Se apresura la "reforma" a la salud de Obama para evitar la oposición

29 de may de 2009

27 de mayo de 2009 (LPAC).— La Casa Blanca de Obama está presionando para que se apresure la presentación y aprobación en el Congreso de su "reforma a la salud" mucho más rápidamente de lo que se dan cuenta la mayoría de los estadounidenses, y para mantener en la oscuridad los detalles el mayor tiempo posible en este proceso, dado que en la medida en que se conozca que el plan incluye negar fascistamente servicios de salud, se generará una fuerte oposición.

Obama tiene contemplado dar un discurso por internet dirigido a las "reuniones domiciliares a nivel nacional" el 6 de junio, para tratar de generar una base de apoyo a su demanda de "reformar" los servicios de salud. Se supone que ese discurso se pronunciará a menos de una semana después de que se presente el "informe final de los depositarios de los servicios de salud" (esos, como las HMO y las asociaciones médicas, que se supone recortarán los costos y el cuidado) prometido por la Secretaria de Salud Kathleen Sibelius para el 1 de junio. Luego del llamado nacional de Obama, unos días después o una semana, el senador Max Baucus y otros van a presentar el proyecto de ley sobre recortes en los costos de los servicios de salud en el Senado.

Baucus ya ha tenido tres "reuniones de trabajo" a puerta cerrada de casi todo el día para preparar la legislación; aunque doctores activistas entrevistados por Bill Moyers en la estación de radio National Public Radio el 22 de mayo dijeron que "no hay plan", lo que significa que el plan de Obama todavía es un secreto hasta para los miembros más activos e involucrados en la población. Media docena de miembros y de los equipos tanto de la Cámara de Representantes como del Senado han estado sosteniendo reuniones cada viernes, durante semanas, con Obama, Orszag y otros en la Casa Blanca, y después entre las dos cámaras para "sacar adelante el paquete de salud". Sin embargo algunos de los participantes regulares en estas reuniones informan que desconocen que impuestos se están considerando para cubrir el pago por extender el seguro para 50 millones de no asegurados. Se ha oscurecido deliberamente este problema con la circulación constante de muchas propuestas y rumores de un impuesto a las prestaciones de salud del empleador, un impuesto a los hospitales no lucrativos, un impuesto nacional al valor agregado (IVA) regresivo, más impuestos al tabaco, licor y otros "vicios" y otros más.

Claramente, van a mantener a las HMO en su lugar dominante para que "recorten costos", como lo admitieron de mala gana dirigentes demócratas. Ese hecho daña la farsa de "reforma" para recortar los servicios de salud a cientos de millones de ciudadanos con el fin de absorber los costos inmensos de los rescates financieros a Wall Street, en donde nacieron las HMO más grandes.

(Las HMO, siglas en inglés de 'Organizaciones de Mantenimiento de la Salud', son los organismos que manejan los seguros médicos con el fin de reducir la atención médica al mínimo para beneficio de las aseguradoras y en detrimento de la salud de los asegurados).