Las lecciones de Núremberg

3 de junio de 2009

15 de mayo, 2009 (LAPC)— Los siguiente son extractos del folleto sobre Tom Ridge de la campaña de LaRouche de 1996

El precedente de Núremberg

"Estos acusados eran hombres de posición y rango como para no ensuciarse las manos con sangre. Eran hombres que sabían cómo usar a los más débiles como herramientas. Queremos llegar hasta los que planearon y diseñaron esto, a los instigadores y a los líderes..."

—Juez Robert Jackson en Núremberg

"Sea cual fuese la proporción que asumieron finalmente estos crímenes, fue evidente para quienes los investigaron que comenzaron como cosas pequeñas. Los comienzos al principio fueron solo cambios sutiles en el énfasis en la actitud básica de los médicos. Comenzó con la aceptación de la actitud... de que exista tal cosa coo una vida que no es digna de ser vivida".

— Dr. Leo Alexander at Núremberg.

Los Juicios de Núremberg fueron un procedimiento singular, mediante el cual las potencias que ganaron la Segunda Guerra Mundial —Estados Unidos, la Unión Soviética, Gran Bretaña y Francia— determinaron llevar a juicio a los líderes de la Alemania nazi ante un tribunal militar internacional. Ante los ojos de los convocantes, los delitos eran "crímenes contra la civilización" tan extraordinarios como para demandar un procesamiento de este tipo. Los crímenes caían en tres categorías: crímenes en contra de la paz; crímenes de guerra; y crímenes en contra de la humanidad.

En el primer juicio, fueron enjuiciados 24 figuras prominentes del régimen nazi por una o mas de estas tres acusaciones, y además, por conspiración para llevar a cabo los delitos en otros tres casos. Después del juicio llevado a cabo por las Cuatro Potencias, Estados Unidos hizo uno por su cuenta, que se conoce como el juicio a los doctores Nazi, en el que 23 médicos y funcionarios nazis fueron juzgados por llevar a cabo crímenes en contra de la humanidad, en contra de la misma población alemana. Fueron condenadas unas 16 personas en cada juicio, muchos de los cuales terminaron en la horca por sus crímenes.

El fundamento teórico del proceso judicial lo presentó Estados Unidos en el discurso de apertura, en boca del Jefe de Asesores Juríricos de E.U., el juez Robert H. Jackson. Jackson (originario de Pensilvania) subrayó que los juicios tenían como blanco a los hombres que fueron los responsables de las políticas criminales, "los hombres de posición", los "que hicieron y diseñaron los planes". En estos juicios estaba implícito que el culpable no podía conocer a cada individuo que moriría por sus órdenes; pero dejaron bien claro, que el individuo que da las órdenes de una política, tiene una responsabilidad individual por las muertes resultantes de esta.

Citamos al juez Jackson:

"El sentido común de la humanidad demanda que la ley no se detenga con el castigo a los delitos menores de la gente del común. También debe alcanzar a los hombres que poseen por si mismos un gran poder y hacen uso deliberado y concertado de éste para poner en movimiento perversidades que no dejan un solo hogar en el mundo ileso...

"El caso así presentado por los Estados Unidos se dedicará a los cerebros y a las autoridades que respaldaron estos crímenes. Estos acusados fueron hombres de una condición y rango que les permitió no ensuciarse las manos con sangre. Eran hombres que sabían como usar a los subalternos como herramientas. Queremos llegar hasta los que planearon y diseñaron esto, los instigadores y los líderes...

"De mi parte, no es mi propósito en este caso lidiar con los delitos individuales. Me enfrento al plan común o el designio para cometer un crimen y no me voy a extender en ofensas individuales. Mi tarea es solo la de mostrar las circunstancias en las que ocurrieron estos crímenes, y mostrar que estos son los hombres que se encontraban en posiciones de responsabilidad y que concibieron el plan y lo diseñaron, lo cual los hace a ellos responsables, a pesar del hecho de que el plan fue en realidad ejecutado por otros...

"El Código reconoce que quien ha cometido actos criminales no puede refugiarse en las órdenes de superiores ni en la teoría de que estos crímenes fueron actos de Estado...

