El proyecto de ley de salud Obama/Baucus llegó muerto

18 de septiembre de 2009

18 de septiembre de 2009 (LPAC).- Después de la videoconferencia transmitida por Internet de Lyndon LaRouche del 8 de septiembre, la situación en el mundo se ha vuelto cada vez más una en la que la huelga de masas en Estados Unidos, liderizada por LaRouche, está empezando a producir importantes cambios en la correlación de fuerzas, en la medida en que se profundiza el desplome.

El proyecto de ley sobre Salud de Baucus, que se presentó conteniendo todo lo que Obama exigía, incluyendo un cuerpo directivo independiente de 15 personas IMAC -al estilo T-4-, como informó el Washington Post, esencialmente está muerto antes de llegar a la votación. El hecho de que el Newsweek, propiedad del Washington Post, publique como artículo de portada "El caso para matar a la abuelita", es muy probable que ayude a ponerle los clavos a la tapa del ataúd del proyecto de ley sobre servicios de salud nazi de Obama.

La senadora republicana que esperaban lo apoyara, Olympia Snowe, no lo ha suscrito. Varios senadores demócratas, entre ellos Jay Rockefeller, Ron Wyden y Russ Feingold han anunciado que se oponen al proyecto de ley en su forma actual. Hasta Harry Reid ha declarado que no va a someter el proyecto de ley a votación en el Senado en su forma actual, porque le impone un aumento del 5% en los pagos al Medicaid al estado que representa, Nevada, lo que está por fuera de sus capacidades.

Al mismo tiempo, los achichincles de la política nazi de Obama están recibiendo fuertes reveses.

* Ayer, la Cámara de Representantes votó 345 contra 75 a favor de negarle cualquier tipo de financiamiento a ACORN de parte de agencia federal alguna. 172 demócratas votaron con 173 republicanos en apoyo de esta medida. Esto va mucho más allá de lo que hizo el Senado hace unos cuantos días, cuando votó abrumadoramente para negarle todo tipo de financiamiento a ACORN de solo una agencia federal, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano.

* El SEIU de Andy Stern sufrió también ayer una derrota aplastante, cuando UNITE HERE renunció a la federación laboral esquirol de Stern y volvió a la AFL-CIO. Se espera que el Laborers Union haga lo mismo.

Al mismo tiempo, se informa que durante la convención de la AFL-CIO, en Pittsburg, la gente estalló en consignas de "Basura" encabezadas por el presidente de la AFSCME, Gerald McEntee, en respuesta al proyecto de ley de Baucus.

Esto significa que la operación ACORN/SEIU, financiada por Soros, crítica al operativo de reforma a la salud de Obama recibió un golpe mortal. Recuérdese que fue este aparato el que se desplegó en el mes de agosto en un intento vano por mitigar el impacto de la huelga de masas en las reuniones ciudadanas convocadas por los congresistas.

En otros frentes, la resistencia a las políticas neronianas de Obama, se ha vuelto más pronunciada.

Tanto los Demócratas como los Republicanos han subido de tono su oposición a otra guerra en tierra en Asia, esta vez en Afganistán.

Crece la oposición a la adopción de Obama de la política de un ejecutivo unitario, imperialista, de Obama, que LaRouche atacó el 11 de septiembre. También se presentó otro proyecto de ley para quitarle los fondos a los zares de Obama.

En tanto, Obama, bajo la influencia de los conductistas, como Summers y Geithner —como los identificó LaRouche el 11 de abril— continúa defendiendo a Wall Street y la City de Londres, otros han empezado a moverse, y cada vez más abiertamente, en contra del enemigo. Entre esto se incluyen las movidas del Procurador General de Nueva York, Andrew Cuomo, quien citó a comparecer esta semana a cinco ejecutivos del Bank of America, y a Paul Volcker, quien de nuevo presentó su criterio a favor de la Glass-Steagall (la ley de regulación bancaria de la época de Franklin Roosevelt) en un discurso esta semana en Los Ángeles, y quien presentará testimonio ante el Congreso la próxima semana.

Y aunque Obama, en su estado mental neroniano, continua presionando adelante en desesperación, como informa Harley Schlanger, está creando un fenómeno de "fatiga de Obama" incluso entre los afroamericanos. Sus apariciones en varios programas de comentaristas este próximo domingo, encima de las múltiples apariciones diarias antes y después de esto, está haciendo que se desplomen los registros de audiencias en aquellas estaciones de TV lo suficientemente estúpidas como para continuar ofreciéndole tiempo.

Como ha dicho LaRouche, Obama es estúpido, como lo era Nerón. Cuando se le informó sobre las movidas en contra de los zares de Obama, advirtió que Obama, con su ego, está tan apegado a su sistema de zares, que intentará emitir una declaración firmada nulificando cualquier proyecto de ley que intente quitárselos.

Vale la pena repetir aquí lo que LaRouche ha subrayado. La única manera en que se puede salvar Obama y salvar su Presidencia es hacerle caso a LaRouche, y someterse a supervisión adulta.