LaRouche: empleo para el hombre olvidado, la clase trabajadora

2 de octubre de 2009

2 de octubre de 2009 (LPAC).— El jueves, Lyndon LaRouche exhortó a cambiar el paradigma del debate público para poner de relieve al hombre olvidado, al obrero. Si se considera la extinción del obrero como parte de la economía de Estados Unidos, junto con la alta tasa de desempleo entre los jóvenes, queda claro que ni el Presidente ni el Congreso están haciendo algo para enfrentar la crisis. La clave de la situación es volver a poner a trabajar a los obreros. Tenemos que aumentar el ingreso real enfocándonos en los trabajadores operarios y los trabajadores del sector agrícola. Necesitamos tener un enfoque de capital intensivo. Necesitamos acabar con la basura verde y lanzarnos con el programa de ir a la Luna y Marte, acabar con los rescates financieros, liberar el crédito para los proyectos de infraestructura necesarios y someter a todo el sistema a una reorganización financiera por quiebra, con base en el criterio de la Glass-Steagall.

Se tiene que poner el acento en el empleo de las capacidades industriales, tecnológicamente avanzadas y otras relacionadas, capacidades de las que depende la riqueza de la nación.

Atacar la incompetencia total del gobierno de Obama por no reconocer la necesidad de aumentar la productividad de la economía per cápita. Lo que Obama está haciendo es aumentar la carga sobre el sector productivo de la población y darle bonificaciones a los ladrones. El gobierno no está haciendo nada por restablecer la productividad.

El gobierno de Obama está clínicamente loco en cuanto a economía. Es totalmente incompetente. Debido a esta incompetencia y total estupidez ocasionará una desintegración de la economía estadounidense. La fuerza laboral productiva es el sector de la población donde hay mayor desempleo. Se ha mandado a pasea a los jóvenes y al núcleo de la base industrial de la economía. Se necesita volverlos a poner a trabajar. Sobreviven las personas inútiles e incapaces de generar riqueza. Los comensales inútiles de Estados Unidos están sobreviviendo en tanto que se destruye a las personas útiles. Estos hijos de su madre en el gobierno de Obama están desechando a las únicas personas que pueden generar riqueza, dijo LaRouche. El Presidente es un tonto. Es un globo inflado con gas al que le pintaron una cara. Sus zapatos son el ancla que evita que se vuele.

Necesitamos tener un Presidente real con una política real, no un globo flotando controlado por los anotadores electrónicos.

¿Quienes son las personas empleables que con mayor seguridad generarán riqueza en la producción física de la economía? Definitivamente no los conductistas. Los obreros crean más riqueza de lo que cuestan.

El único sector de la población con entrenamiento para producir cosas de valor se está arrojando a la basura. Las personas empleadas o empleadas previamente en los sectores automotriz y siderúrgico, representan la mayor concentración de potencial productivo, y los está descartando el idiota más grande y más flaco en la Casa Blanca.

Estamos empleando a personas que consumen más de lo que producen en tanto que le negamos empleo a las personas que producen más de lo que consumen.

¿Es realmente estúpido Obama?

La persona número uno en la lista de las personas cuyos ingresos deben reducirse, es el Presidente. Tiene dos esposas. No es por matrimonio sino un equipo de relevos, Michelle y Valerie Jarrett.

Sobre la política de salud de Obama, LaRouche subrayó que va a costar más dinero y va a proporcionar menos atención médica. El costo de no proporcionar atención médica es mayor que proveerla. Antes de las HMO [organizaciones de administración de la salud], los servicios eran inmediatos. Nuestra política es cerrar las HMO. El factor de costos más alto es el costo administrativo de las HMO. Hay que atacar a las HMO y solicitar el restablecimiento de la Ley Hill Burton [de atención médica]. Al eliminar a las HMO, nos deshacemos de un 3 a 5% de los cargos extras. No va haber gente llenando formularios. Primero los vamos a atender. Ya no van a tener que pasar por 10 procedimientos antes de que les puedan curar un estornudo.

Necesitamos considerar una opción real. Quizá el Presidente deba dejar de perder su tiempo. Cerremos las HMO y regresemos a la Hill Burton. Bajo la Hill Burton podíamos atender al 100% de la población con un porcentaje muy pequeño de cargos extras. Deshagámonos de las compañías aseguradoras parásitos. Si de lo que se trata es de ahorrar un montón de dinero, esa es la forma de hacerlo.