LaRouche: ¡Se le fundieron los bombillos a Obama!

3 de julio de 2009

3 de julio de 2009 (LPAC).— Como lo han notado Lyndon LaRouche y otros, los comentarios preparados de Barack Obama en la Casa Blanca el pasado miércoles 29 de junio, constituyen una mayor indicación de que el Presidente de los Estados Unidos de América está sufriendo un colapso intelectual.

En sus declaraciones que duraron seis minutos, después de las cuales no tomó preguntas, Obama trató de convocar ánimos a favor de los nuevos bombillos y las normas de eficiencia energética para edificios, sobre las cuales ha girado instrucciones al Secretario de Energía, Steven Chu, para que profundice en ellas.

"Una de las maneras más rápidas, sencillas y baratas para hacer nuestra economía más fuerte y limpia, es hacer que nuestra economía sea más eficiente en energía", dijo Obama. "Y en eso es en lo que el Secretario Chu está trabajando cada día que pasa". Chu estaba parado en silencio junto al Presidente, con la apariencia de un niño que se porta bien.

"Conocemos los beneficios", dijo Obama. "A finales de los 1970, el estado de California llevó a cabo políticas de eficiencia de energía más duras. Durante las tres décadas siguientes, esas políticas ayudaron a crear casi 1.5 millones de empleos. Y el día de hoy, los californianos consumen 40% menos energía por persona que el promedio nacional, lo cual pasado el tiempo ha evitado la necesidad de construir cuando menos 24 nuevas plantas de energía".

"Piensen en eso: California, generando empleos, su economía manteniéndose al ritmo de la del resto del país, y aún así han sido capaces de mantener su uso de energía en un nivel mucho más bajo que el del resto del país", agregó Obama.

Ahora piensen en esto: California, con una economía que se derrumba mucho más allá de la Falla de San Andrés, con un Contralor que dice que el estado tendrá que comenzar a expedir pagarés, con sus cifras astronómica de embargos a hogares, con su gobernador fascista que lanza programas asesinos al destruir las redes de seguridad social, con sus cifras oficiales de desempleo de dos dígitos. California, manteniéndose al ritmo del resto del país.