La "Obamasalud" fascista todavía enfrenta creciente oposición entre el pueblo estadounidense

7 de diciembre de 2009

7 de diciembre de 2009 (LPAC).- A pesar de la oposición pública, claramente en aumento, a los corruptos "acuerdos Obamasalud" del dirigente de la mayoría en el Senado, Harry Reid, el Presidente y todo el equipo de la Casa Blanca descendieron sobre los demócratas en el senado hoy para decirles que todavía tienen que apretarle más al núcleo a la nazi del proyecto de ley, la Comisión Medicare encargada de negar servicios. Peter Orszag, director de la OMB (Oficina de Administración y Presupuesto) de Obama y economista conductista chiflado, el "papá" de la Comisión Medicare, exigió en un discurso el 3 de diciembre el "fortalecimiento" de la autoridad de la Comisión Medicare para eliminar la atención médica a las personas de la tercera edad. Hoy, Obama se presentó en el Salón Mansfield en el Senado en una reunión de emergencia para tratar de apuntalar la Obamasalud con todo el comité demócrata, dio un discurso de 30 minutos y se fue sin ninguna discusión.

A pesar de que la cobertura casi universal de la prensa es sobre los grandes debates sobre la "opción pública", lo que está en el centro de la lucha actual es la Comisión Medicare, la versión Obamasalud de la infame oficina "T-4" de Hitler, encargada de llevar a cabo la eutanasia al negar los servicios de salud. Después del discurso de Orszag, los senadores Joe Lieberman, Susan Collins, Mark Warner, Joseph Begich y Jay Rockefeller presentaron enmiendas para darle más poder a la Comisión Medicare, para recortar más de $500 mil millones del Medicare y hacer los recortes más inmediatos. La Casa Blanca quiere que se aprueben.

Pero, la población estadounidense se opone en números cada vez mayores. Nuevas encuestas de Rasmussen y RealClearPolitics estiman que hay un 75% de oposición entre los independientes. Hasta la Asociación Americana de Retirados (AARP) está amenazando ahora públicamente con voltearse en contra de la Obamasalud si se le dan poderes extraordinarios a la Comisión Medicare para hacer recortes. Y la mayor parte de los demócratas en la Cámara de Representantes se oponen totalmente a lo que Orszag llamó originalmente IMAC, ahora la Comisión Medicare.

El líder demócrata del Senado, Reid, según Político, también teme que la enmienda del senador Ben Nelson (D-Neb) que desharía el acuerdo corrupto que Obama hizo con las compañías farmacéuticas gigantescas, y usaría los ahorros resultantes para tapar el infame "hoy de la dona" que le cuesta a la tercera edad tanto dinero por medicamentos. La Casa blanca y el senador Max Baucus lograron que la comisión de Finanzas (que Baucus preside) derrotase esa enmienda de Nelson; pero si la derrotan de nuevo en el pleno, no solo Nelson, sino ahora tambión la asociación nacional de jubilados, la AARP, se opondrían a la Obamasalud.