Larry Summers apostó y perdió miles de millones de Harvard

22 de diciembre de 2009

20 de diciembre del 2009 (LPAC).--Bloomberg News reveló el 18 de diciembre que el principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Summers, le costó a Harvard miles de millones de dólares por apuestas especulativas con swaps de tipo de interés cuando fuera presidente de la Universidad de Harvard del 2001 al 2006. Las cosas se pusieron tan mal para Harvard, a resultas de dichas apuestas, que el año pasado tuvieron que conseguir prestados 2.500 millones emitiendo bonos corporativos para poder cubrir los swaps, que resultaron perdedores cuando el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, redujo a cero las tasas de interés.

El fondo Harvard había financido un proyecto de construcción de 10 mil millones de dólares que extendiera su centro de ciencia a la vecindad Allston en Boston, y se metió a estas operaciones de swaps creyendo que su alza era inevitable debido al "crecimiento económico". Como consecuencia de las malas apuestas de Summers, Harvard se vio obligada a pagar casi mil millones de dólares en sobrecargos para cancelar sus contratos de swapos con JP Morgan, Goldman Sachs, Morgan Stanley y Bank of America.

Esta revelación de Bloomberg News ocurre en momentos en que Summers emerge como el principal asesor del presidente Obama en política económica y monetaria, dado el muy difundido descrédito del secretario del Tesoro Tim Geithner, según varias fuentes de la Casa Blanca. El domingo 13 de noviembre, Summers apareció en televisión nacional para insistir que "la recesión terminó" y que para la primavera del 2010 se verá una expansión normal del empleo. Estas afirmaciones lunáticas hicieron que Christina Romer, jefa del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, declarara exactamente lo contrario en otra entrevista por televisión el 13 de diciembre, advirtiendo que la economía y el sistema financiero todavía enfrenta problemas serios.

Summers, que fungiera como presidente de Harvard hasta su renuncia obligada después de dos votaciones de falta de confianza, se negó a hablar con los periodistas de Bloomberg News que investigaron el asunto del Fondo de Harvard. Bloomberg publicó que "las fallidas apuestas de Harvard ayudaron al hundimiento de la escuela en una crisis de liquidez a finales del 2008. Preocupada de que sus pérdidas podrían empeorar, la escuela pidió prestado para salir de los swaps en el punto más bajo de su valor, sólo para ver que el mercado de tales acuerdos empezó a recuperarse semanas después... Sus bancos, entre ellos JP Morgan Chase, encabezado por James Dimon, estaban exigiendo pago en efectivo de la garantía --que finalmente fue casi de mil millones de dólares-- que Harvard había acordado pagar si caía el valor de los swaps... Drew Faust, presidente de Harvard desde el 2007, dijo que ella sufrió unos de sus días más sombríos al observar el derrumbe de los mercados estadounidenses, lo que profundizó las pérdidas de la escuela

El relato de Bloomberg News presenta a Summers como el arquitecto de un ambicioso programa de expansión que incluía la construcción de un "túnel peatonal bajo el agua, reminiscente del tipo de esquemas exuberantes de bienes raíces que volaran en pedazos hace poco en Dubai, forzando al emirato del Golfo a un incumplimiento de pagos. El esquema de Summers aniquiló la clase industrial y trabajadora de Allston, literalmente destruyendo casas y calles para preparar el camino para dos edificios de ciencias de 500.000 pies cuadrados. A medida que se acumularon las pérdidas del fondo de Harvard, a principios de año se suspendió el proyecto de manera indefinida.

En un discurso ante la facultad de Harvard en mayo del 2004, Summers atacó a los críticos de su plan, declarando que "la única limitación real que enfrentaba la facultad era el límite de su imaginación", según las minutas oficiales de la sesión. Para financiar el plan, Summers y sus funcionarios en el fondo de Harvard, adquirieron inicialmente 2.300 millones de dólares en swaps de tipos de interés, para congelar los costos del préstamo que no empezaban a vencerse hasta el 2008. Según Peter Shapiro, un agente de bonos entrevistado por Bloomberg, tanto el tamaño como la duración de los contratos de estos swaps eran poco comunes y muy riesgosos.

Desde el 2008, se calcula que el fondo Harvard perdió unos 11 mil millones de dólares de valor total, otros 1.800 millones en cuentas de liquidez y la universidad tuvo que poner otros mil millones para cancelar sus contratos de swaps de tasas de interés en el peor momento. Según Harry Lewis, ex decano de Harvard, "tienen un problema estructural. Hay algo sistemáticamente equivocado con la Corporación Harvard. Es demasiado pequeño, demasiado reservado, demasiado cerrado y sin el apoyo de ojos suficientes que vean los riesgos que se están tomando.

Este es el legado de cinco años de Larry Summers como presidente de Harvard. ¿Y ésta es la persona en la que ha depositado su confianza el presidente Obama, para manejar el sistema financiero de los Estados Unidos y su economía durante la crisis más desesperada de la historia?