Natalia Vitrenko: Tenemos que hacer todo para salvar a la humanidad, ¡y lo haremos!

22 de octubre de 2009

19 de octubre de 2009 (LPAC).En una visita que hicieron a Wiesbaden, Alemania, Natalia Vitrenko y Vladimir Marchenko, presidenta nacional y vicepresidente respectivamente del Partido Socialista Progresista de Ucrania, ambos signatarios del llamado por un Nuevo Bretton Woods hecho por Helga Zepp LaRouche hace más de 10 años, impartieron un corto pero muy aleccionador seminario. Vitrenko trajo con ella un afiche de su campaña de 1999 a la Presidencia de Ukrania, en la que aparece ella sobre un segundo plano que muestra la Triple Curva de LaRouche. Ella informó que durante esa campaña —en la cual ella presentó al electorado el método de LaRouche como el único que nos sacaría de esta crisis— las evaluaciones de las encuestadoras le daban a ella dos semanas antes de las elecciones un 32%, lo que quería decir que "la gente hubiera votado por LaRouche". La popularidad en aumento de Vitrenko asustó a la pandilla monetarista que tenía otros planes para Ucrania, y el 2 de octubre, alguien lanzó unas bombas a un mitin de campaña del partido de Vitrenko, en la que ella, Marchenko y otras 42 personas más resultaron heridas, algunos de los cuales todavía hoy sufren por las heridas que les fueron ocasionadas ese día; no obstante, los terroristas que llevaron a cabo este atentado todavía no han sido identificados.

Vitrenko había señalado antes como es que ella, todavía cuando estudiaba economía bajo el régimen soviético, se convenció de que había algo erróneo en la forma en que se llevaba a cabo la política económica entonces, y que era necesaria una reforma a fondo. En 1994 conoció a LaRouche, y en 1995 asistió a una conferencia del Instituto Schiller, y las discusiones que se tuvieron allí fueron estudiadas luego como parte del programa de su nuevo partido político, el Partido Socialista Progresista de Ucrania, haciendo un llamado por una reforma fundamental, un cambio de paradigmas en las políticas, basándose en el método de LaRouche. Desde entonces, ella y su movimiento han hecho campaña por esto, en contra de la instrumentación de la colonización monetarista de Ucrania, que no solo ha servido para el propósito de saquear a Ucrania, sino también para convertirla en una plataforma para organizar ataques neofascistas organizados contra Rusia. El golpe de la mentada Revolución Naranja que puso a Viktor Yushchenko en la Presidencia en 2004 sin que fuese electo, revivió las tradiciones fascistas del período antisoviético de la era nazi en Ucrania, informó Vitrenko. Esa restauración de esas tradiciones nazis s coordina con acontecimientos similares en las tres repúblicas del Báltico, fomentado por facciones imperialistas en Londres, Bruselas (OTAN y CE), el FMI y Wall Street. Su movimiento han llevado a cabo grandes manifestaciones para protestar por esta conspiración contra Ucrania, en Odesa, Sevastopol, Charkov, Lugansk, Donestk y Kiev, entre otras ciudades. (Vitrenko mostró video clips de estas manifestaciones).

Desde que la élite ucraniana, en 1992, decidió rendirse ante el FMI, la situación en Ucrania se ha empeorado hasta el punto en que el 70% de los trabajadores reciben lo que es oficialmente el sueldo mínimo o hasta menos que esto, la esperanza de vida ha bajado hasta los 66 años de edad, el 50% de las mujeres trabajadoras nunca llegan a su edad de retiro, la población que era de 52 millones de personas en 1990, y que se esperaba que en 2009 llegara a ser de 59 millones de personas, más bien bajó a 46 millones, y 7 millones trabajan y viven en el extranjero - hay una diferencia de 13 millones de personas entre el pronóstico y la realidad actual, lo que quiere decir que Ucrania perdió el 25% de su población esto es el genocidio, que persiguen las instituciones monetaristas y las élites de Occidente que detestan a la humanidad, odian a los seres humanos en todas sus formas. El ingreso promedio de un ucraniano es 19% de lo que su colega ganaría en Alemania, pero tal y como Vitrenko y Marchenko personalmente vieron en Wiesbaden, lo precios de los productos en Ucrania son de 2 a 3 veces más altos de lo que cuestan en Alemania los mismos productos. La nueva deuda pública de Ucrania, de $35,000 millones de dólares, es casi del mismo tamaño que el presupuesto fiscal anual del Estado (de $38,000 millones de dólares), y la deuda externa total es de $120,000 millones de dólares, 85% del Producto Interno Bruto (PIB), un PIB que se encogerá en 15% para el 2010, como han señalado los expertos. Para 2011 se vencerá el plazo de la mayor parte de la deuda externa de Ucrania, y naturalmente no se va a poder pagar.

El resultado de esta política es que los intereses que la promueven quieren manejar a Ucrania y llevarla a una posición desesperada para que le venda todo a los acreedores, en especial que les venda el famoso, y enormemente fértil "suelo negro" que a hecho de Ucrania la despensa del mundo. Ucrania era en una época la segunda nación industrializada dentro de la Unión Soviética, después de Rusia, pero su producción ha bajado a un 20% de lo que era en 1990, y el PIB bajó hasta el 60% de lo que era entonces. Los préstamos que Ucrania ha pedido del FMI y de bancos de occidente, llegan todos al sector bancario ucraniano, como préstamos de consumo, y ni un solo dólar es destinado para el mantenimiento o para nuevas construcciones de infraestructura de sistemas de transporte necesario y abastecimiento de energía y agua, viviendas y cosas similares. Una clase de nuevos ricos, traidores, están trabajando con los acreedores, y casi todos los miembros del Parlamento sacan una buena tajada de la especulación - por lo tanto no es una gran sorpresa que ellos no quieren que se hagan cambios en estas políticas. En un sistema como este, la generación más joven no tiene futuro, y está cayendo víctima del alcohol y de las drogas.

Al partido de Vitrenko, al cual de manera misteriosa en las pasadas elecciones nacionales le negaron el acceso al Parlamento solo por unos pocos cientos de votos a nivel nacional, se le negó la posibilidad de hacer un recuento de sus votos, evidentemente porque algunas personas no la quieren a ella o a su partido en el Parlamento. Pero el partido tiene mucha fuerza en varias regiones de Ucrania, y tiene más de 1,000 diputados en parlamentos locales y regionales que son muy respetados por el papel que juegan para organizar la defensa de la economía y la población de Ucrania, contra el imperialismo monetarista. Y naturalmente, la Triple Curva de LaRouche es conocida por un gran número de ucranianos. Vitrenko además se ha encargado de que su movimiento y su partido basen sus fundamentos en la ciencia, en especial en la obra de Vernadsky y su perspectiva de que a fin de que haya un modo responsable de hacer política para el bien de la humanidad, uno necesita tener una sociedad que sea razonable, teniendo como centro la razón y la ciencia. Eso es diametralmente opuesto a las políticas inhumanas del sistema actual. Vitrenko hizo un llamado para que se lleve a cabo otra conferencia del Instituto Schiller como las anteriores con la participación de 30 a 40 líderes de naciones del mundo, para salvar a la humanidad de una nueva era de tinieblas.