Tras el bofetón de Copenhague, Gran Bretaña desata el terrorismo

6 de enero de 2010

1 de enero del 2010 (LPAC).— Desde la conferencia de Copenhague a mediados de diciembre sobre el cambio climático, en la que fracasó el intento británico para presionar a China, India, Brasil y África del Sur para que aceptaran una resolución obligatoria sobre la emisión de carbón que habría puesto en peligro la vida de poblaciones en general y un alto a todo esfuerzo de desarrollo de estas grandes naciones, y que ha llevado a Londres a la locura, poco después, Inglaterra desató el reino del terror utilizando a los yijadistas islámicos que ellos entrenan y controlan.

Una serie de acontecimientos recientes en el mundo islámico apunta a semejante diseño británico. En Irán, donde los británicos han perfilado al irracional presidente iraní Ahmedineyad y a las hambrientas de poder Guardias Revolucionarias, la situación interna se ha visto agitada hasta el punto de una guerra civil. De manera simultánea, los radicales controlados por los británicos como Ahmedineyad están actuando como si provocara un ataque militar de Israel, que, bajo el agente británico Netanyahu, realiza preparativos propagandísticos justamente para eso.

En Pakistán, en el día más sagrado de la comunidad shía, los terroristas sunni bajo control británicosaudita llevaron a cabo una masacre en Karachi, instigando a militantes shía a realizar disturbios y saqueos que dejaron un saldo de al menos 45 muertos. Los duros en el Irán shia recibieron un impulso para desatar más violencia por la masacre de Karachi.

Además, en Navidad, Umar Farouk Muttalib, musulmán entrenado por Londres, organizado por los sauditas (más agentes británicos), abordó un vuelo de Ámsterdam a Detroit, con un aparato detonador de químicos para estallar el avión justo antes de aterrizar en Detroit. Para fortuna, el complot fracasó. Posteriormente, una base de trabajo importante de la CIA fue penetrada en Khost, en el Oriente de Afganistán, por un atacante suicida, matando al menos ocho miembros de la CIA e hiriendo a muchos más.

Informes de todo el mundo indican que han sido elevadas de manera significativa las alertas de terror en Bali, Indonesia y sobre todo India y Pakistán, en anticipación de ataques terroristas grandes en los primeros días del Año Nuevo.