El Tesoro va por la dictadura y la hiperinflación

6 de enero de 2010

2 de enero de 2010 (LPAC).- Mientras que todas las familias estadounidenses reducían sus regalos de navidad, frente al desplome acelerado de la economía de Estados Unidos, un desempleo de dos dígitos, y una inflación galopante, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunciaba unilateralmente un regalo de Navidad ilimitado para Fannie Mae y Freddie Mac, las dos compañías de préstamos hipotecarios creadas por el gobierno. El día de la Noche Buena, el Departamento del Tesoro anunció que había levantado la restricción a la cantidad de dinero de los contribuyentes que estaba dispuesto a darle a Fannie y Freddie. No solo anunciaron esta decisión ejecutiva unilateralmente, antes de que se venciera el 31 de diciembre una acción del Tesoro, antes de entregarle el paquete al Congreso de EU. El levantar las restricciones a los rescates de Fannie y de Freddie equivale a admitir que las dos corporaciones hipotecarias gigantes van a perder más de $400 mil millones de dólares en fondos federales. El tope anterior para un rescate de Fannie y Freddie, autorizado por el Tesoro, se había fijado en $400 mil millones de dólares. La maniobra para inyectarle una cantidad ilimitada de fondos del Tesoro a Fannie y Freddie es una pesadilla hiperinflacionaria. La maniobra del Tesoro recuerda la decisión de 1998 del entonces presidente de la Reserva Federal (Fed), Alan Greenspan, de inundar con fondos de la Fed a Fannie y Freddie, para que compraran valores hipotecarios o respaldados por hipotecas para sacarlos de los libros de los bancos más importantes, para recapitalizar a esos bancos. Lo que estalló fue esta burbuja de Greenspan -exactamente como lo advirtió Lyndon LaRouche- a fines del verano del 2007, desatando el desplome final de todo el sistema post Bretton Woods. Ahora, el anuncio del Tesoro va a garantizar que continúe esa hiperinflación, que las instituciones financieras ``demasiado grandes para quebrar'' van a ser rescatadas una y otra vez.

LaRouche también advirtió que el anuncio del Tesoro es otro ejemplo más de cómo el gobierno de Obama está gobernando mediante decretos fascistas de un ejecutivo unitario. ``Este gobierno está usando métodos de un ejecutivo unitario, que le pidieron prestados a Dick Cheney y al jurista nazi Carl Schmitt, para imponer una estafa hiperinflacionaria que destruirá a Estados Unidos. Estas acciones son equivalentes a la traición''.

Dennis Kucinich (D- Oh.) Scott Garrett (R- NJ) y Spencer Bauchus (R-Al.), todos han pedido una investigación del congreso al anuncio del Tesoro, donde los dos republicanos en la comisión de servicios financieros de la cámara de Representantes exigen que, cuando se vuelva a reunir el Congreso en enero, el primer punto de la agenda sea una audiencia sobre las acciones del Tesoro.