La cara de la recuperación de Obama: Ciudades de tiendas de campaña son la "nueva normalidad" para cientos de miles

16 de septiembre de 2009

16 de septiembre de 2009 (LPAC).- En Estados Unidos en los últimos meses, han venido creciendo todo tipo de poblados de chozas autoconstruidas, en la medida en que los desamparados buscan algún tipo de albergue y los gobiernos locales tratan de darse abasto, o avanzar, con el creciente número de desempleados, pobres que trabajan e indigentes. California tiene ahora muchos campamentos de "ciudades de tiendas de campaña", incluyendo la capital, Sacramento, y en Los Ángeles, San Diego, Ventura, Ontario y otros lugares. Pero existen en todo el país, como Columbus, la capital de Ohio; en Reno, Nevada, Atenas, Georgia, Chatanooga, Tennesse etc.

Nacionalmente, hay algunas localidades que ya se están moviendo ya sea aprobando, o debatiendo, cambios en las leyes sobre vagancia, para no solamente tolerar las "ciudades campamentos' sino proveerles con excusados portátiles, visitas de camiones móviles médicos etc. para tener una mínima sanidad pública. Nashville, Tennessee ha tomado estas provisiones. Tampa, Florida está en medio de un fiero debate sobre si debe permitirle a la iglesia Católica fundar una ciudad campamento. Un debate similar está sucediendo en Des Moines, la capital de Iowa, en donde un grupo de activistas llamado "Hope Builders" quiere que la ciudad apruebe los permisos para un nuevo campamento, para que los invasores esparcidos en los ríos Des Moines y Raccoon puedan mudarse a un nuevo campamento con baños centralizados y sitios donde cocinar.

El número total de indigentes en EU podría estar llegando a los dos millones, aunque por su naturaleza, no existe una cifra exacta, aunque crece día con día. Hasta hace dos años, la cantidad de indigentes se estimaba en 780,000; hoy es probable que sea el doble.

La Alianza Nacional para Acabar con la Indigencia publicó un informe reciente, Geography of Homelessness; Prevalence of Homelessness. Ahí repasa las últimas estadísticas sistemáticas disponibles, contenidas en el Censo de 2007, para ver la extensión y patrón de las personas desplazadas en los Estados Unidos. En este tiempo, Detroit y Michigan tenían la tasa más alta de indigentes, que era de 216 por cada 10,000 habitantes.

California figuraba, en el Censo 2007, de manera prominente entre las 10 tasas de indigencia más altas(tanto rural como urbanas), entre ellos el condado de Mendocino con 161.3 sin hogar por cada 10,000 habitantes; la ciudad y condado de Watsonville/Santa Cruz con 111.7 por cada 10,000 habitantes; Condado y ciudad Merced con 109.3 (x 10,000); y el condado Santa Maria/Santa Bárbara con 106.1 (x 10,000)

El condado y ciudad de Los Ángeles también encabezaron al país en el 2007 en número total de indigentes, que el Censo calculaba en 68,608 (lo que es una tasa de 75 personas por cada 10,000 habitantes). Le seguía entre los 10 primeros lugares en ese entonces: la ciudad de Nueva York (50,372 ), después Detroit, Michigan con 50,372.

Hoy, en muchas ciudades de California y en otros lugares -como Providence, Rhode Island— hay escarceos sobre qué hacer con ls villas "Hoover. En algunos casos, hay arreglos de contingencia para ayudar a los desposeídos. Las ciudades de Santa Bárbara y Ventura cambiaron sus reglamentos locales para permitirle a la gente dormir en sus carros. Funcionarios de la ciudad de Ventura están trabajando con su Club Rotario para dotar un asentamiento desatendido de tiendas de campañas en River Haven, con nuevos "U-Domos", tiendas de campaña portátiles, llamadas eufemísticamente "viviendas transitorias". Algunos poblados están usando fondos temporales, disponibles por el flujo de dinero de la "Recuperación" del gobierno federal, que se está secando. En Fresno, cerraron las ciudades campamentos y los indigentes fueron reubicados temporalmente a moteles hasta que se agote en unos cuantos meses el financiamiento de "estímulo" de Obama.

Otros gobiernos locales están tratando de sacar, o "mudar", a los desamparados. En Ontario, cerca de Los Ángeles, en donde la "ciudad" se infló en el 2007 hasta los 400 ocupantes, los funcionarios de la ciudad llevaron a cabo una batida antes del alba en marzo del 2008, separando los "residentes" de los "no residentes" —hasta el punto de entregarles brazaletes con códigos por colores a los ocupantes- lo que llevó a un residente a comentar que "se siente como si estuviéramos en un campo de concentración". El parque se redujo a unos 150 ocupantes, y ahora lo "protegen" policías armados.