Obama prepara un discurso para que lo aclamen, en el estado que sufre la mayor tasa de desempleo y emigración de EU

14 de julio de 2009

13 de julio de 2009 (LPAC).- El presidente Obama tiene programado encabezar una reunión dizque de cabildo abierto, en el Macomb Community College, la universidad local de Warren, Michigan, en el estado con la más alta tasa de desempleo, emigración y la degradación más acelerada de sus poblaciones, servicios gubernamentales y lo que queda de sus capacidades. Michigan, en el centro de lo que era el motor de la industria pesada y la agricultura de alta tecnología, especialmente los sectores automotrices y de máquinas herramientas, en la zona de los Grandes Lagos, atraviesa ahora por una desintegración que abarca todo el estado. Se espera que Obama regurgite su línea imperial británica, de que hay que seguir con el "estímulo, darle tiempo" y la "reforma" a los servicios de salud, para recortar servicios y matar gente.

En dirección opuesta, Lyndon LaRouche está encabezando la movilización nacional e internacional a favor de un nuevo sistema de crédito, en respuesta al desplome del sistema financiero, y reemplazar el sistema monetario internacional actualmente en quiebra. Esto es lo único que posibilitaría que el mundo sobreviviera, a través de reconstruir los Estados nacionales. En Estados Unidos, se puede aplicar el enfoque de un [a:href="\/news\/2009\/07\/12\/larouche-pide-una-ley-para-el-renacimiento-de-los-grandes-la.html"]"Renacimiento de los Grandes Lagos"[/a], para reagrupar los activos y las capacidades de la economía física —en especial las concentraciones de fuerza de trabajo calificada— en esta región de Michigan y el norte del Medioeste de EU.

La tasa oficial de desempleo actual en Michigan, es del 14.4%, y mucho más elevada en muchos de sus condados. Podría alcanzar en poco tiempo el 20%, dijo el congresista Thaddeus McCotter (R.) en un programa radial del 10 de julio, donde se refirió al impacto del programa automotriz de Obama.

El estado se está despoblando. En 2008, la población de Michigan de 10,003,422 había aumentado solo un 0.7% comparada con los 9,938,492 de 2000, y ahora está decreciendo. Existe una emigración neta sin precedentes. El 2 de abril de este año, el periódico Detroit News hizo una reseña, resumiendo la situación:

* "Salieron cerca de 109,000 personas más de las que inmigraron al estado. Es una de las peores cifras en la nación, cuadruplicándose las pérdidas en solo ocho años. El estado pierde una familia cada 12 minutos, y las familias que se van —jóvenes, bien educados con ingresos altos— son las personas que el estado necesita desesperadamente para su reconstrucción....

* "El número de residentes de Michigan que abandonan el estado se elevó en un 25% entre 2001 y 2007, en tanto que el número de residentes nuevos que llegaban al estado se desplomó en casi una tercera parte.

* "A partir de 2001, la emigración le ha costado a Michigan, 465,000 personas, el equivalente a las poblaciones de Grand Rapids, Warren y Sterling Heights juntas, la segunda, tercera y cuarta ciudades más grandes del estado".

La población empobrece. En 2008, los usuarios de Medicaid (asistencia médica para pobres e indigentes) aumentó en un 22% en comparación con el 2007, hasta alcanzar 1.7 millones. El mayor empleador en el estado es el sector salud, como lo es en Cleveland, y otros centros anteriormente industriales del Alto Medioeste, así como también en muchos condados rurales. Miles de trabajadores automotrices despedidos se recapacitaron como enfermeros o en los equipos de emergencia, a falta de otros empleos.

Mientras que Michigan en general vio otrora un 45% de su fuerza de trabajo estatal total empleada en las manufacturas en los 1950 y todavía un 20% al final del siglo, ahora ha disminuído a 12% y sigue cayendo hasta desaparecer.

En este contexto, al igual que en todos los estados, no hay esperanza de "soluciones" al desplome de los presupuestos locales y estatales, que no sea la propuesta de LaRouche de una política global. Michigan enfrenta un déficit de $1,500 millones de dólares para los gastos estatales en el año que empieza el 1 de octubre, pero lo que está en juego es su existencia misma.