Los rescates financieros a través de las agencias hipotecarias federales anda en el billón de dólares y sigue subiendo

9 de septiembre de 2009

9 de septiembre de 2009 (LPAC).- Más grande que los presupuestos de Medicare (seguro para mayores de 65 años) o el Seguro Social; más grande que el presupuesto de Defensa; más grande incluso que el rescate bancario TARP, -el rescate federal desembolsado a través de Fannie Mae, Freddie Mac, los bancos federales de Préstamos para Vivienda, y la Federal Housing Authority, está por arriba del billón de dólares y elevándose rápidamente, informó el Washington Post el 6 de septiembre. La investigación extensa del periódico demuestra que la cantidad de este rescate en particular podría elevarse hasta los $ 5 billones, la cantidad de préstamos hipotecarios propiedad o respaldados por Fannie Mae y Freddie Mac.

Como lo ha afirmado y demostrado LPAC desde que se desató la toma de Fannie y Freddie por parte del gobierno en julio del 2008, este rescate enorme no es más que un rescate de paso de los bancos de Wall Street e internacionales más grandes, que han "bursatilizado" estas hipotecas. Las pérdidas de las compañías hasta ahora son de $150 mil millones; pero el rescate está por arriba del billón de dólares. El rescate usa a Fannie, Freddie, y otros casos recipientes federales básicamente como conductos para rescatar a los bancos, que está por encima del rescate TARP que se hizo usando a la compañía aseguradora AIG.

El Post dice que "El gobierno está respaldando ahora el 86% de todos los nuevos préstamos hipotecarios, comparado con el 30% de hace cuatro años". ¿Y qué con las hipotecas viejas? La Reserva Federal y el Tesoro están comprándolas por cientos de miles de millones de dólares, con una "autorización" para imprimir y gastar hasta $ 1.5 billones en esto.

En la medida en que la deuda hipotecaria se vuelve incobrable por el desplome de los niveles de vida de la clase trabajadora estadounidense -13.5% de todas las hipotecas de E.U. están vencidas o en embargo hipotecario ahora- las cantidades de rescate se convierten en pérdidas directas para el gobierno federal.