7,000 personas al día pierden las prestaciones por desempleo; 1.3 millones para fines de año

23 de octubre de 2009

23 de octubre de 2009 (LPAC).- A la vez que Obama sigue totalmente enfocado en tratar de imponer sobre Estados Unidos una política de servicios de salud tipo británica, diseñada por Tony Blair, sigue tratando de ignorar lo que Lyndon LaRouche ha identificado como el problema número uno en EU: empleos. El jueves, el Departamento del Trabajo anunció que los reclamos por desempleo se elevaron en 11,000 para llegar a 531,000 en la semana que terminó el 17 de octubre. Cuarenta y nueve estados y territorios reportaron un aumento en las reclamaciones.

Y mientras continua elevándose la tasa de desempleo, debido a la incapacidad de Obama y del Congreso de instrumentar el Plan LaRouche, el gobierno y el Congreso siguen dándole la espalda a aquellos estadounidenses que están perdiendo sus prestaciones. Encima de los 400,000 estadounidenses que perdieron sus prestaciones en septiembre, más de 200,000 estadounidenses desempleados están en vísperas de que se les suspendan sus cheques en octubre. Cada día se quedan sin prestaciones por desempleo otras 7,000 personas más.

Según el Proyecto de Ley de Empleo Nacional, 1.3 millones de personas están a punto de perder sus prestaciones antes de que termine el año, si es que el Congreso no actúa. Más de uno de cada tres desempleados ha estado sin trabajo por lo menos seis meses.

El miércoles en la tarde, los demócratas en el Senado dieron un paso más para limitar el debate sobre su proyecto de ley para extender el seguro de desempleo y presentarlo en el pleno a más tardar para fines de la próxima semana. Si se aprueba, la legislación del Senado tiene que reconciliarse con la versión de la Cámara de Representantes.