se negaron. De acuerdo a las regulaciones de la SEC el dicho informe debe incluir un planteamiento de "las posibles respuestas alternativas consideradas y rechazadas". Luego de varias semanas de recibir las presiones de la FHFA, Freddie Mac finalmente aceptó declarar que su enfoque propio era el correcto, pero que su interpretación no invalida el hecho de que Fannie Mae siga con su enfoque alternativo.

El 21 de abril, la SEC aprobó el punto de vista de la FHFA. Freddie Mac no tendría que asumir las pérdidas, ni tampoco Fannie Mae. Aunque otros quedaron contentos con el encubrimiento de la SEC, se dice que Kellerman no.

Esa noche, Kellerman dijo que saldría al día siguiente. Su superior, el presidente en funciones de Freddie Mac, John Koskinen, sugirió el resto de la semana, cuando menos. Diez horas más tarde, a las 4:48 A.M., su esposa llamó a la emergencia 911. había encontrado a su esposo colgado en el sótano.

La interrogante es ¿qué más sabía David Kellerman que los círculos influyentes no querían que revelase?