Los rescates bancarios pudieran remontarse más allá de los $23 billones, dijo el inspector general de TARP

21 de julio de 2009

21 de julio de 2009 (LPAC).- El Inspector General Especial a cargo de supervisar el desembolso de los (oficialmente) $700 mil millones de dólares del Programa de Alivio a los Activos en Problemas (SIGTARP, por sus siglas en inglés, o simplemente TARP), denunció que el costo total de todo el rescate desde el 2007 podría alcanzar los $ 23.7 BILLONES (MILLONES DE MILLONES) de dólares, una cifra mucho más ajustada a los cálculos de la EIR. Esta cifra se obtuvo de incluir, no solo el dinero oficial de la TARP, sino también la miríada de líneas de crédito constantes de la Reserva Federal (Fed) y los acuerdos de recompra, la contabilidad sobre el "peor de los escenarios", algo que no está totalmente descartado. El directivo de SIGTARP, Neil Barofsky presentará mañana testimonio ante la comisión de Supervisión y Reforma del Gobierno, y sus oficinas dieron a conocer su segundo informe trimestral esta mañana (desde la creación del TARP en octubre de 2008).

barofsky describe un cuadro que muchos votantes asociarían con el gobierno anterior, y en su testimonio por escrito, Barofsky describe un despacho del Tesoro que ha retenido documentos y en general "ha dejado de adoptar las recomendaciones diseñadas para mejorar la transparencia". Probablemente debido al obstruccionimo del mismo Tesoro, el informe de Barofsky ni siquiera incluye las cifras exactas en dólares de lo que han desembolsado los bancos realmente (solo lo que se recibió), viéndose forzado a recurrir a una "encuesta" de respuestas de estos honorables banqueros. Un Financial Times demasiado lerta revela que, si bien un 83% de los 360 recipientes de la "asistencia social", pudieron haber usado parte de esos miles de millones para préstamos a los consumidores (el centro de los argumentos desesperados de Hank Paulson), 43% han usado tambien fondos para "apuntalar" su colchón de capital; 31% han hecho otras inversiones; 14% han pagado deudas, y 4% han hecho adquisiciones (si bien estos porcentajes menores pudieran realmente representar la mayor parte del dinero del rescate). Por su parte Barofsky ya ha iniciado 35 investigaciones diferentes, civiles y penales, por delitos que incluyen (aunque no solamente) sospecha de fraude contable, fraude con valores, comercio con valores usando información confidencial, mala conducta hipotecaria, fraude hipotecario, corrupción pública, declaraciones de impuestos falsos.

Pero esto no divierte al gobierno de Obama, porque están pensando en cómo va a pesar esto en la próxima votación de su programa consentido: las reformas a la salud. "Estos cálculos de exposiciones potenciales no aportan un marco útil para evaluar los costos potenciales de estos programas" le dijo al noticiero Bloomberg, el vocero del Tesoro Andrew Williams. "Estos cálculos incluyen programas potencializados a su tamaño máximo hipotético, y nunca ha sido probable que estos programas puedan crecer al máximo al mismo tiempo".