Rahm tuerce brazos, mientras Neronobama busca venganza contra el pueblo estadounidense

20 de enero de 2010

20 de enero de 2010 (LPAC).— En respuesta a la gran derrota que él y Obama esperaban en Massachusetts, Rahm Emanuel (también conocido como "alto funcionario del gobierno") le dijo a Mike Allen, de la publicación Politico este lunes que "este no es un momento que cause al presidente o a cualquiera que trabaje para él, expresar ninguna duda. Esto refuerza más la convicción de pelear duro".

"La respuesta no será hacer cosas en aumento y tratar de salvar algunas curules en el otoño", prosiguió. "Lo que pasa es que la mejor ruta política también es la ruta retórica más audaz, que consiste en salir a luchar y dejar que las fichas caigan donde sea".

Obama ha fijado su mensaje de Estado de la Unión para el 27 de enero, dentro de siete días, y antes de eso quiere firmar su reforma de atención al difunto. Con una victoria de Brown en Massachusetts, como lo esperaba la Casa Blanca, la única cosa que podría pasar seria que la Cámara de Representantes apruebe sin cambios la propuesta de ley del Senado, a pesar de que todos los republicanos de la Cámara y muchos o la mayoría de los demócratas se oponen a la totalidad o partes de ella. Emanuel ya está ejerciendo una presión insoportable para hacerlos cambiar de opinión. El liderato demócrata de la Cámara de Representantes tuvo una reunión la tarde del martes sobre la dizque reforma a la atención médica, y por la noche ser reuniría el pleno de la Junta Demócrata de la Cámara de Representantes.

Emanuel culpa de la derrota de Massachusetts a la candidata Coakley, al senador Menendez, jefe del comité de campaña senatorial demócrata y a la encuestadora demócrata Linda Lake.

Según informa Politico, el líder de la mayoría demócrata de la Cámara, Steny Hoyer, ha dicho a los periodistas que el proyecto de ley del senado es mejor que nada. El senador Dick Durbin, de Illinois, está hablando de la idea de que la Cámara de Representantes apruebe el proyecto de ley del Senado sin cambios.