"El verdadero demandante interesado en su tribunal es la Civilización... El refugio de los acusados solo puede ser su esperanza de que la Ley Internacional se retrasara tanto con relación al sentido moral de la humanidad que la conducta que es una crimen en el sentido moral deba ser considerada como inocente ante la ley. La civilización pregunta si la ley es tan lenta como para ser absolutamente incompetente como para enfrentar crímenes de esta magnitud cometidos por criminales de este orden de importancia..."

Y eran importantes los criminales, incluyendo a tales individuos como Hermann Goering, jefe de la Fuerza Aérea y por muchos años jefe del programa de economía de guerra; Fritz Sauckel, director del programa de trabajo forzado; Hans Frank, Gobernador general de Polonia; Ministro del Interior Wilhelm Frick; y Albert Speer, Director de Armamentos, de Hitler, y sucesor de Goering en la responsabilidad por una economía de guerra. Estos no eran los individuos que dirigían los campos de trabajo forzado y los campos de muerte, o que prendían las cámaras de gas, o le disparaban a los prisioneros. Ellos eran los que daban las órdenes bajo las cuales esta política se llevaba a cabo. Sabían ó debieron haber sabido.

El juez Jackson lo dejó muy claro en el discurso de clausura del primer juicio, que los individuos con una autoridad tal para hacer políticas, eran responsables por los crímenes monstruosos que se documentaban ahí que habían ocurrido. Dijo el que los acusados a menudo procuraban responder a los cargos, diciendo que ellos no sabían de lo que estaba pasando.

Jackson insistió que de hecho ellos eran culpables, mediante una conspiración en la cual ellos habían participado. "Estas son normas que toda sociedad ha visto necesarias a fin de llegar a los hombres, como estos acusados, que nunca se mancharon de sangre las manos, pero que establecieron los planes que resultaron en un derramamiento de sangre..."

Luego Jackson se burló de las quejas de Goering, y de muchos otros, de que ellos no tenían la más mínima idea de que las instituciones que ellos presidían habían cometido tales atrocidades. "Si, protestan demasiado", dijo. "Niegan conocer lo que era del conocimiento de todos..."

En otras palabras, ellos sabían, o debieron haber sabido, las consecuencias de sus políticas y de sus acciones. Las políticas nazis.

Hoy se cree de manera errada, que las políticas nazis eran las que básicamente estaban dirigidas a construir un complejo militar-industrial, el gobierno de un solo hombre, o llevar marchando a los judíos a las cámaras de gas. Tales señalamientos pasan por alto la raíz que generó las políticas fascistas.

La raíz de la ideología nazi viene del rechazo a la naturaleza del hombre como criatura que tiene una inteligencia creativa y responsabilidad dadas por Dios (a pesar de que muchos nazis se llamaban cristianos). Tal negación lleva al pesimismo cultural, la idea de que el hombre no puede usar su razón para resolver los problemas que enfrenta; entonces el hombre se entrega al misticismo (muy a menudo de carácter racista). La ideología nazi también abraza el darwinismo social, la teoría de que solo los fuertes están capacitados para vivir, y esto muy a menudo se combina con una mentalidad de recortar los costos, que considera que lo que define a la gente es su utilidad para realizar una tarea específica.

De este modo, el movimiento nazi promovía lo que parecía una vida familiar moral, para los de la estirpe sanguínea y raza correcta, pero sus seguidores estaban preparados para llevar a cabo las mas repugnantes atrocidades en contra de los "forasteros", si se juzgaba esto necesario por la seguridad y la sobrevivencia de la raza.

Desde el momento que Hitler tomó el poder, las medidas que se tomaron eran coherentes con este punto de vista. Organizaciones que representaban a los pobres y a los oprimidos como los sindicatos, fueron aplastadas. Las condiciones de vida fueron suprimidas, de manera de permitir la construcción de la industria armamentista. Se aprobaron leyes que buscaban reducir los gastos de mantenimiento de quienes eran o de la "estirpe" equivocada, o que no eran totalmente capaces de trabajar al máximo. Se crearon campos de concentración, primero para los problemas políticos, y luego de manera creciente para otros "indeseables", como los judíos y los gitanos.

