Los medios responden al apoyo de Paul Volcker al criterio de la Glass-Steagall

24 de octubre de 2009

23 de octubre de 2009 (LPAC).— Por lo menos dos publicaciones en EU le han dado una amplia cobertura en los últimos días, tanto a los esfuerzos de Paul Volcker por volver a introducir el criterio de la extinta Ley Glass-Steagall [que regulaba el funcionamiento de los bancos desde la época de Franklin Roosevelt], como al rechazo a esta política por parte del gobierno de Obama, dominado por Larry Summers y Timothy Geithner. El 20 de octubre, el New York Times sacó un artículo titulado "Volcker fracasa en vender una estrategia bancaria" en el que informan que "quiere que se les prohiba a los bancos de la nación ser propietarios de valores riesgosos y que negocien con ellos, la misma actividad que metió en graves problemas a los más grandes en el 2008. Y el gobierno dice no, no va a separar la banca comercial de las operaciones de inversión".

El Times concluye: "El señor Obama tiene en el señor Volcker un asesor que se percibe tiene una posición distinta de Wall Street y es crítico de sus operaciones... en tanto que Timothy F. Geither, el secretario del Tesoro, y Lawrence H. Summers, director del Consejo sobre Economía Nacional, son vistos, correcta o incorrectamente, como más favorables a las preocupación de los banqueros inversionistas".

Citan a Volcker: "Los bancos están ahí para servir al público y en eso es en lo que se deben concentrar. Estas otras actividades crean conflictos de intereses. Ellos crean riesgos, y si se intenta controlar los riesgos con supervisión, eso solo crea fricciones y dificultares" y a la larga fracasan.

El otro artículo, que apareció en el Huffington Post del 21 de octubre, se titula: "El gobierno de Obama está determinado a escoltar una nueva Gran Depresión". En respuesta al artículo en el NYT, ella comprueba la proposición de que el gobierno de Obama está determinado a seguir revirtiendo en Nuevo Trato. También desafía la aseveración del NYT de que Geithner y Summers son considerados "correcta o incorrectamente" como que están en los bolsillos de Wall Street. Según lo plantea: "No hay necesidad de pisarle los callos a nadie, no es cierto Larry? Como si la persona que acepta pagos por sus conferencias de las instituciones financieras, entre ellas J.P. Morgan Chase, Citigroup, Goldman Sachs, Lehman Brothers y Merrill Lynch (con honorarios que fan de los $45,000 para una aparición el 12 de noviembre en Merrill Lynch, hasta $ 135,000 por una visita el 16 de abril a Goldman Sachs) fuera a encabezar la cargada para regular la industria bancaria".

Concluye: "Las diversas conexiones de Summers y Geithner a la industria bancaria están bien documentadas, pero lo que es afrentoso es que ellos están tratando de derribar las aseveraciones correctas de Paul Volcker de que solo una nueva Glass-Steagall evitará una futura catástrofe económica".