Los hospitales atacan los recortes que planea Obama

18 de junio de 2009

16 de junio del 2009 (LPAC).— La respuesta al discurso del presidente Barak Obama ante la Asociación Médica Americana (AMA) fue inmediata, pero no de los doctores sino de los hospitales. A pocas horas del discurso de Obama, la Asociación Americana de Hospitales (AHA) insertó una declaración en la que denuncia los planes dados a conocer para recortar hasta $200 mil millones de dólares en los pagos a hospitales. Los hospitales ya enfrentan la reducción de $38 mil millones en cortes anunciados con anterioridad, señala la declaración, más $41 mil milllones en potencia en cortes de Medicare para el servicio de hospitalización. El presidente de la AHA, Rich Umbdenstock, dijo que "recortes adicionales de esta magnitud pueden poner en peligro severamente la capacidad de los hospitales para atender a sus pacientes y comunidades".

Umdenstock señala también que estos recortes caerían de manera desproporcionada sobre los pobres y los no asegurados (seguramente olvidó que bajo el programa de Obama no existe la categoría "no asegurados"). Las unidades de trauma y quemados, junto con la atención siquiátrica y neonatal (todas afectadas por los recortes planeados) son apenas los únicos sectores con ganancias en los hospitales hoy día, y la única manera en la que pueden compensar la caída actual de $32 mil millones de dólares en los pagos federales. Umdenstock señaló también respecto a todo lo que se hablado hasta la fecha sobre "productividad", que "otras industrias pueden sustituir a la gente con máquinas, pero el servicio de salud se trata de gente que cuida a la gente".

Además de la postura de la organización nacional, el presidente de la Asociación de Hospitales de Illinois envió una carta al periódico Chicago Tribune en la que denuncia el uso de las HMOs (organizaciones para administración de la salud, que mediante las compañias de seguro médico racionan el tratamiento que deben recibir los pacientes) para la administración del servicio en Medicaid, como lo ha propuesto el Tribune. En la misiva, Kenneth C. Robbins indica que, entre otras cosas, el porcentaje base para los pagos de Medicaid para los pacientes hospitalizados ha estado congelada desde 1995.