Aunque esas eran las políticas de Hitler, también eran las políticas de muchos de sus colaboradores financieros, no solo en Alemania, sino internacionalmente. El Ministro de Economía de Hitler, hasta 1937, Hjalmar Schacht, actuó prácticamente como representante de la comunidad bancaria internacional dominada por los británicos, al implementar políticas de trabajo fascistas. Solo fue cuando estas políticas llegaron a su conclusión lógica, cuando Hitler lanzó la guerra contra Occidente, que Schacht dejó el gobierno. De hecho hubo un movimiento internacional que compartía la ideología nazi, un movimiento que explícitamente se oponía a la "pedagogía del progreso en cada esfera" que el cristianismo había promovido e hizo posible. (Este punto de vista lo expresaba directamente Armin Mohler, un organizador activo del Nacional Socialismo, y quien acuñara el término de Revolución Conservadora para los movimientos fascistas de los años 1920 y 1930).

- Reducción de costos y comensales inútiles -

La política social coherente en su totalidad con este punto de vista nazi, fue expuesta en los Juicios de Núremberg, incluyendo en los juicios a los médicos nazi. Era una política de deshumanización, la cual comenzó a tomar la decisión de que hay algunas vidas que no vale la pena que se vivan. Citamos al Dr. Leo Alexander, el psiquiatra que formuló la teoría central del juicio a los médicos: "Sea cual fuese la proporción que asumieron estos crímenes finalmente, se volvió evidente para todos los que lo investigaron que empezaron como cosas pequeñas. Estas cosas pequeñas al principio eran solo cambios sutiles en el énfasis sobre la actitud básica de los médicos. Comenzó con la aceptación de la actitud, elemental en el movimiento de la eugenesia, de que exista tal cosa como una vida que no es digna de ser vivida. Esta actitud al principio concernía solo a los pacientes severa o crónicamente enfermos. Gradualmente se amplió la esfera de los que serían incluidos en esta categoría, para abarcar a los socialmente improductivos, los no deseados ideológicamente y finalmente, todos los que no fuesen arios. Pero es muy importante darse cuenta que, la palanca infinitamente pequeña a partir de la cual recibió impulso toda esta tendencia, fue la actitud hacia los enfermos sin posibilidad de rehabilitación". [Alexander analizó este proceso en un artículo publicado en The New England Journal of Medicine, en 1949].

En otras palabras, ¿es una persona útil a la sociedad, o no lo es? Si no le es, no se preocupen por qué, o que se pudiese hacer. Solo sáquenlas de aquí.

Esta manera de pensar antihumana sobre los enfermos, fue o explicada detalladamente en un libro del Dr Arthur Guett, Director de Salud Pública nazi del Ministerio del Interior, en 1935. Guett dice:

"La idea errónea de 'amor al prójimo' tiene que desaparecer, especialmente en relación a las criaturas inferiores e insociables. El deber supremo de un Estado Nacional es garantizar la vida y el sustento solo a la porción saludable y hereditariamente sana de la población, a fin de garantizar el mantenimiento de un pueblo que sea hereditariamente válido y racialmente puro para toda la eternidad..."

El mismo Hitler acuño la frase "vida que no vale la pena ser vivida", cuando ordenó la expansión del programa de eutanasia en 1939. Pero el concepto estaba encarnado el sistema económico fascista schachtiano desde mucho antes. En el cuarto volumen de una pequeña colección llamada Los Doctores de la Muerte (Ferni Publishers, Geneva, 1976), su autor Philippe Aziz hace una reseña de la propaganda que sacó el régimen de Hitler para crear el apoyo a las políticas genocidas de "los comensales inútiles".

A partir de 1934, los libros de texto para niños en Alemania empezaron a incluir problemas de comparaciones de contabilidad de costos, como el siguiente:

"Problema 97. Un paciente mental cuesta 4 RM [Reichsmarks] diariamente. Una persona incapacitada cuesta 3.50 RM al día. En muchos casos, un servidor público solo gana 4 RM al día, un burócrata con dificultad gana 3.50 RM, un trabajador analfabeta menos de 2 RM como cabeza de familia.

"a) Analiza estas cifras en base al hecho de que en Alemania hay 300,000 pacientes mentales en las instituciones.

