El éxito de los Clinton en Corea del Norte tiene implicaciones amplias

11 de agosto de 2009

5 de agosto de 2009 (LPAC).— El viaje de Bill Clinton a Corea del Norte fue un golpe maestro. La Casa Blanca había dado un apoyo tácito a la visita de un día, a sabiendas de que era la única manera en que las dos mujeres periodistas podrían ser liberadas, pero también basándose en la presunción de que Clinton nunca podría tener de hecho una reunión con Kim Jong-Il. Sin embargo, se reunieron por varias horas y discutieron un amplio espectro de temas. De esa manera, en un día, Bill Clinton hizo dos cosas que Obama no pudo hacer; y para rematar, ese día era el cumpleaños número cuarenta y ocho de Obama.

Lyndon LaRouche mencionó que Bill Clinton logró algo que Obama no pudo debido al factor ego de Obama. Mencionó que veremos una perdida de control a causa del ego por parte de Obama sobre la realidad de esto y que deberíamos hacerlo público en nombre suyo. El factor ego de Obama se está volviendo más claro ahora.

Esto representará un avance con China y Rusia, agregó. Cuando LaRouche estuvo en la embajada China el pasado jueves, enfatizó que uno no debe enfocarse en el Presidente como un individuo, sino que más bien, lidiar con la institución de la Presidencia de los EU. Enfatizó la importancia de las relaciones estado-estado. En ese contexto, dijo, los chinos estarán particularmente encantados con lo que Bill Clinton ha sido capaz de hacer.

La Secretaria de Estado Hillary Clinton jugó un rol fundamental en los arreglos en esta operación.

La Casa Blanca se rehusó a hacer comentarios sobre el viaje de Clinton mientras se encontraba en proceso, y más bien insistió en que era una visita meramente "personal" y negó los reportes de la prensa norcoreana de que Clinton había pronunciado un mensaje de parte del Presidente Obama. De hecho, más evidencia muestra que los Clintons habían logrado este avance sin interferencia de la Casa Blanca, la cual fue provista por el vocero de la Casa Blanca Robert Gibbs, quien hizo notar el día de hoy que Obama no había hablado con Bill Clinton desde marzo.