Los estados inician el año fiscal con presupuestos provisionales o ninguno en absoluto

2 de julio de 2009

2 de julio de 2009 (LPAC).— Aunque la crisis presupuestal de California domina las noticias, casi todos los estados están afectados por la negativa del gobierno de Obama a instrumentar un programa de recuperación económica competente. Varios estados entraron al nuevo año fiscal sin un presupuesto en absoluto, y muchos otros formaron con retazos acuerdos presupuestales con límites de tiempo que probablemente no llegarán a fines de año. Illinois, Pennsylvania, Ohio, Arizona, y Carolina del Norte concluyeron su año fiscal sin un presupuesto.

En tanto que Pennsylvaia, Ohio y Carolina del Norte aprobaron todos proyectos de ley de gastos temporales para evitar que cerrara el gobierno, el proceso se desintegró completamente en Illinois en donde los congresistas se fueron a sus casas sin ningún plan para cuando regresar. El gobernador Pat Quinn ha estado exigiendo un 50% de aumento en el impuesto a las ventas estatales, pero la Cámara de Representantes de Illinois se niega a aceptarlo. El miércoles, el presidente de la Cámara de Representantes, Michael Madigan y el presidente del Senado, John Cullerton anunciaron finalmente una sesión especial para el 14 de julio para discutir la crisis presupuestal. No está claro cómo va a funcionar el gobierno mientras tanto sin presupuesto. En Arizona, los legisladores aprobaron un acuerdo de presupuesto en las primeras horas del miércoles, pero la gobernadora Jan Brewer no ha indicado si lo va a firmar o no.

Otros estados que pudieron aprobar un presupuesto, lo hicieron recurriendo al estímulo federal y otros arreglos similares para cubrir enormes brechas presupuestales. El presupuesto que firmó el gobernador de Nueva Jersey Jon Corzine, recorta los gastos en $4 mil millones de dólares y depende de muchos arreglos presupuestales únicos, entre ellos dinero del estímulo federal, un programa de amnistía fiscal, y concesiones laborales estatales. Wisconsin tiene un presupuesto que aumenta el gasto, pero solo debido al dinero del estímulo federal por $3 mil millones. El proyecto de presupuesto incluye días de asueto sin pago y recortes salariales para los trabajadores estatales. El estado de Washinton planea 3,200 despidos para tratar de mantener equilibrado su presupuesto en los próximos 2 años, y el presupuesto de $66.5 mil millones de Florida se apuntaló con dinero del estímulo federal, un aumento de $1 dólar en el impuesto a los cigarrillos y aumentos en las licencias de conducir y otras tarifas a servicios públicos.