"b) Sobre la base de 4 RM al día, ¿Cuál es su costo total cada año?

"c) ¿Cuántos préstamos para matrimonio de 1,000 RM cada uno podrían obtenerse cada año con este dinero?"

En el Congreso del Partido Nacional Socialista en 1934, esto también se discutió. El Dr. Wagner declaró:

"La carga económica que representan las personas que sufren de enfermedades hereditarias es un peligro para el Estado y para la sociedad. En conjunto, es necesario gastar anualmente 301 millones de Reichsmarks en tratamientos, sin contar los gastos en 200.000 borrachos y como 400.000 sicópatas".

La inferencia era clara. Sin embargo, Hitler no les dio a sus generales la orden para matar a los dementes (y a otros) hasta que comenzó la guerra, y los recursos se hicieron mucho más escasos. La proclama fue escrita de puño y letra por Hitler en octubre de 1939 y fechada al primer día de la guerra, en Septiembre, por él mismo. Cuando la preparaba declaró que el "consideraba que era propio que las 'vidas que no valía la pena ser vividas' de los enfermos mentales debían ser eliminadas con acciones que le provocaran la muerte". De esta manera, se podía conseguir "un cierto ahorro en hospitales, médicos, y personal de enfermería". El título de la proclama de Hitler era "La destrucción de las vidas que no vlen la pena ser vividas", y la norma era, como decía la proclama, que a los pacientes que "considerados incurables, de acuerdo al mejor juicio humano disponible sobre su estado de salud, se les concediese una muerte compasiva".

Como resultado de esa proclama, por lo menos 100,000 alemanes fueron asesinados: de 70,000 a 80,000 pacientes en sanatorios y asilos; de 10,000 a 20,000 inválidos e incapacitados en las prisiones; 3,000 niños entre 3 y 13 años de edad que necesitaban cuidados especiales. Además de todo ello, los millones de millones de judíos, gitanos, y otros "indeseables" que fueron asesinados, o forzados a trabajar hasta morir en los campos de concentración.

- El caso de Wilhelm Frick -

Wilhelm Frick, ministro del Interior nazi, fue juzgado en el tribunal de Núremberg como uno de los "principales" (criminales de guerra), y fue ahorcado por sus crímenes el 16 de octubre de 1946.

Enseguida tenemos un extracto de las evidencias presentadas en su segundo juicio, que tiene una similitud pavorosa con argumentos de hoy:

Presentación de evidencias

16 de enero de 1946:

"Una categoría de la contribución de Frick a la planificación y a la preparación para la guerra agresiva merece una observación especial. Esto es el asesinato sistemático de persona considerados inservibles para la máquina de guerra alemana, tales como los dementes, los lisiados, y los ancianos... Estos asesinatos se llevaron a cabo en asilos, hospitales y manicomios...

"Ahora presento el Documento 1556-PS, Evidencia USA-716. Este es un informe oficial, cuya fecha es de diciembre de 1941, de la Comisión de Crímenes de Guerra de Checoslovaquia, titulado: 'Declaración detallada sobre el asesinato de enfermos y ancianos en Alemania' ".

"1) Los asesinatos se pueden remontar a una ley secreta que se dio a conocer en algún momento en el verano de 1940...

"2) Además del Dr. L. Conti, médico del Reich, Himmler, el Reichsfuhrer de la SS, el Dr. Frick, Ministro del Interior, así como otros hombres, los siguientes participaron en la introducción de la ley secreta:"

"3) Como ya lo he declarado, después de cálculos cuidadosos, hubo por lo menos 200,000 personas mayormente con deficiencia mental, además de casos neurológicos y con incapacidades médicas —que no eran casos incurables— y por lo menos 75,000 ancianos".

27 de julio de 1946:

"Los oídos de Frick eran sordos ante las súplicas por justicia y ética como esta. Un año más tarde, en agosto de 1941, el obispo de Limburg escribió al Ministerio del Interior, de Justicia, y de Asuntos de la Iglesia:

" 'Como a 8 kilómetros de Limburg... hay una institución que anteriormente sirvió para varios propósitos y últimamente ha sido usada como asilo. Esta institución fue renovada y amoblada como un lugar donde, según el consenso de la opinión de los antes mencionados, se ha estado practicando sistemáticamente la eutanasia por meses...

