Obama: Equivalente a traición

6 de enero de 2010

El caso de Obama

Obama: Equivalente a traición

por Lyndon H. LaRouche, Jr.

4 de enero de 2010

------------------------------------------------------------------------------

Pongo sobre la mesa, aquí y ahora, la cuestión existencial decisiva

------------------------------------------------------------------------------

Independientemente de lo que el presidente Barack Obama puede pensar que está haciendo, las cosas han llegado al punto en que su conducta en la cuestión de la llamada "legislación sobre atención médica" se tiene que condenar como equivalente a traición. Eso quiere decir que sus acciones presentes tienen el carácter, en efecto, de una pretendida destrucción de nuestros Estados Unidos, a favor de los esfuerzos de ese enemigo manifiesto de la constitución de nuestra república, a saber, la monarquía británica.

Como en las cláusulas de ese asalto monstruoso a nuestra Constitución Federal contenido en las cláusulas del proyecto de ley sobre la llamada "atención médica" aprobado por el Senado, el Presidente Obama y sus cómplices han impuesto la aprobación de legislación claramente anticonstitucional que, de adoptarse, se volvería una forma genocida de práctica nacional en contra de nuestros ciudadanos, que probablemente resultaría en muertes maliciosas en gran escala entre nuestros ciudadanos antes de que se pudiera lograr como remedio la anulación, por debido procesamiento, de formas de ley implícitamente criminales.

La evidencia presentada indica que la intención de esa monarquía es reducir la población mundial, rápidamente, de un nivel actual estimado de unos 6.700 millones de almas vivas, a menos de 2.000 millones.

Ya, con la presente fase de la campaña británica contra China, la intención claramente manifiesta de la actual monarquía británica es de destruir, una por una, las principales potencias estado-nacionales, incluyendo EU, Rusia, China e India, cuya existencia continua sería un impedimento serio a la realización de las intenciones criminales de la actual monarquía británica, cuya política sería cometer crímenes genocidas contra la humanidad que van mucho más allá de los perpetrados por la tiranía de Adolfo Hitler durante la guerra.

Hay que poner sobre aviso a quienes deberían estar conscientes de esta cuestión y que podrían resistir tal proceder inmoral claramente anticonstitucional, que probablemente serán responsabilizados por el mal que están trabajando para facilitar.

En las circunstancias pertinentes ante nosotros, la combinación de acciones e intención expresada de las acciones del Presidente Obama hasta este momento de los sucesos en curso, ha presentado razones más que suficientes para el juicio político ("impeachment") del Presidente Barack Obama.

Se acabó el tiempo para la vacilación y las medias tinas por parte de quienes pretenden ser nuestros patriotas. Nuestra república ya enfrenta una amenaza existencial expresada por las acciones y las intenciones adicionales proclamadas de este Presidente. Alguien tiene que poner esa cuestión clara sobre la mesa, de manera clara. Con el presente, estoy haciendo eso ahora.