Cuentos de ultratumba: los banqueros zombies pagan dinero del rescate

10 de junio de 2009

10 de junio de 2009 (LPAC).— Vamos a ver: El gobierno de Estados Unidos y la Reserva Federal le arrojaron billones (si, millones de millones) de dólares, por decenas, al sistema bancario, los inundaron con tanto dinero que los bancos se pueden dar el lujo ahora de pagar de vuelta algunos miles de millones, y ¿esto se considera como una señal de que el sistema bancario está recuperando la salud? ¿Qué fumaron estos idiotas? Lo que haya sido, ¡claramente les ocasiona alucinaciones y daños cerebrales severos!

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció hoy que diez de las mayores instituciones financieras que recibieron inyecciones de capital mediante la argucia del TARP (siglas en inglés del mecanismo técnico utilizado por el gobierno para darle a los banqueros el dinero de los contribuyentes, para que paguen sus deudas de juego) "ahora son elegibles" para pagar esos fondos, si así lo deciden. "Estos pagos son una señal alentadora de compostura financiera", mintió el Secretario del Tesoro Tim Geithner, en comunicado de prensa del Tesoro.

Según el Tesoro, los diez bancos tienen permiso de comprar de vuelta $68 mil millones en acciones preferenciales que le vendieron al gobierno bajo el TARP. Esto es aparte de los $200 mil millones de dólares que el Tesoro les prestó con el TARP. Pero, y prepárense para una grande, el TARP no es más que uno de los muchos vehículos de rescate creados para inyectarles dinero a los bancos. En general, el gobierno federal y la Reserva Federal gastaron, prestaron y avalaron cerca de $13 billones de dólares en varios programas de rescate, y esa cifra es una subestimación importante, con base en conjeturas que no son del todo realistas.

Esta telenovela de los pagos al TARP forma parte de una campaña más amplia de vender la idea ridícula de que el sistema financiero global ya se está recuperando, con la esperanza de que los incautos empiecen a comprar de nuevo, y de que naciones e instituciones extranjeras continuen comprando nuestros valores del Tesoro cada vez más inservibles. China ha estado señalándole, a todo estadounidense que quiera escuchar, que les preocupa tanto el valor del dólar como el peligro de un incumplimiento de E.U., les preocupa tanto que Geithner acaba de viajar a China para tratar, en vano, de calmar sus temores. El presidente ruso Dmitry Medvedev está hablando públicamente de la necesidad de alternativas al dólar. Dada la dependencia de E.U. en las divisas extranjeras para cubrir sus enormes déficits presupuestales y rescates de la Fed, cualquier reducción en los flujos de capital extranjero, o cualquier movimiento por deshacerse de los valores estadounidense, sería devastador. En relación a esto, el imperio británico está picándole la cresta tanto a China como a Rusia, en su determinación de usar esta crisis para quebrar a Estados Unidos.

En vez de mentirnos, fuera mucho mejor que el gobierno de Obama dijera la verdad: los artilugios de rescate Bush-Obama han fracasado, el sistema financiero está muerto, la nación está en quiebra y tenemos que llevar a cabo de inmediato el programa de LaRouche. En vez de fijarnos en salvar a los zombies, debemos voltear nuestra atención a salvar a los vivos, y reconstruir nuestra economía. Necesitamos acciones y no telenovelas y austeridad nazi.