" 'Se oye decir a los ancianos, 'No me mandes a un hospital del estado. Después de que hayan acabado con los enfermos mentales, los próximos comensales inútiles a los cuales les tocará su turno será a los ancianos'.'

31 de julio de 1946:

"El Presidente: ¿Bajo qué parte del Artículo 6 de la Ley entra esto?

"Teniente Coronel Griffith-Jones: Entraría bajo Crímenes en Contra de la Humanidad con respecto a...

"El Presidente: ¿Están relacionados con la guerra?

"Teniente Coronel Griffith-Jones: En algún respecto, sí, porque el propósito de este exterminio de ancianos fue que el Reich se deshiciera de estos elementos improductivos".

29 de agosto de 1946:

"El propósito de estos crímenes es claro, así como estaba claro para la población católica de Hasburgo de quien el Ortsgruppenleiter informó que había dicho:

" 'El Estado debe esta de malas ahora, o no pudiera pasar que esta pobre gente fuera simplemente enviada a su muerte, solo para que los medios que hasta ahora han sido usados para su manutención puedan ser puestos a la disposición de la prosecusión de la guerra' ".

- Resumen de la acusación -

1 de octubre de 1946:

"Durante la guerra, asilos, hospitales y manicomios en los cuales se practicaba la eutanasia de la manera en que se describe en otras partes de este proceso estuvo bajo la juridicción de Fricks. El tenía conocmiento de que, locos, enfermos y ancianos, 'comensales inútiles', fueron sistemáticamente asesinados. Le llegaron quejas sobre estos asesinatos, pero no hizo nada para pararlos".

Sentencia

1 de octubre de 1946:

"Acusado Wilhelm Frick, en los casosen los que usted ha sido hallado culpable, el Tribunal lo sentencia a morir ahorcado".

- Política de Trabajo -

El trato a los prisioneros en los campos de trabajo, asociados con los campos de concentración, fue parte de la actividad criminal por la cual los principales nazis fueron hallados culpables y condenados. Pero es importante señalar, la relación que hay entre estas atrocidades y la política de trabajo en sus conjunto.

Desde el momento en que Hitler llegó al poder, y antes, la política fascista consistía en la glorificación del trabajo, no lo que lograses, sino el trabajo manual. Algunas de las primeras medidas de Hitler, con Hjalmar Schacht a su lado, fue hacer mucho mas barata la mano de obra, forzando al desempleado a trabajar en lo que fuera por necesidad, y reduciendo constantemente el salario, la calidad de lo necesario, como comida y demás.

Mientras prosiguió el esfuerzo de guerra, y los recursos se hicieron cada vez mas ajustados, el régimen recuerrió cada vez más al trabajo esclavo, poniendo prisioneros a trabajar en las fábricas. Hoy esa política sería llamada, 'colocando fábricas detrás de los muros'. El ejemplo mas famoso de todos fue la fábrica de I.G. Farben, en Aushwitz, donde se producía goma artificial, y combustible del carbón. Pero había también muchos otros. Krupp tenía 100 fábricas propias, que eran abastecidas con trabajo esclavo. Mientras que lo campos de concentración estaban manejados por el Estado, los servicios públicos fueron "privatizados" y a las industrias privadas se les permitía, si no es que eran alentadas, a poner a trabajar a sus empleados hasta causarles la muerte.

Fritz Sauckel, Jefe de personal de los nazis, explicó de esta manera la política de trabajo en las prisiones:

"Todos los reclusos deben ser alimentados, amparados y tratados de tal manera que se los pueda explotar hasta el máximo posible de sus capacidades, con el menor grado de gasto imaginable".

Llevado al extremo, como era, esto quería decir alimentar a los trabajadores a niveles de consumo calórico, mucho más bajos de lo que requerían durante un día de trabajo. Algunos dice que eran 1,100 calorías diarias, para un trabajador que típicamente quemaba más de 2,500 calorías. El resultado era predecible: Cientos de miles fueron usados, y obligados a trabajar hasta morir.