Caricatura del Washington Times se hace eco de LaRouche sobre el complejo de Nerón de Obama

24 de may de 2009

22 de mayo de 2009 (LPAC).— En su sección de opinión del domingo 17 de mayo, el Washington Times publica una página entera de caricaturas, que se hacen eco de la caracterización que hace LaRouche de Barack Obama como Nerón. Claramente alguien decidió irse con la certera evaluación de LaRouche sobre Obama, hecha pública por primera vez el 5 de abril.

Las caricaturas pintan a Nerobama como sigue: "Con el sobrenombre de 'El Elegido', procuró acabar con las guerras de Cloddius [bush] y llevar a cabo su consigna de 'Todo hombre un plebeyo, menos uno' ". Caracterizan el estado de la república: "La República estaba dividida en lo político. Los servidores públicos desde los magistrados hasta el Senado se volvieron intolerablemente divididos, autocráticos y corruptos. La mitad de la población era demasiado pobre como para incluso pagar impuestos que fueran efectivos. En la medida en que la población sufrían desazón y presiones financieras, muchos se dieron cuenta de que su religión se había degradado a ritos y superticiones, no satisfacía el deseo de ver lo divino en el prójimo. [Pintan a Nancy Pelosi como una mentirosa como Pinocho y se refieren a ella como Pelosii sannia (alquien que hace muecas). Pan y circo: en la medida en que creció su dependencia del apoyo imperial, los ciudadanos se vieron inducidos cada vez más fácilmente a la causa del emperador, o simplemente se volvieron pasivos con los entretenimientos populares".

Luego describen los primeros 100 días de Nerobama. Pintan a Obama tocando un arpa con una corona de laurel. "El emperador apareció en un momento en que una mayoría de la población estaba lista para ser guiada por un visionario artístico". Un edificio, que identifican como "Creditus", se consume por las llamas. "Acusado por sus enemigos de iniciar un fuego desastroso, de hecho el emperador estuvo muy "presto" a combatirlo, pidiendo prestados hasta 190 mil millones de cubetas de agua en un intento por extinguir las llamaradas". Continuan: "Al principio se redujeron muchos excesos odiosos, pero se volvieron más difíciles de controlar en la medida en que se prolongaron las guerras en contra de Talibanii y Alcaedii. Muchos criticaron al emperador por lo que sintieron era la infuencia desmedida de sus dos guías más importantes, un financiero estóico y un revolucionario muerto aunque volátil". Estos dos últimos fueron identificados como "Soros" y "Olinscius" [alinsky].

En cuanto al público: "Aunque la historia mira con sospecha los excesos despóticos a los que invitaba la devoción insensata de la turba, vemos ahora que el fenómeno de Nerobama fue un síntoma de las calamidades de la sociedad Americana, no una causa". Pintan a una multitud gritando "¡Salve! Nerobama" lo que signfica "Salud" por "Heil! Nerobama". Los brazos de la multitud están extendidos como en el salud nazi. Después pintan a un individuo preguntando "¿Dónde está el fuego?". La narrativa agrega: "La guardia pretoriana le hace frente rudamente a cualquier impedimento a la visión del emperador". En la siguiente escena, con cuchillos, flechas y lanzas en su cabeza, se pregunta "¿Dónde está el doctor?". La caricatura termina: "El reino de Nerón terminó en una revuelta civil violenta y cuatro emperadores en un año. Por supuesto, una cosa así no puede suceder nunca en la 'América Constitucional', Dios mediante". La única objeción a esta caracterización de Nerobama es de un individuo que dibujan como un mono, quien dice, como muchos de los que objetaron la caracterización de Obama como un Nerón narcisista que hizo LaRouche :"¡Oigan! No es justa esta analogía, amigos! El presidente no es un matricida o un pervertido como Nerón. Dejen de molestar!".