California a punto de ser el "primer estado fallido" o cómo Arnie terminó con California

5 de octubre de 2009

5 de octubre de 2009 (LPAC).- El Sunday Observer de Londres es la segunda publicación importante que habla esta semana del hombre olvidado —esta vez en California— con su artículo titulado, "¿Se convertirá California en el primer estado fallido de EU?". Recientemente en Inglewood, se ofreció en un concierto de rock llamado The Forum, una revisión de salud gratuita -se ofrecieron 1,500 boletos. La cola empezó a la 1 am y para las 4 am, ya se habían entregado todos los boletos, quedando fuera cientos de personas. "California bien puede ser la octava economía por su tamaño en el mundo, pero los funcionarios del estado reciben su paga en pagarés, el desempleo está a su nivel más alto en 70 años y los maestros están en huelga de hambre... Si fuera una compañía, es probable que fuese declarada en quiebra".

El cuadro general es de una miseria creciente: tantas personas están abandonando California que pudiera perder un asiento en el Congreso Nacional para las elecciones del 2010; se están cerrando los servicios de salud con los recortes presupuestales del gobernador Arnie, especialmente el programa de "Familias Saludables" que cubría a un millón de niños de las familias más pobres. Los Angeles tiene una tasa de pobreza del 20%; las escuelas de California ocupan el 47avo lugar de 50 en EU; el número de jóvenes de 19 años en las universidades cayó de 43% en 1996 a 30% en el 2004; dos de sus ciudades principales, Fresno y Modesto tienen tasas de desempleo iguales a las de Detroit.

En la comunidad agrícola de Mendota en el Valle Central, un pueblo que se considera a sí mismo "la capital mundial del melón", la tasa de desempleo es del 38% y va a estar por encima del 50% cuando termine la cosecha, y se despida a los trabajadores; en los últimos dos años abandonaron la población 2,000 de sus 7,000 habitantes.

Cerca de la ciudad de Riverside, se abrió un campamento para ocupantes ilegales (invasores) en el estacionamiento de un supermercado; trabajadores sin casa duermen en sus carros, y el gobierno local ha puesto baños portátiles y una única regadera móvil.

Al igual que la revista Time, el artículo de Observer se extravía en parloteos sicóticos, citando a Schwarzenegger de que "el sueño de California" nunca morirá; y citando al ex "zar de los empleos verdes" de la Casa Blanca, "Van" Jones (a quien despidieron a principios de septiembre por sus declaraciones sobre el 11 de septiembre y otros temas), de que tiene un plan para crear un millón de empleos verdes en California (tenía!).