Los senadores McCain y Cantwell presentan proyecto de ley para revivir las normas Glass-Steagall

18 de diciembre de 2009

17 de noviembre de 2009 (LPAC).- En conferencia de prensa en el Congreso, el 16 de diciembre, el senador republicano John McCain (AZ) y la senadora demócrata Maria Cantwell (WA), anunciaron que van a presentar una legislación para separar la banca comercial de la de inversiones, siguiendo las normas de la Glass-Steagall. Según el comunicado de prensa circulado por la oficina de McCain, el proyecto de ley hará lo siguiente:

"...prohibir a los bancos comerciales afiliarse en cualquier forma con los bancos de inversiones y viceversa; evitar que funcionarios, directores y empleados de un banco comercial sirvan como funcionarios, directores o empleados de un banco de inversiones y viceversa; prohibir a los bancos comerciales involucrarse en cualquier actividad de seguros; y establecer como tiempo límite un año desde el momento de su promulgación para que las instituciones financieras hagan la transición y separen sus operaciones de banca comercial y banca de inversiones".

Estas medidas se hacen eco precisamente de las disposiciones de la legislación presentada en la Cámara de Representantes la semana pasada porel congresista Maurice Hinchey, junto con varios otros congresistas más. Esa legislación, que fue rechazada como enmienda al proyecto de ley de Reforma Financiera en la comisión de Barney Frank, fue presentada hoy como proyecto de ley por derecho propio en la Cámara de Representantes.

Lyndon LaRouche, quien ha sido el principal promotor del restablecimiento de las normas Glass-Steagall, a raíz de una reorganización total por bancarrota, comentó que estos esfuerzos legislativos no solo son lo que se necesita, sino que representan un paso en la dirección correcta. La solución es reemplazar el sistema monetarista actualmente en quiebra, por un sistema crediticio. Aunque las medidas "rompe fuego"que se están proponiendo en estos proyectos de ley llegan hasta donde están dispuestos a llegar los principales oponentes económicos de Obama actualmente, como Paul Volcker.